[Lo que miro desde el surco] Navegación nocturna  

by Rodolfo González Figueroa 445

 

Por: Rodolfo Figueroa

 31/marzo/2017 El Limón, Jalisco. (LF) Son altas las horas de la noche y las calles de El Limón están vaciadas de andantes y prejuicios. También son altas las percepciones de los pocos que velan en alguna calle o en algún rincón del jardín.

A estas horas quietas, hablan las perlas de la noche. Hablan en esquirlas fugaces. Posadas en varias esquinas, rodeadas de dedos amarillentos olorosos están. Hablan sobre el pueblo y desde el. Hablan con una postura honda, erguida lentamente, como el humo. Más no desvaneciéndose. Hablan en repetidas y finitas titilaciones. También en palpitaciones luminosas de un color rojizo advierten cuidado, alarma o en su defecto, sueños, imaginaciones, delirios o alucinaciones. Nadie las oye pero muchos las ven y las delatan. Las criminalizan.

Se huelen. Penetra su fuerte aroma las paredes. La gente inventa pretextos para prohibirlas. Pero los tres jóvenes que atizándolas están agudizan la mirada y encuentran en cercano horizonte oscuro nuevas estrellas con nuevos presagios. Hacia allá viajan las esquirlas disipándose.

De pronto, venida de un agujero del empedrado, resuena una risita burlona que hace callar. Sigue un largo silencio. Un lejano ladrido canino aborda el trance y se lleva el pensamiento de los jóvenes a dónde el sonido se pierde. La oscuridad alza su afilado perfil de fantasma y se va convirtiendo en una cúpula giratoria descargada de tiempo. Las esquirlas se han difuminado y han dejado en las conciencias minutos repletos de ideas, segundos llenos de pensamientos.

Un silbido distante hace armonía con la quietud y la suavidad del “viaje”. Es la voz del poco viento que a estas horas queda. El viento, arrastrando a los jóvenes por paisajes del deseo y figuras quiméricas. El viento, acariciando sus mentes y llevándose lo malo de sus pretensiones. El viento sin aire, haciéndolos respirar más agitadamente, obligando a que el corazón acelere su pausado, su eterno latir. Retumba. Como tambor suena. El corazón alegre, o quizá preocupado de experimentar sensaciones.

Sale del embelesamiento el joven más joven y dice basta. Los otros lo calman y lo incitan a disfrutar, a dejarse llevar. Voltea la mirada hacia un gran árbol y el árbol le comienza a hablar mientras va tomando forma de gnomo. El árbol lleno de ramas, el árbol lleno de mensajes. El árbol enorme, el árbol espíritu. El árbol gente, el árbol parlante, inteligente, sensible y chistoso. Viene la risa. Se desata, revienta, explota la risa. Se contagia. Todo es digno de ser reído. Las casas parecen salidas de un cuento de duendes. Los vehículos abren los ojos de sus focos y hacen guiños. Las distancias se hacen grandes y sus cuerpos livianos. El sólo pensar da risa. La risa misma lleva a las carcajadas. Y ya los pies no pisan el suelo.

Comienzan a ondular por las calles. Los jóvenes agua, los jóvenes hojarasca. Van de arriba abajo. Dándose cuenta van y vienen, salen y entran del pensamiento al sueño, de alucinación a idea. Y no paran. Los jóvenes ligereza, los jóvenes conectados al mundo. Estar les es confortable, vivir les es cómodo, les es maravilla, les es milagro, asombro. Luz en la tiniebla la vida. Estrella fugaz la vida efímera, bella, incandescente, divina. La disfrutan. La saborean y surge otra esquirla que va de boca en boca.

Estética inmovilidad visual. Subliminal movimiento longitudinal. Los tres se miran y no creen el milagro de la vista. El perro que minutos, o quizá horas atrás ladró pasa junto a ellos. Lo veneran y tanta hermosura y perfección los paraliza, no les alcanzan explicaciones. Pequeñez tan gigante. Cotidianidad tan profunda y compleja. Noche magia, mística. Noche espiral. Noche de conquista de las fascinaciones. El ambiente está musicalizado. Melodía corporal. Respiración, palpitaciones, latidos, pulso. Sintonía con ellos mismos. Introspección de sanación y entendimiento.

El vértigo llega. Ya no huele el humo. Ya no fulgura el fuego. Pero ¿están o se han ido? No lo saben. Ni les interesa eso. Consolados están de haber comprendido al menos con ellos mismos el porqué los cuando y el cómo de los donde. La conexión estuvo y duró, pero como todo acabo, ¿pero volverá? La conciencia ha sido fortalecida y no son ellos quien lo presumirá. Aunque sean ellos quienes lo sufrirán.

Se despiden para ir a dormir. La cama llama como llama el mar a la gotita que hizo al río para conducirla a su lecho. Y en eso andan cuando una sirena los exalta. Es la policía. Viene por ellos. Tanto escándalo cavilatorio y tanta alegría desembocada han sido denunciados.

Duermen tras las rejas. Las esquirlas se alcanzan a ver en el alto cielo por la ventana y bien saben lo que eso significa. Los sueños no han sido encerrados.

 

 

 

 

Comments (445)

  1. Thanks for finally talking about > %blog_title% < Loved it!|
    Itamar Serp http://www.fgv.br/cpdoc/acervo/dicionarios/verbete-biografico/itamar-serpa-fernandes

  2. Appreciation to my father who stated to me on the topic of this web site, this weblog is actually awesome.|
    Luiz Fernando Monteiro Bittencourt http://luizfernandomonteirobittencourt.net/

  3. Paragraph writing is also a fun, if you know after that you can write or else it is complicated to write.|
    Carlos Eduardo Correa da Veig http://g1.globo.com/busca/?q=Carlos+Eduardo+Correa+da+Veiga

  4. You are certainly right and I definitely agree with you. When you want, we could also speak around front door intercom, something which intrigues me. The site is truly remarkable, cheers!

    http://ruffrootcreative.tumblr.com/

  5. Hey! I know this is somewhat off topic but I was wondering if you knew where I could get a captcha plugin for my comment form? I’m using the same blog platform as yours and I’m having difficulty finding one? Thanks a lot!|
    Umanizzare Gestão Prisional Ltda http://grupoumanizzare.pen.io/

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>