Editorial | De regreso

by MD Ismael Hernández Barra 74

ismael_hernandez_barra200x200MD Ismael Hernández Barra, Director General de Letra Fría

09/febrero/2017 Autlán, Jalisco. (LF) Hace apenas escasos días, por uno de los pasillos de la vida, me encontré con un buen amigo quien en respuesta al tiempo relativamente significativo sin vernos, respondimos a efusivo abrazo y fuerte apretón de manos, Me preguntó con una mirada inquieta: ¿Aun escribes en Letra Fría?, respuesta que al cabo de semejante interrogante y en consideración a la situación que guarda este país en casi todos los temas, fluye de manera espontánea  y natural: “pues hace ya un buen tiempo que no lo hago, además, de qué se puede escribir en tiempos como este, le respondí.

Como sociedad hemos perdido el sentido de la vida, ya no creemos en nada ni en nadie, y pareciera ocioso señalar puntualmente cada una de ellas, sin embargo, hemos perdido la fe, la esperanza, la ilusión, no nos motiva nada, ni nadie. Hablar de ejercicios democráticos en una sociedad prácticamente anarquista resulta alarmante y peligroso y te conviertes en un criminal, un delincuente, un desadaptado social, un grillo, un frustrado y rencoroso de la vida, anti institucional  y enemigo del sistema.

Las instituciones de educación superior tienen por objeto la formación de masa crítica, gente pensante y propositiva, no mano de obra calificada, pero los primeros, brillan por su ausencia. Las instituciones responsables de la administración y procuración de justicia de la nación se han llevado el Grammy a la mejor actuación, se han convertido en verdaderos expertos de la simulación, del descaro, deslealtad y faltos de compromiso social ante tan sublime encomienda social.

Sin embargo, cuando todo parece terminado, cuando parece que las últimas fuerzas de tu ser están al borde del colapso, cuando las ideas se confunden en tu mente y todo se nubla dando un aspecto y espectro nada halagüeño; cuando se pierde la esperanza, la ilusión. Cuando parece que todo está perdido, cuando parece que ya no hay nada que hacer, cuando no crees ni en dios ni en el diablo, cuando los intereses personales se anteponen a los de la colectividad, cuando estás hasta el alma de noticias, todas malas, o al menos en su gran mayoría, cuando estás hasta el alma al darte cuenta del trato preferencial y diferenciado en la toma de decisiones, cuando te das cuenta cuánto ganan los funcionarios públicos y contrastas su sueldos con su trabajo (no con su calidad, sólo con el tiempo), cuando recibes tu salario y te das cuenta que el mismo es insuficiente para satisfacer las necesidades más básicas de una familia; y no hablo de las que vienen.

Por desgracia muchos de estos problemas los enfrentamos porque la quincena ni siquiera ajusta para pagar lo que debes, mucho menos para pensar en los derechos consagrados en el artículo 4 constitucional, como el derecho a una vivienda digna, al esparcimiento, al trabajo…y así sucesivamente, cuando estamos hasta el alma de que quien se supone, es el responsable de la generación de nuestras leyes y no sabe cuántos artículos conforman nuestra constitución, o peor aún, cuando los diputados sostienen que el artículo que consagra los derechos fundamentales del trabajo es el artículo tercero, el séptimo, o ¿el octavo? Es una verdadera grosería y ofensa a la inteligencia de la sociedad, esto, solo por citar un ejemplo.

A pesar de tan negro panorama, hoy más que nunca retoman importancia y recobran  vigencia los valores como lealtad, honestidad, solidaridad, democracia, libertad, de tránsito y de expresión, libertad de trabajo, de credo, de participación política, de ejercicios democráticos, de verdad, de pertenencia, de empoderamiento y en consecuencia defensa de nuestros valores y creencias, de unidad, y no obstante sea una unidad convocada y aprovechada en situaciones como por la que atravesamos por el presidente en turno para fortalecer su proyecto personal y de grupo, y que por supuesto que no tiene ninguna calidad moral para hacer tal convocatoria. Resulta insultante la actitud del gobierno federal.

Debemos entender que esa unidad demostrada ante la situación política y económica adoptada por el gobierno en turno de nuestro vecino país, debe sin duda convocar y permear en todos los sectores a la unidad nacional, so pena de asumir las consecuencias. La vida interna de su país no es de nuestro interés, aunque no debemos perderlo de vista, ya que sin duda hay decisiones que afectan al nuestro.

Dejemos que los estadounidenses resuelvan sus asuntos y encarguémonos de los nuestros, que no son poca cosa.

 

 

 

 

 

 

Comments (74)

  1. Thanks in support of sharing such a nice idea, paragraph is nice,
    thats why i have read it completely

    Look into my page; Mauro Luiz Soares Zamprogno (Chante)

  2. Howdy! I just want to give you a big thumbs up for your
    great info you’ve got right here on this post. I’ll be returning to your blog for more soon.

    My weblog :: kjhkj (Chantal)

  3. I used to be able to find good advice from your blog articles.

    my blog – Vivien

  4. There is definately a great deal to know about this issue. I like all the points
    you have made.

    Also visit my blog – Itamar Serpa Fernandes

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>