Editorial | Dignidad

by MD Ismael Hernández Barra 295

ismael_hernandez_barra200x200Por: Ismael Hernández Barra, Director General

13/febrero/2017 Autlán, Jalisco. (LF) El término dignidad deriva del vocablo en latín dignitas, y del adjetivo digno, que significa valioso, con honor, merecedor. La dignidad es la cualidad de digno e indica, por tanto, que alguien es merecedor de algo o que una cosa posee un nivel de calidad aceptable.

La dignidad humana es un valor o un derecho inviolable e intangible de la persona, es un derecho fundamental y es el valor inherente al ser humano porque es un ser racional que posee libertad y es capaz de crear cosas. Esto quiere decir que todos los seres humanos pueden modelar, cambiar y mejorar sus vidas ejerciendo su libertad y por medio de la toma de decisiones.

La dignidad se basa en el respeto y la estima que una persona tiene de sí misma y es merecedora de ese respeto por otros, porque todos merecemos respeto sin importar cómo somos. Cuando reconocemos las diferencias de cada persona y toleramos esas diferencias, la persona puede sentirse digna, con honor y libre.

En el Preámbulo de La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 habla de la “dignidad intrínseca (…) de todos los miembros de la familia humana”, y luego afirma en su artículo 1º que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

Con este preámbulo surge de manera inevitable la pregunta ¿la convocatoria sobre la marcha “Vibra México” en el país se aproxima aunque sea un poco al concepto de dignidad?

Es respetable la libertad de pensamientos todos. En la diversidad estriba la riqueza. Sin embargo, hay cuestiones sine quan non que deben permear las estructuras sociales en defensa de los derechos colectivos como tal. Si bien es verdad que, en virtud de la diversidad en muchos sentidos en este país, los intereses son diversos y diferenciados, también es verdad que existen muchos y diversos intereses que son comunes. Tan respetables los unos como los otros, tan importantes estos como aquellos, tan necesarios los otros como estos…aquí el reto pareciera que como sociedad mexicana no hemos aprendido la lección o padecemos el mal de la memoria de corto plazo.

Casi de manera natural coincidíamos de manera general con relación al tema de los dineros; y sosteníamos, insisto, casi de manera categórica, que podíamos soportar todo o mucho, pero cuando nos tocaran los bolsillos al fin íbamos a despertar del letargo.

Como muestra de la falta de unidad y solidaridad social, son, sin duda, las mal llamadas reformas estructurales de este sexenio, que no obstante coincidimos en la necesidad imperiosa de las mismas en los diversos sectores, no coincidimos en las formas en que se han llevado a cabo. Tema que sin duda ha sido tratado de manera exhaustiva por eruditos en la materia y que solo señalo como referente.

Tal vez para muchos las marchas no sean un mecanismo eficaz o eficiente para hacer que los gobernantes en turno actúen de una u otro forma, todas pensando en lo mejor para la colectividad o en el menor de los casos, de su sector. Significa lo mismo el hecho de tener que decidir si se toman las armas en un movimiento auténtico de la sociedad, ambos con costos, aunque diferenciados, normalmente todos implica una inversión, que para muchos significa costo. Costo que por supuesto no están dispuestos a pagar. El colmo de esto es que en ocasiones no se hace ni como costo, ni como inversión.

Queremos un cambio y lo queremos ya, pero que lo hagan otros porque “yo tengo familia”, “me duelen las piernas”, “tengo que cuidar a mi abuelita”, “tengo trabajo y si falto me lo van a descontar”, pero las cosas cambian si es una marcha institucional en la que se cierran filas y se hacen sinergias para gestionar recursos o mejorar las condiciones generales de los trabajadores, o en su defecto, para pedir que los gobiernos de otros países nos traten con dignidad.

Y como decía mi abuelita, aquí es en donde la puerca torció el rabo.

Un perdido va a todas: las marchas, todas válidas aunque no estoy cierto si legítimas. Prueba de ello, la marcha de ayer denominada de origen “Vibra México”.

¡Vibra México! Una marcha convocada desde Los Pinos por un presidente de la república sin la capacidad de convocatoria, sin calidad moral, desgastado y con semblante enfermizo, como enfermizo ha sido su desempeño como tal. Como enfermizo me resulta el hecho de que ahora las diferentes bancadas de los partidos políticos que en su momento avalaron y votaron a favor, primero del aumento en al pago de impuestos y quienes en su momento votaron en contra de las propuestas de echar para atrás el incremento por demás grosero a la gasolina y diésel, hoy, los vemos en las calles abanderando las causas sociales perdidas y haciendo suyo el sentir de las masas. Pero no solo eso, ahora salen en defensa del honor y dignidad de nuestro país, hoy se empoderan de conceptos de compromiso y solidaridad social y sus discursos van enfocados a la defensa de los mismos, se muestran ofendidos, ninguneados, clasificados, despreciados, humillados. Han sentido en carne propia ese sentimiento de impotencia y frustración,  sentimientos que el resto de los mexicanos por desgracias hemos normalizado y legitimado.

Hoy, como en muchas otras ocasiones salimos a tomar las calles, gritando consignas en defensa de la dignidad del país. Que irónico me resulta, ver a las universidades convocar a sus diferentes sectores lideradas por sus rectores en eventos de simulación como este, dejando de manifiesto que sus intereses están muy lejos de los de la sociedad en general necesita y exige.

Es inevitable remontarse a la historia en la administración del presidente de la república José López Portillo donde el Sindicato del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con pancartas donde sostenían: “A jugársela por México para asegurar y enriquecer nuestro destino”, o la CTM en representación de los Petroleros y sostenía que el movimiento obrero mexicano al igual que los mártires de Chicago, tienen sus mártires de Cananea y Río Blanco, o de la CROM, que en aquel 1 de mayo de 1981, coreaban al unísono el apoyo a sus políticas internacional y nacional y se solidarizaba con sus patrióticas decisiones que aseguran la continuidad del esfuerzo por construir un México más fuerte y libre para las futuras generaciones.

Cuanta deuda de este gobierno.

Comments (295)

  1. viagra las vegas buy
    viagra without doctor
    get genuine viagra
    [url=http://bfviagrajlu.com/#]viagra without a doctor prescription[/url]
    el viagra produce sordera

  2. cialis livraison en 48h

    cialis generic

    definition cialis

    [url=http://cialisxrm.com/]cialis generic[/url]

  3. However, like all businesses online there are many pitfalls associated with affiliate marketing the most common marketing mistakes can cost the person dearly even getting them to give up thinking it does not work! Those who make these mistakes will pay out & lose most of it that they were making a profit with on a daily basis. Therefore it goes without saying it is best to avoid them to be disappointed in the end.
    Pleasurements sale online

  4. Hi, this an awesome article dude. Thnx Unfortunately I’m having problem with ur rss . Fail to subscribe to it. Does anybody having identical rss issue? Anyone who knows please respond. Thanks in advance
    Wolford online cheap

  5. It still looks to me this has missed its chance.
    Paul Smith on sale

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>