Encuentros | Humanizar el gasto

en Plumas

Por: Oswaldo Ramos y Ángel Rolón

Guadalajara, Jalisco. 27 de mayo de 2019. (Letra Fría) Los símbolos presentes en la administración de López Obrador se han centrado en un principio que él mismo dictó en su primer intento por llegar al Ejecutivo Federal en 2006: Primero los pobres.

Bajo este matiz es como se ha reorganizado y reestructurado el gasto presupuestal a fin de ser congruentes con lo que se proclamó como la Cuarta Transformación de México, una administración que dejaría de lado los excesos, lujos y gastos exuberantes de la clase política establecida bajo los anteriores regímenes del periodo neoliberal.

El discurso de AMLO se construyó confrontando al sistema neoliberal, a los grupos de cuates que malgastaban recursos públicos para beneficiar sus cuentas bancarias. La promesa consistía en eliminar la corrupción con un recorte sustancial a todos los gastos innecesarios, que solo mantuviera el privilegio de una cofradía, pues así los funcionarios actuarían con apego a la ley. Así se concibió toda una línea de actuación llena de símbolos: la austeridad republicana.

Lo que en su inicio pareciera indicar una verdadera lucha contra los excesos para hacer de la función pública un trabajo como cualquier otro, hoy comienza a cuestionarse, ya que llevar a la práctica estos principios parece desafiar la concepción teórica. En días pasados pudimos ver en la renuncia de Germán Martínez, quien se desempeñaba como director del IMSS, un señalamiento claro hacia el Ejecutivo Federal donde criticaba la forma en cómo se estaba ejerciendo el gasto en salud pública, señalando que la austeridad no prioriza a este sector.

Lo anterior es sumamente alarmante, pues deja muestra de la manera en que se prioriza el mantener una realidad ilusoria inspirada en el discurso de austeridad a costa de una mala distribución del erario. Recortar gastos no es sinónimo de saber cómo manejar y redistribuir el dinero que se dejó de utilizar, la lana que se quita al privilegio de los poderosos debe ser devuelta a las personas para que estas puedan acceder a la posibilidad de mejorar su calidad de vida a través de servicios públicos dignos.

La decadencia de nuestro sistema de salud se debe al descuido de las anteriores administraciones del período neoliberal, entonces ¿Cómo pretende AMLO mejorar el sistema sanitario restándole operatividad financiera?

Resalta que un ex-panista haya sido más congruente con los principios de la 4T que los mismos integrantes de ella, pues su renuncia se daba bajo una razón de principios, rebasando a Andrés Manuel por la izquierda.

El espacio que dejó Germán Martínez fue rápidamente sustituido por el sub-secretario de Gobernación, Zoé Robledo. Queda la duda de cómo un politólogo y premio nacional de periodismo podrá afrontar la crisis que se vive dentro del IMSS, pues no va necesariamente a gestionar si no a hacer control de daños.

A nosotros nos debe quedar grabado que sobre la salud, nada; al margen de la precariedad, nadie.

Politólogo por el ITESO. Excandidato al congreso local por la vía independiente. Soy vocero de FUTURO Jalisco, proyecto en el que aspiramos a ser partido político.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio