Crece deforestación por siembra y ganadería: Semadet

by Letra Fría 4

La titular de la Semadet reconoce que faltó tiempo para implantar el “sentido de la urgencia” de que lo forestal es el sustento de toda la economía de Jalisco.

Por: Agustín del Castillo-Milenio Jalisco.

29/noviembre/2017 (LF) Jalisco no ha logrado remontar la brecha que va de la indiferencia social por los bosques a constituir a estos en la base sólida del desarrollo sostenible, reconoció este viernes la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Magdalena Ruiz Mejía.

La funcionaria firmó una alianza con diversos organismos internacionales como el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) de Costa Rica; el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), y las nacionales Secretaría de Agricultura y Ganadería (Sagarpa) y Comisión Nacional para Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), para llevar a cabo el proyecto “Biodiversidad y paisajes ganaderos agrosilvopastoriles sostenibles” (abreviada BioPaSOS), que será implementado en Jalisco, Campeche y Chiapas, las tres entidades con mayor tasa de deforestación de acuerdo a datos de 2010 de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

El objetivo es precisamente ordenar la actividad ganadera, históricamente la que mayor destrucción de bosques y selvas ha generado en México, y adaptarla a un contexto de clima cambiante: mejorar el manejo de las reses, establecer praderas con especies adecuadas, sembrar árboles adecuados que vayan reintegrando el carbono perdido con el cambio de uso de suelo y que permitan el descenso de la temperatura, el aumento de la humedad y la sombra y una productividad a menor costo ambiental y por ende, económico, para leche o carne de los bovinos.

“Este es un proceso que es respuesta directa no sólo para frenar la deforestación y el cambio de uso de suelo, sino para que de forma gradual se vaya recuperando la frontera forestal, con un manejo de diversas herramientas que comienzan con el fortalecimiento del marco institucional, de políticas públicas para promover sistemas agropastoriles, y reducir el impacto de la actividad en la biodiversidad”, indicó Claudia Sepúlveda, coordinadora general de BioPaSOS.

De acuerdo a datos que ofreció el director general de CATIE, Muhammad Ibrahim, un predio de una hectárea que antes tenía bosque, desciende el carbono capturado a una sexta parte, pero si se le incorporan especies arbóreas adecuadas –no sólo frondosas hacia el exterior, sino con raíces profundas- de forma que se establezcan entre la pradera –con lo que cumplen otras funciones como mejor temperatura, sombra y agua para los animales del sitio-, la recuperación puede ser de 75 por ciento, es decir, la pérdida sólo es de una cuarta parte del servicio ambiental que tenía el bosque.

El financiamiento, que aporta el Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Obras Públicas y Seguridad Nuclear de Alemania, entidad que aporta el capital de proyecto, de casi tres millones de euros (unos 69 millones de pesos).

Ruiz Mejía, comentó que es la segunda etapa de un laborioso trabajo en que se ha empeñado en alcanzar el gobierno de Jalisco: establecer el entramado institucional y la organización social y productiva adecuada para incorporar las zonas de alta deforestación a los proyectos de contención previstos en el programa de Reducción de Deforestación y Degradación de bosques y selvas, con el eje del desarrollo social y en miras de aumentar los sumideros de carbono para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (Redd plus ONU).

“Este acuerdo es forzado por la realidad, debemos trabajar para enfrentar el terrible problema de la desigualdad y aterrizar cada vez más los objetivos que nos hemos trazado al incorporar el ámbito del territorio dentro de las atribuciones de la secretaría; se trata de alcanzar una armonización con lo agropecuario, en lo que Jalisco es líder nacional, y aparte, con el tema de las ciudades y su uso creciente de servicios ambientales”, añadió Ruiz Mejía.

Explicó que es necesario una creciente coordinación entre distintas instituciones –las de fomento agropecuario con forestal y las normativas de uso de territorio- y la “transversalización” de los presupuestos para evitar que el dinero público financie destrucción ambiental, pero además, que alinee apoyos a actividades de “baja huella de carbono”.

“Estamos en una búsqueda de que se reconozca y recupere el valor forestal, pero es un entorno de mucho conflicto; no hemos podido concertar con aguacateros, con productores de berries y con agaveros, necesitamos alinear más, capitalizar al sector forestal pero ya no alcanzaremos a terminar en esta administración […] nos faltó evidenciar la necesidad de una economía en Jalisco centrada en el sector forestal, establecer un sentido de urgencia, y en un año y cinco días que nos queda de gobierno, ojalá alcancemos a que esa idea imperativa quede establecida”, puntualizó.

Comments are closed.