El perdedor

in Lourdes Cano Vázquez

Uno de esos cuatro que estuvo en el tercer y último debate de este martes por la noche será electo presidente de México en 18 días; de hecho, lo más probable es que sea Andrés Manuel López Obrador, todo parece estar definido.

El tabasqueño estuvo bastante desarticulado en este último debate en Mérida; ante una dinámica poco fluida y llena de interrupciones, AMLO no logra sacudirse esa parsimonia en el habla y queda siempre a media oración:

– La solución es acabar con la corrupción, lo primero que hay que hacer es …

– Se acabó su tiempo candidato…

– Vamos a …

– tiempo, candidato López Obrador

– soy peje pero no lagarto… tu en cambio eres un…

– Se acabó el tiempo del candidato López Obrador…

Entiendo que desde la lejana cima de los 50 puntos porcentuales de preferencia electoral y a menos de un mes de las elecciones, la confianza en el equipo de Andrés Manuel esté por los cielos al igual que sus números, pero ese desparpajo con el que se manejó en los tres debates presidenciales habla sin duda de la poca importancia que le merece dar profundidad a su discurso y de lo poco que le interesa establecer métodos viables a propuestas tan poco serias en la que se ha basado toda su campaña.

Si esto pasa con el candidato más aventajado, es obvio que el resto se le va a lanzar a la yugular en la búsqueda desesperada por levantar algunos puntos, pero en ese intento quedan también dentro de la mediocridad; ninguno de ellos destaca por su honestidad, mucho menos por su efectividad en los cargos públicos; en el mejor de los casos, logran articular alguna propuesta interesante perdida entre la demagogia.

Cuando les preguntan, todos ganaron el debate (nadie en su sano juicio diría que perdió) sin embargo en este caso el gran perdedor de los debates y de toda la elección es el elector, sobretodo los indecisos que están en el entendido de votar por el menos peor,  pero ni siquiera uno de los cuatro llega a tener esa etiqueta.

Muchos de esos indecisos que en un escenario alterno podrían definir la elección, en esta realidad no elegirán a ninguno, es decir, en el mejor de los casos acudirán a las urnas a anular sus votos, pero la gran mayoría ni siquiera hará el esfuerzo de salir a votar; por lo tanto, de nuevo como desde hace varios procesos, una minoría será la que elija y paradójicamente la mayoría de los electores no habrá votado por el ganador.

El gran perdedor de estas elecciones vamos a ser todos, independientemente del resultado.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Lourdes Cano Vázquez

inicio letra fria