[Del amor y otras cosas posibles] Encontrar nuevos caminos

by Carmen Aggi Cabrera 253

Por: Rafael Gómez Macedo


rafaelgomezmacedo200x20006/octubre/2016 Autlán, Jalisco. (LF)
Inicio por la calle R, doblo a la izquierda por la Z,  avanzo luego por la F hasta la avenida H, cruzo la calle S, continuo por la X…  llevo años haciendo éste recorrido.

Hago normalmente el mismo trayecto de mi casa a la oficina donde trabajo y viceversa. Transito por las mismas calles, veo los mismos negocios de venta de productos, caigo con frecuencia en los mismos baches e incluso miro a las mismas gentes en determinados horarios.    No recuerdo hasta hoy, haber pensado en variar mis caminos de traslado solo por el hecho de cambiar  de escenas panorámicas; en ocasiones me ve he visto forzado a cambiar de croquis porque alguna vialidad se encuentra cerrada o porque necesito realizar alguna actividad visitando otra dirección que me desvía un tanto de mi destino habitual.  Pero rápido, en cuanto me es posible retorno a lo conocido y rutinario.

Mis rutas se automatizaron.  Son como el caballo rosillo de mi apá, que era capaz de llegar desde el potrero hasta casa sin que le guiara nadie, sin que lo dirigieran con la rienda,  a veces con el jinete dormido sobre sus lomos. Y llegaba, circulando por las mismas calles que lo hacía cuando lo guiaban.  Sus rutas también se automatizaron. 

Caminar siempre por los mismos senderos nos pone cada vez más cerca de la rigidez y nos aleja de a poco de la flexibilidad.  Perdemos la capacidad de asombro. ¿Qué pasaría si de vez en cuando decido variar las alternativas?, no tengo la total certeza de todo lo que sucedería, pero es claro que al menos conocería otras personas, avistaría otros formas de los árboles, percibiría el sol desde otros ángulos, caería en otros baches y podría sonreírle a más gente.  

Desviar nuestra mirada hacia horizontes existentes pero ignorados, puede hacernos pasar de la ignorancia a la existencia. 

Circular como autómatas por los mismos rumbos  de localización física preestablecidos y previsibles nos lleva comúnmente a actuar de forma similar cuando se trata de abrir nuestros archivos mentales hacia  maneras diferentes a la nuestra  de pensar, expresar, vivir, ser.   Entonces cerramos espacios para entender a los otros, para aceptarlos, para disfrutar lo extraordinario de convivir en diversidad.  No queremos tomar riesgos que desequilibren nuestra rígida estructura, no nos permitimos salirnos un poco de la línea prejuiciosa que hemos ido construyendo y perdemos, por tanto, una hermosa oportunidad de enriquecernos mutuamente a través de la convivencia.

Tal vez valdría la pena mañana detenernos a saludar, a conversar, a apoyar a alguien; caminar en otras direcciones, conocer a otras personas, percibir otros mundos, volver a asombrarnos y llegar emocionados a nuestro hogar o trabajo para contarle a alguien lo que acabamos de aprender en éste maravilloso espacio en que hemos decidido vivir,  descubrir que no estamos aquí solo para seguir trazos sino también para diseñar nuestros propios laberintos.  

SEMILLAS AL CORAZÓN:   “Vive como el manantial, fluye y  se refresca con agua nueva”

Comments (253)

  1. This is my first time visit at here and i am truly happy to read all at single place.

    Here is my web-site buy cheap nba live coins (Kristian)

  2. Wow! At last I got a blog from where I be capable of in fact take useful information concerning
    my study and knowledge.

    My web-site car key systems

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>