Desde El Patíbulo | Micaela, la cocinera del siglo XIX

by Carmen Aggi Cabrera 98 views522

Por: José Guadalupe Franco Villalobos

franco200x20018/octubre/2016 El Grullo, Jalisco. (LF) Cuentan que Micaela no era en sí una mujer muy agraciada. Su fisonomía resultaba demasiado grotesca como para simbolizar una edad cercana a los 45 años, ya que en apariencia parecía una mujer pasada los 55. Su mestizaje tampoco le era demasiado favorable ya que su piel, aparte de curtida por el sol, denotaba una lejanía a las castas criollas y españolizadas, sino que resultaba más que una aborigen de las castas aztecas y náhuatl del valle de México. Sus manos regordetas y sus pies descalzos, la mayoría de las veces, hacía que ningún hombre se fijara en ella.   Y esas características hicieron que el general Bonatelli la seleccionara para que fuera la cocinera del  regimiento del ejército mexicano de los primeros años de la independencia, haya por los años de 1825.

 

El general Bonatelli sabía que Micaela no resultaría atractiva para ningún soldado de la tropa por esa grotesca apariencia y donde además ella tenía como única misión la de alimentar a los más de doscientos soldados que comúnmente salían de la capital del país a enfrentar desde sublevaciones de los enemigos del presidente, hasta bandas de forajidos que asolaban los caminos asaltando  los bienes de las personas que comúnmente viajaban en carruajes de una ciudad a otra del país.

 

Así que Micaela era tan relevante para Bonatelli, como el propio capitán Franco que siempre avanzaba a la vanguardia de las tropas mexicanas ante cualquier campaña militar. Así que era tan común ver a Micaela en labores de cocina muy cerca de las mismas labores militares. Mientras los soldados entraban a batalla, al igual Micaela ya estaba en plena búsqueda de los ingredientes necesarios para el platillo del día. Sus labores preferidas resultaban en husmear en los patios de los jacales en búsqueda de gallinas, cerdos, huevos de corral, frutos, hortalizas y hierbas de olor para la realización de sus exquisitos guisos que bien podrían levantar a un muerto. Claro, el capitán Franco nunca aspiro a tanto, pero sí llegó a probar la exquisitez de la cocina de Micaela y por ello la admiraba tanto él como su propia tropa.

 

Micaela debería ser muy práctica y adaptarse a cualquier situación. Así que en su cuadrilla de asnos cargaba con todo. Desde cacerolas, cucharas de todo tipo, cuchillos para hacer los cortes de los distintos tipos de carne, ollas grandes para las tazas eternas de café, pasando por los comales, asadores para la carne,   los metates y molcajetes, así como de aquellos braceros de carbón. Claro si faltar las especias como el tomillo, las hierbas de olor, los ajos, las cebollas, distintos tipos de chiles secos, los clavos de olor y los azafranes; que al combinar los unos con los otros generaban distintos olores y sabores que satisfacían cualquier  paladar por muy exigente que fuera.

 

Cuentan que en una de las campañas militares que emprendió el general Bonatelli a la orden del presidente de la república, Micaela resultó pieza clave. Pues resulta que el gobernador de Jalisco de ese entonces  solicitó la ayuda de la milicia para ir en busca de un bandido que estaba azotando la zona del occidente del país. Así que ni tardo, ni perezoso, el general Bonatelli mandató a su pieza de lujo, al capitán Franco, a que emprendiera el viaje hacia Guadalajara,  el cual esperaría en dicha ciudad al general Bonatelli desde la retaguardia.  Ya ambos en Guadalajara procedieron a la búsqueda de los bandidos, localizándolos en las inmediaciones de la localidad de Ameca sin poder alcanzarlos, ya que contaban con excelentes monturas y caballos briosos, raudos y veloces. Sin embargo el capitán Franco no desistía de la enmienda y siempre estuvo detrás de los malhechores hasta el punto de que sufrió una emboscada muy cerca de las poblaciones de Mascota y Talpa, perdiendo un buen número de los soldados de su regimiento. Las condiciones no eran aptas para las fuerzas militares del general Bonatelli que sabiendo lo acontecido fue en busca de su capitán Franco.

 

Micaela veía el sufrimiento de la tropa, porque además los víveres escaseaban, porque en los trayectos muchos de los ranchos se encontraban abandonados y no había que saquear; y porque además se decía que en dicha zona había un tremendo brote de cólera. El colmo de los males resultó cuando la tropa fue víctima de dicho flagelo. Así el hambre y la epidemia se hizo presente en las fuerzas del ejército mexicano al mando del general Bonatelli. Cuentan que Micaela tuvo que resolver la situación del hambre en la tropa la cual ya llevaba varios días sin probar alimento. Sus ingredientes resultaban muy limitados: algunas tortillas viejas, algunos tomates, unas piezas de azafrán, una cabeza de ajos, unos cominos, un queso pasado de seco y un poco de sal. Las manos mágicas de Micaela hicieron nuevamente el milagro. La sopa resultó un manjar para el hambre de la tropa. El general Bonatelli salió del embrollo y logró rescatar al capitán Franco para después apaciguar a los bandidos de la zona.

 

(Esta es una interpretación propia del libro titulado: Los bandidos de río frío de Manuel Payno, dedicado a mis estudiantes que acuden habitualmente a la sala de lectura de la Preparatoria del Módulo de El Limón) nos veremos en el próximo Desde El Patíbulo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments (522)

  1. Can I just say what a reduction to search out someone who actually knows what theyre talking about on the internet. You positively know the way to convey a problem to gentle and make it important. Extra people must learn this and perceive this facet of the story. I cant believe youre not more in style since you positively have the gift.
    michael jordan shoes http://www.michaeljordanshoes.us.com

  2. Once I originally commented I clicked the -Notify me when new comments are added- checkbox and now every time a remark is added I get four emails with the same comment. Is there any way you may remove me from that service? Thanks!
    huarache shoes http://www.nike-huarache.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>