Agenda ciudadana | Gracias por su comprensión

by David Chávez Camacho 0

14/noviembre/2017 Autlán, Jalisco. (LF) Con tal frase, “gracias por su comprensión”, empleados de la secretaría de Salud Jalisco, en Puerto Vallarta, informan con cartulinas de las graves carencias con las que deben realizar su trabajo, atender, aliviar, curar.

Tal situación indignante, incluso criminal, no es exclusiva del municipio vallartense, lo mismo sucede en Autlán o en la mismísima Capital de Jalisco. Los empleados intentan así disculparse, explicar que el maltrato a los usuarios de los servicios de salud pasa por el maltrato a los mismos empleados de la Secretaría.

No sólo deben servir sin los insumos básicos necesarios y en instalaciones sin mantenimiento, deben también sufrir la falta o tardanza en el pago de sus salarios.

Los empleados no son los responsables, hacen lo que pueden, se esfuerzan.

La situación no es nueva pero hizo crisis con el secretario de Salud Antonio Cruces Mada, quien obtuvo el cargo tan sólo gracias a su amistad con el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval. Ya fue despedido de manera amistosa por el gobernador, con la excusa de una improbable e inviable aspiración a la candidatura del PRI por la presidencia municipal de Zapopan.

En su lugar llega el panista Alfonso Petersen, quien ya fue secretario de Salud y ex presidente municipal de Guadalajara. Ya conoce la dependencia y lamentablemente ha anunciado recorte de personal, que esperemos impacte en los PUESTOS MÁS COSTOSOS, LOS DIRECTIVOS.

Hoy recuerdo el Reporte del Modelo de Supervisión y Seguimiento Estatal de Servicios de Salud correspondiente al primer trimestre del presente año, reveló graves problemas, aún vigentes, quizá más graves: los centros de salud en Jalisco carecen de personal suficiente y sólo 17 por ciento cuenta con equipamiento mínimo para atender a los usuarios.

A lo anterior se suma que ningún centro de salud cuenta con suficiente abasto de insumos como tiras reactivas, lancetas, alcohol etílico o guantes de látex; sólo 37 por ciento de las recetas se surte completamente y, por si fuera poco, hay centros de salud que suelen carecer de servicios de agua o de energía eléctrica.

Pero eso no es todo, hay quirófanos fuera de norma y es frecuente que los empleados dedicados a otras labores tengan que realizar el aseo de sus espacios de trabajo, comprar ellos mismos papel y jabón o incluso deshacerse de cucarachas que pululan por las instalaciones, y aún así sus derechos laborales son pisoteados, al grado de que sus tarjetas electrónicas de nómina suelen estar bloqueadas o sin fondos en días de pago.

Ante tales condiciones de trabajo, empleados de la Secretaría de Salud han recurrido al trabajo bajo protesta o a paros técnicos, sin abandonar su espíritu de servicio a los usuarios.

Los empleados de la salud dignifican al sector.

Lamento no opinar lo mismo de los directivos, del presidente municipal de Autlán, del gobernador, de los diputados con bonos de fin de año, de los ministros de la suprema corte con salarios superiores a los del presidente de la república, al mismo presidente; la alta burocracia no sirve. ¿Por qué no renuncian? Sus sueldos sí nos sirven, con ellos podríamos abastecer de materiales y medicamentos a centros de salud y hospitales.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>