[La Troje de la Mar] Dreamers. Crueldad migratoria

by Maricela Páez Gutiérrez 5

07/septiembre/2017 Guadalajara, Jalisco. (LF) El presidente de los Estados Unidos de América, Trump, está cumpliendo sus promesas de campaña, las mismas que lo llevaron a ocupar la silla presidencial y que están llenas de odio, racismo, discriminación, xenofobia y de menosprecio a los migrantes que llegan a su país.

Trump en su campaña política logró despertar el monstruo de odio y resentimiento en muchos estadounidense que ven en los migrantes la   amenaza  a sus privilegios; el monstruo va tomando forma y en los últimos días el presidente puso punto final al DACA, un programa lanzado en el 2012 por el entonces presidente Barack Obama para proteger la deportación y conceder permisos de trabajo a todas aquellas personas que entraron a E.U siendo menores de edad y de manera ilegal, ya fueran solos, acompañados por sus padres o ayudados por éstos  que ya estaban asentados en el país vecino. El programa DACA protegió a muchos niños para no ser deportados y al mismo tiempo recibir educación y oportunidades laborales como adultos.

La realidad que hoy enfrentan casi 800,000 jóvenes de los cuales el 75% son mexicanos, es triste y  los deja en condiciones de vulnerabilidad, los separa de una vida construida con sus familias en E.U y los aleja del sueño americano, por eso se les llama DREAMERS.

Más allá de las medidas que nuestro país está tomando para recibir a los DREAMERS y de las propias acciones que algunos  senadores estadounidense por preservar la protección a niños migrantes, el posicionamiento de Trump es cruel, el argumento del presidente para tomar la decisión de eliminar el programa DACA es que los niños-jóvenes migrantes están recibiendo beneficios que deberían ser exclusivos para la población anglosajona del país vecino; lo que Trump no quiere ver, (porque no lo quiere ver) es que los migrantes son un motor importantísimo de la economía de su país, que la propia historia del país que representa habla de una población conformada por migrantes, porque la historia del mundo ha sido y será de migraciones, sin embargo, a la propia historia se antepone la soberbia de un personaje que va por el mundo con menosprecio, desdén, y la indiferencia a los problemas humanos que presenta el mundo contemporáneo.

Para Trump, la eliminación de todo aquello, o aquel que se interponga en sus planes xenofobicos es la salida, los estadounidense eligieron a un presidente con estas características justamente para que la guerra sea declarada de forma cotidiana a los países vecinos que traen consigo calamidades sociales que cruelmente Trump está usando para amedrentar, amenazar e imponerse sobre los derechos humanos fundamentales de los habitantes del mundo.

El primer mundo está mostrando su peor cara y así seguirá, amenazante, con la puya por delante por una simple y sencilla razón, porque quiere, y porque puede. Al primer mundo no le alcanza su bienestar, su desarrollo y crecimiento económico para entender otras lógicas políticas, jurídicas y sociales para estar en el mundo con apertura y humanidad.

El país que se siente modelo para el mundo, que se siente el mundo y a partir de él lo demás puede existir, hoy muestra después de muchos años en la vida política de E.U. una de las medidas más crueles que puede experimentar un migrante; verse separado de sus familias, de país que reconocen como propio, de sus sueños y de sus proyectos de vida.

 

Comments are closed.