-Realidad Alterna- Partidos en vías de extinción

by Lourdes Cano Vázquez 0

Lulu1Por: Lourdes Cano Vázquez.

El Partido del Trabajo fue creado en los años noventa bajo señalamientos de ser una creación de Raúl Salinas de Gortari, quién sabe con qué intenciones que a juzgar por quienes están detrás de su fundación, no podrían ser las mejores. Hoy es un partido añejo, decadente, que lucha con uñas y dientes por no perder su registro ante el Instituto Nacional Electoral, lo que significaría dejar su muy jugoso presupuesto.

Después del proceso electoral del 2015,  el PT estuvo a muy poco de perder su registro y por lo tanto a desaparecer; en la actualidad, sobrevive pero se encuentra en el umbral de un escándalo que está por comenzar, recientemente, el PRI denunció ante la FEPADE un desvío de 100 millones de pesos que debieron ser destinados a la construcción de centros de desarrollo infantil.

De cara a las elecciones del próximo 2018, es bueno cuestionarse sobre la utilidad de los partidos políticos, sus aportaciones a la cultura democrática o si en realidad representan nuestros intereses; más aún con casos como los del PT que desde su creación, jamás ha ganado un cargo de elección popular importante, lo que nos lleva a creer que son entes que solo existen para recibir recursos públicos escudados bajo el lema de la representación de los más desfavorecidos.

Gracias a la sobre existencia de partidos como el PT, es que se proponen soluciones como los candidatos independientes. Los partidos son probablemente las instituciones más desprestigiadas dentro de la sociedad y son vistos como un problema más que como una solución, por lo que no sería mal visto por muchos que pierdan el registro.

Lo irónico del caso es que ahora el PRI quiere destruir lo que alguna vez se inventó, sin embargo el destapar una red de lavado y desvío de recursos puede ser lo que destape una cloaca dentro del sistema de partidos de nuestro país; quien sabe y al finalizar el proceso electoral de 2018, finalmente nos hayamos desecho del lastre tan costoso que representan muchos de ellos, se entendería que probablemente no deben ni ser considerados el mal necesario de toda democracia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>