“Derechos Humanos no nos ayudó”, denunciaron madres y esposas de policías detenidos

by soporte_pa652wzf 231

Familiares de ocho de los once policías detenidos y hasta ahora incomunicados, fueron este lunes 17 de mayo a Autlán, donde hablaron personal de la CEDH; lamentan que no les ayudó a contactar a sus hijos y esposos. Sólo les dijo que tienen que esperar.

1

 

Fotografía: Esta mañana los policías fueron liberados. (IHB)

Carmen Aggi Cabrera

22/mayo/2015 Unión de Tula, Jalisco. (LF) Desde el 15 de mayo la vida no ha sido fácil para Martha Isela, menos para su madre doña María del Rosario. Son hermana y madre, respectivamente, de María Guadalupe Saldaña Meza, quien era policía municipal en Unión de Tula y fue detenida ese viernes; el día que la Fiscalía General del Estado por medio de la Fuerza Única Jalisco, desarmó a los policías municipales y se los llevaron.

Doña Rosario vio desde las banquetas contiguas a la comandancia de policía de Unión de Tula cómo los agentes de la Fuerza Única sacaron a su hija, a Lupita, como ellas le dicen a la mujer policía de 29 años, quien también es madre de cinco hijos. La mujer llora cuando recuerda cómo se llevaron a su Lupita y a diez compañeros de ella: 

“Los bajaban a golpes, a patadas. Veíamos cómo corrían a la gente de la acera;, los aventaban… Fue cuando mi hija, Martha, me dijo que se llevaban a Lupita también y la vi y nomás movió la cabeza, como diciendo pues ya ni modo; aquí me llevan, qué hago. Desde entonces no sabemos nada”.

La incertidumbre y la desesperación de no saber dónde están Lupita y sus diez compañeros: Daniel Ruelas Zuazo, quien era el director de la policía; Guadalupe Iván López Robles, José Erick Santana Pulino, José de Jesús Duarte Pulido, Óscar Rafael Alvizo Sizo, Catarino Pelayo López, Efrén García Hernández, Julio César Martínez Lepe, Juan Francisco Jaime Hernández y Ruperto López Díaz.

Esa misma incertidumbre las hizo acudir a las oficinas de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco en Autlán.

Familiares de ocho de los once policías detenidos, y hasta el jueves incomunicados, fueron este lunes 17 de mayo a Autlán, hablaron con personal de la Comisión; aunque fueron amables con ellas y les dieron buen trato, lamentan que no les ayudaron a entrar en contacto con sus hijos y esposos. Les dijeron que tenían que esperar:

“Nos pidió el nombre de todos y también los de los familiares. Fueron ocho familias, pero son once los policías. Nos tomó declaración de todo, pero también nos dijeron que tenemos que esperar, que ellos nos avisaban. No  nos han avisado nada. Nomás nos dicen ‘ya hablamos a las penales, hablamos a todas las cárceles y no los tienen ahí. No los tienen’”, explicó Martha Isela Saldaña, la representante de todos los familiares afectados y hermana de Guadalupe.

Las mujeres denunciaron que sus familiares fueron privados ilegalmente de la libertad. Que nunca les permitieron comunicarse con nadie. Que transcurrieron ya las 48 horas que tiene de plazo el Ministerio Público para ejercitar acción penal y consignar. Que se venció también el plazo de 72 horas que tiene el juez ante el cual se consignó el caso, para dictar formal libertad o prisión. Que con todo, no saben nada de su gente.

Relatan que el personal no levantó ninguna acta; no les proporcionó copia de ningún documento, y no les quiso decir el número del procedimiento de queja.

“Sólo nos dijo que no podía darnos la copia, porque si de vuelta a la Unión de Tula nos paraba un retén de los militares y nos veían el papel nos podían detener; pero tampoco hizo un escrito ni nada. Sólo nos escuchó”, narra doña Rosario.

La madre piensa que la Comisión de Derechos Humanos sólo las hizo perder el tiempo y el poco dinero que tienen: “No tenemos dinero, pedimos prestado para ir hasta Autlán, a una hora de distancia, y el señor sólo oía, no hizo ningún papel, no nos dio nada. Sólo nos hizo creer que nos ayudaría pero vea, hasta ahorita nadie nos dice nada”, dijo Doña Rosario este jueves, sentada en una banca de la Parroquia de Unión de Tula en donde fue entrevistada.

Esta mañana, los once policías fueron liberados por ser inocentes. No les encontraron vínculos con la delincuencia organizada.

Comments (231)

  1. fra non molto il set sunwould. Era difficile credere che i nostri orologi era meno di anhour che abbia store valentino rossi mo aspettato in quel rifugio roccioso prima che i vari organismi beganto convergono vicino a noi. Il vento è venuto ora con feroce e spazza morebitter, e più costante da nord. E ‘apparentemente aveva driventhe nuvole di neve da noi, perché con solo occasionali scoppi, la fell.We neve poteva distinguere chiaramente i soggetti di ciascuna parte, il pursuedand gli inseguitori. Stranamente quelli perseguiti non sembrava reale izzare, o per lo meno alle cure, che sono stati perseguiti. Sembrav casco valentino ano, tuttavia, tohasten con velocità raddoppiata mentre il sole è sceso più in basso sulla themountain tops.Closer e più si ha. Il professore e io accovacciati giù be-hind la nostra roccia, e tenuto le nostre armi pronte. Ho potuto vedere che
    valentino scarpe outlet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>