Acoso callejero: La lucha diaria de las mujeres que exigen respeto

by Mayra Vargas 478

No es normal que te acosen, ni en la calle, ni en ningún lugar.

080317_investigacion_acoso_mveP1

08/marzo/2017 Autlán, Jalisco. (LF) Hay mujeres que ya no usan faldas, ni shorts en la vía pública, porque no importa si es día o noche; siempre “hay cuervos al acecho”. Sí. El llamado acoso callejero hacia la mujer (aunque también se da en hombres) ha obligado a las féminas a tomar estas decisiones para evitar ser víctimas.

De acuerdo a un estudio realizado por la investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, México, Patricia Gaytán Sánchez, titulado “El acoso sexual en lugares públicos: un estudio desde la Grounded Theory” establece que el acoso sexual en lugares públicos es un componente invisible de las interacciones cotidianas, que afecta las vidas de muchas personas, pero del que se habla muy poco.

La publicación también señala, que las escasas pruebas de su existencia se basan en testimonios recogidos por la creación de foros en algunas páginas de internet, por la presencia de algunas asociaciones ciudadanas que le han prestado interés y por la aparición de leyes que en algunos países lo castigan, que son los menos.

De acuerdo a una publicación del Centro de Investigación Social Avanzada, “en 2011, se daba a conocer a través de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), que 31.8% de las mujeres de 15 años y más han sido víctimas de alguna agresión pública”.

En los últimos ocho años, en Jalisco suman cuatro mil 148 averiguaciones previas en la Fiscalía General del Estado por el delito de atentados al pudor (tocamientos), tipificado como delito en el Código Penal para el Estado libre y soberano de Jalisco.

“Me han tocado en la calle, en el camión, y varias veces me han parado en medio de la noche y no tan noche, apenas cayendo la noche me han intentado violar en plena calle, tratando de hacerme hacia lo más oscuro, me han besado, tocado y maltratado”, recuerda Sara, estudiante de 17 años de edad, quien no figura en la estadística. No denunció el acoso.

En México hay indicios de formar un Observatorio Contra el Acoso Sexual Callejero, que analice e investigue la problemática, sin embargo como tal no lo hay; uno de los más importantes a nivel América Latina se encuentra en Chile y señala que el Acoso Sexual Callejero “son prácticas de connotación sexual ejercidas por una persona desconocida, en espacios públicos como la calle, el transporte o espacios semi públicos, como universidades o plazas, por citar algunos; que suelen generar malestar en la víctima. Estas acciones son unidireccionales, es decir, no son consentidas por la víctima y quien acosa no tiene interés en entablar una comunicación real con la persona agredida”.

El acoso sexual callejero traumatiza a las mujeres, ya que las prácticas de éste son sufridas de manera sistemática, varias veces al día desde la adolescencia, como es el caso de Sara:

“Desde siempre me han dicho ‘mamacita’, ‘sabrosa’, ‘a dónde vas’, ‘te puedo acompañar’, me han dicho cosas vulgares, desde cosas que quisieran hacerme a mí y a mi cuerpo y lugares a donde quisieran llevarme”, recuerda.

La Directora del Instituto Municipal de la Mujer en Autlán de Navarro, Mireya Flores Jiménez, se refirió al acoso callejero como una situación muy incómoda para todas las mujeres: “Porque es algo que hemos vivido de todos los tiempos del diario y lo peor es que muchas mujeres lo vemos muy natural, pero hasta cierto punto creo que es uno de los más graves, porque ni me doy cuenta que estoy siendo violentada, porque el acoso entra como un tipo de violencia, se conoce como violencia callejera, entonces sí entra y llámese violencia en el momento en el que cualquier persona te acosa en la calle incluso con un piropo, ya te están violentando”, manifestó la funcionaria.

Por su parte, la académica del Centro Universitario de la Costa Sur, Verónica Guerrero, quien aborda temas de género, considera que los hombres no tienen derecho de decirle algo a las mujeres que pasen cerca de él, no deben tocarla, tampoco hacerla sentir mal. La especialista diferenció el acoso del piropo, pero ambos son un indicio de violencia.

Para Diana, una estudiante de la Licenciatura en Derecho, de 21 años de edad, el acoso se ha normalizado, pero no es normal:

“Es algo que no debería de existir porque no creo que a nadie se le deban reprimir la libertad de transitar tranquilamente por las calles. Este tipo de situaciones, creo que son normales porque las hemos normalizado, no porque deban ser normales”, manifestó.

En Autlán y la región, también se sufre el acoso

080317_investigacion_acoso_mveP2

En cuanto a la situación que se vive actualmente en Autlán de Navarro y los municipios de la región Sierra de Amula, la Directora del Instituto Municipal de la Mujer en el citado lugar, Mireya Flores, asegura que desde todos los tiempos ha habido violencia, pero las mujeres se quedan calladas. No lo hablan por vergüenza, por lazos familiares, por los hijos… Ellas no denuncian y es un tema del que poco se habla.

“Creo que la situación que se vive es de represión, pero va más enfocada a la parte psicológica, es decir, no digo porque me da pena decir, no digo porque sea malo decirlo, creo que tiene que ver con la educación recibida y la cultura”, reflexionó Flores.

Las estadísticas en Autlán de Navarro son inestables: de acuerdo a datos proporcionados por el Instituto Municipal de la Mujer, en el 2015 hubo 241 reportes de mujeres o niñas violentadas, siendo mayo y agosto los meses con mayor número de denuncias, sin embargo, para el año 2016 se registraron 173 casos, febrero y abril destacaron por ser los meses con mayor número de reportes. En la estadística se observa el término “violencia”, pero no figura el “acoso callejero” como tal.

Ante los números, la Directora de dicha institución estableció que el alza de reportes en el 2015 fue resultado de una campaña que consistió en la concientización e invitación a la ciudadanía en general, hombres y mujeres a denunciar cualquier tipo de violencia que estuvieran padeciendo. Lo manejaron como “Haz tu reporte ante seguridad pública”, de esta manera más mujeres se animaron a denunciar en ese año. En el 2016 la campaña no fue implementada.

La perspectiva de los varones

El acoso callejero es un tema que poco se habla entre mujeres y menos, entre hombres. Al mencionarles el término, su primer referente es el piropo, que consideran, un halago para la mujer y no lo ven como un indicio de violencia.

Esta redacción recogió testimonios de varios hombres, todos con formación académica, para conocer su perspectiva ante el acoso callejero. Guillermo considera que el término se ha “abaratado”:

“El acoso es un fenómeno muy raro, prácticamente no existe o al menos no conozco casos. Considero que la palabra acoso como tantas palabras que refieren a situaciones o actitudes negativas, esta palabra se ha ido abaratando, ahora cualquiera que dice un piropo, cualquiera que mira fijamente algo, está acosando”, manifestó.

Para Daniel, el acoso representa una conducta que debe desaparecer. Le parece incorrecto que se atente contra la tranquilidad de las mujeres, su libertad de expresión en cuanto a su vestimenta y su tranquilidad mental, al saberse perseguidas por alguien en la calle, lo que considera: “representa un motivo de angustia terrible para ellas”, dice.

En el caso de Ismael, considera que los niveles de formación académica o educación integral, desde los valores fomentados en la familia y éstos fortalecidos en un sistema educativo como tal, ayudan a disminuir este fenómeno:

“Significa entonces que teniendo una sociedad de alguna manera culta, podremos tener una sociedad libre en todos los sentidos, con la libertad de manifestarse en una cuestión de comunicación, pues pareciera que este tipo de expresiones no dejan de ser más que una manifestación implícita de una baja estima y que al final de cuentas es como tratar de llamar la atención, como querer levantar la mano, de decir, aquí estoy”, señaló.

Ninguno de los hombres que fueron entrevistados para esta investigación, dijeron haber acosado a una mujer.

Acoso callejero: Origen de un patrón cultural

080317_investigacion_acoso_mveP3

Sí, sí he sido víctima muchas veces, lamentablemente creo que muy pocas mujeres en este país podemos decir lo contrario y a veces creo que no es ni si quiera de apariencia física o de que si estás guapa o no estás guapa. A veces creo que los hombres acosan por igual, tanto si estás gorda, si estás delgada, si tienes buen cuerpo, si no, si estás fea o bonita, vas bien vestida o no, en fin. Creo que lamentablemente es una parte demasiado arraigada de la cultura del hombre mexicano, el hecho de acosar”, reflexionó Elena.

La académica del Centro Universitario de la Costa Sur (CU Costa Sur) de la Benemérita Universidad de Guadalajara, Verónica Guerrero, quien desde hace años ha trabajado temas de violencia desde la perspectiva de género, consideró que el acoso callejero viene de fondo, porque la violencia a la mujer en todas sus formas: psicológica, física, verbal, tiene un trasfondo social y cultural.

“En el caso de México es un país que promueve mucho el machismo y eso ha propiciado que la mujer esté más vulnerable en cualquier ámbito, aunque no es general, porque también hay hombres que son violentados, pero es mucho mayor el número de mujeres que son violentadas”, argumentó Guerrero.

La académica estableció que el acoso callejero ha sido un fenómeno tan común que se ha normalizado entre la sociedad:

“Es una cuestión social o cultural, se podría decir que el hombre está educado para que externe más lo que piensa, sin que reciba algún cuestionamiento sobre ello; y la mujer está más educada para que calle lo que piensa, entonces es más común que una mujer sufra de eso porque está hasta bien visto en el varón, entonces es un patrón cultural que se repite precisamente por toda esta sociedad que es más permisiva en ese sentido con los valores. Entonces se naturaliza, es decir hay hombres que dicen: ‘es que yo no veo mal decirle algo a una mujer. Qué delicadas son’, entonces eso para él es normal”, señaló la especialista.

El impacto del acoso callejero en las mujeres

El acoso callejero que viven las mujeres de manera cotidiana impacta de diferentes formas: provoca inseguridad, frustración e incluso, miedo. En el testimonio dado por Mireya para esta redacción, comparte que ella ha sentido impotencia, porque ha pensado que al responderle a sus acosadores se pondrán agresivos. Esto la ha hecho sentirse desprotegida:

“No me gusta pasar por ciertos lugares porque me siento acosada, entonces lo que hago es irme por otra ruta, pero esto me implica tiempo, gastos, eso es en lo que me afecta, porque me genera cambios que no tendrían que suceder”, narra la Directora del Instituto Municipal de la Mujer en Autlán, Mireya Flores Jiménez.

Para Elena, quien también compartió su experiencia de vida para esta investigación, su mayor miedo es que el acoso suba de nivel y se convierta en una agresión sexual:

“A veces uno no lo cree, pero sí te llega a afectar, porque te genera miedo y puede trascender en agresión sexual que es la parte en la que te da más miedo, de decir ‘híjole me voy a exponer a esto’, o simplemente el seleccionar la forma de vestirte”, manifiesta.

A Diana, el acoso le provoca mucha incomodidad, siente inseguridad porque no sabe si esa persona que le está gritando, va a pasar de los gritos a la acción, si va a acercarse o va a decir algo más. Sara, debido al acoso, ha tenido que modificar su forma de vestir:

“Siento que dañan mi integridad, mi autoestima, me hacen sentir insegura y que soy un objeto, siento que no es justo que no pueda salir a la calle y que me pueda vestir de la manera que yo quiera o que no pueda caminar sola en la noche porque causo revuelo y creen que tienen el derecho de abusar de mí o violar mi espacio personal”, reclama.

Las mujeres que han sido acosadas han sentido desde la incomodidad, hasta el miedo. La mayoría, prefiere callar el acoso callejero y no lo denuncia.

Las reacciones de las mujeres ante el acoso callejero

Al sufrir de acoso callejero, algunas mujeres deciden ignorarlo y caminar rápido para alejarse de su agresor, otras responden en el mismo tono y otras más, encaran al victimario. Las mujeres que fueron parte fundamental de esta investigación, compartieron cómo han reaccionado:

“He mentado madres, he respondido agresiones, le he dicho “quítate hijo de la chingada”, “lárgate a la chingada no te estés metiendo conmigo”, yo he reaccionado de manera bastante agresiva y grosera”. (Elena)

“No he reaccionado nunca ante una situación así, sólo pretendo ignorar a la persona que me está acosando”. (Diana)

“He reaccionado de ciertas maneras, en especial cuando intentan tocarme o acercarse a mi o seguirme, he golpeado a alguien en mi intento de protegerme y también he intentado gritar”. (Sara)

“Nunca he reaccionado, nada más me molesto y con el simple hecho de voltear y verlos, mis gestos son lo que dicen todo, no necesito decir más ni actuar de ninguna otra manera”. (Guadalupe).

En esta lucha diaria en la que se encuentran las mujeres, exigen el respeto de los hombres. Exigen que no las chisteen en la calle, ni en ningún lugar, que no las vean lascivamente por usar una falda o un short. Exigen vivir en paz.

* Letra Fría no mostró la identidad de las mujeres y hombres que fueron entrevistados, por considerar íntima, la información que nos fue proporcionada.

 

 

 

 

 

Comments (478)

  1. Thanks for sharing excellent informations. Your site is very cool. I am impressed by the details that you have on this site. It reveals how nicely you perceive this subject. Bookmarked this web page, will come back for more articles. You, my friend, ROCK! I found just the information I already searched everywhere and simply could not come across. What an ideal website.

    http://www.philipppleinshop.com/philipp-plein-shop-cheap-do-this-jeans-men-clothing-p-188.html

  2. There is certainly a lot to learn about this issue. I like all of the points you have made.

    http://e-a.fr/3ltfw

  3. For most up-to-date news you have to visit world-wide-web and on world-wide-web I found this web page
    as a best website for most up-to-date updates. http://Tengotupieza.com/author/owenloq7584/

  4. There are certainly a lot of details like that to take into consideration. That is a great point to bring up. I offer the thoughts above as general inspiration but clearly there are questions like the one you bring up where the most important thing will be working in honest good faith. I don?t know if best practices have emerged around things like that, but I am sure that your job is clearly identified as a fair game. Both boys and girls feel the impact of just a moment’s pleasure, for the rest of their lives.

    https://www.facebook.com/pg/myflybg/shop/

  5. I like the helpful info you provide in your articles. I’ll bookmark your weblog and check
    again here frequently. I am quite sure I will
    learn lots of new stuff right here! Good
    luck for the next! http://fahrenheit451.org/members/marceloz871223/activity/41657/

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>