Artículo Invitado | Depresión, diagnóstico y tratamiento

in Salud

Por: Julieta Ponce Sánchez | Psicoterapeuta.

La depresión y la ansiedad afecta a personas de todas las edades, de todos los ámbitos de la vida, en todos los países. Causa angustia mental e impactos en la capacidad de las personas para llevar a cabo incluso las tareas cotidianas más simples, con consecuencias a veces devastadoras para las relaciones con familiares y amigos y la capacidad de ganarse la vida. Sin embargo, la depresión puede prevenir y tratarse.Esto aumenta el riesgo de padecer otras enfermedades no transmisibles, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares y a su vez estas enfermedades aumentan el riesgo de depresión. La depresión postparto en mujeres puede afectar al desarrollo de los recién nacidos.

La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se calcula que afecta a más de 300 millones de personas. La depresión es distinta de las variaciones habituales del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a los problemas de la vida cotidiana. Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares de la persona.

Es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos. Quienes han pasado por circunstancias vitales adversas (desempleo, luto, traumatismos psicológicos) tienen más probabilidades de sufrir depresión. A su vez, la depresión puede generar más estrés y disfunción, y empeorar la situación vital de la persona afectada y, por consiguiente, la propia depresión

Síntomas de depresión

  • Perdida de interés o de placer por actividades que normalmente son placenteras.
  • Poca energía o se cansa fácilmente.
  • Concentración y atención reducida.
  • Disminución de la autoestima y la confianza en si misma.
  • Ideas de culpa y falta de valor.
  • Visión pesimista y sombría del futuro.
  • Ideas o actos de autolesión o suicidio.
  • Alteraciones de sueño.
  • Disminución del apetito

Factores de Riesgo:

  • Conflictos conyugales.
  • Acoso o humillación.
  • Situaciones de abuso físico, emocional o sexual.
  • Consumo de tóxicos.
  • Riesgos familiares.
  • Divorcio o separación conflictivos de los padres.
  • Pérdida de amistades y la muerte de un familiar o amigo.
  • Trabajo de los padres fuera de casa.
  • Ingresos económicos bajos.
  • Acoso por parte de iguales o bullying y la humillación.
  • En mujeres, cambios hormonales que se producen en la adolescencia

Factores protectores

  • Activación física y alimentación balanceada.
  • Atención oportuna de la salud.
  • Fortalecer las relaciones familiares, de amistad y sociales.
  • Ocupar tiempo en actividades nuevas y productivas.
  • Afrontar y superar los conflictos
  • Esparcimiento y recreación
  • Relaciones sociales
  • Brindar afecto
  • Tener comprensión y paciencia.
  • Promover estilos de vida saludables: mantenerse activo, seguir una dieta sana, dormir a la misma hora y sin interrupciones. Aprender a relajarse, promover la pausa laboral, y la activación física.
  • Desarrollar habilidades sociales y del manejo del estrés autoestima, comunicación asertiva, resolución de conflictos, manejo de emociones y resiliencia.
  • Fomentar el diálogo en familia.

Diagnóstico y Tratamiento

Los síntomas de depresión y ansiedad no desaparecen por sí solos, es necesario recurrir a tratamientos para controlarlos como: medicamentos, terapias psicológicas, grupos de autoayuda, entrenamiento en técnicas de relajación y se requiere del apoyo incondicional y comprensión por parte de familiares y amigos.

Cabe mencionar que se pueden diagnosticar de forma fiable y que puede ser tratado por personal de salud en el ámbito de la atención primaria.

El familiar es un apoyo esencial que le puede proporcionar:

  • Ayudar a consultar y a seguir el tratamiento adecuado.
  • Apoyar en mantener una cierta distancia, sin agobiar ni sobreproteger.
  • Se requiere de un diagnóstico y un tratamiento específico.
  • Solo el personal de salud puede diagnosticar con precisión.
  • La depresión tiene repercusiones no solo para la persona que la sufre sino que también afecta a familiares y/o amigos.
  • Si se busca tratamiento rápido, se evitar que la depresión sea más grave y que vuelva a repetirse.
  • El tratamiento puede prevenir varias consecuencias graves entre las que se encuentra el autolesionarse o a su mayor riesgo al suicidio.
  • Mantener una actitud “abierta” y de escucha (aunque tienda a “darle vueltas a lo mismo o a permanecer)

Lo más importante es detectarlo a tiempo para que se atienda la enfermedad de manera oportuna, si tu o algún ser querido está pasando por este momento es importante que acudir con profesionales de la salud para garantizar el éxito del tratamiento. Recuerda que no estás solo y existen muchas personas que te pueden ayudar.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*