Agencia El Mentidero. (Foto: Ismael Hernández)

“Esta es la punta del iceberg; el problema de los agroquímicos en esta región es muy alto”, asegura investigador

en Área Metropolitana/Investigaciones Especiales

El Jefe del Departamento de Ciencias de la Salud y Ecología Humana del Centro Universitario de la Costa Sur, consideró que el caso de El Mentidero es la punta del iceberg, ya que el problema en la región es muy alto. Además lamentó que a la industria alimentaria y a la de los agroquímicos solo les preocupa el beneficio económico y no la salud de las personas.

Por: Mayra Vargas

Autlán, Jalisco; 03 de julio de 2019. (Letra Fría) Los plaguicidas son productos químicos que se utilizan en la agricultura para proteger los cultivos contra insectos, hongos, malezas y otras plagas. Además de usarse en la agricultura, se emplean para controlar vectores de enfermedades tropicales, como los mosquitos, y así proteger la salud pública. La Organización Mundial de la Salud (OMS) detalla que “los plaguicidas también son potencialmente tóxicos para los seres humanos. Pueden tener efectos perjudiciales para la salud, por ejemplo, provocar cáncer o acarrear consecuencias para los sistemas reproductivo, inmunitario o nervioso”.

El Mentidero es una agencia de Autlán. En dicha localidad investigadores del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) Occidente y de la Universidad de Guadalajara, aplicaron el proyecto de investigación “Causas de insuficiencia renal en niños de preescolar y primaria de la comunidad de El Mentidero”, con el objetivo de conocer si hay padecimientos de insuficiencia renal en un contexto diferente al de Agua Caliente, en el municipio de Poncitlán, en donde también se aplicó este estudio. El resultado es preocupante: en la orina de 53 adolescentes estudiantes de la telesecundaria “Venustiano Carranza”, encontraron cuatro plaguicidas, Glifosato, 2,4-D, Molinato y Picloram.

Glifosato, 2,4-D, Molinato y Picloram, son los cuatro plaguicidas encontrados en la orina de adolescentes estudiantes de la telesecundaria Venustiano Carranza, ubicada en la localidad de El Mentidero. (Foto: Mayra Vargas)

La magnitud del problema provocó que diversos sectores se reunieran este lunes en el Centro Universitario de la Costa Sur y acordaron conformarse en un comité que trabajará para encontrar una solución a dicha problemática.

El  Dr. Carlos Palomera García, Jefe del departamento de Ciencias de la Salud y Ecología Humana del Centro Universitario de la Costra Sur, quien estuvo presente en dicha reunión con los representantes de los distintos sectores, advirtió que el caso de El Mentidero no es un hecho aislado, sino uno de innumerables casos.

Se habló de qué se podría hacer y entre las muchas cosas que se propusieron fue que se necesita hacer un diagnóstico de los agroquímicos que se usan, de la situación no solo de El Mentidero, sino que esto es en diferentes comunidades y prácticamente lo que el Dr. Roberto Rangel (Coordinador de los Consejos Municipales de la Salud) mencionó, y en lo que yo estoy de acuerdo, es que prácticamente esta es la punta del iceberg, que el problema de los agroquímicos en esta región es muy alto, dijo en entrevista a Letra Fría.

Una estrategia que podría coadyuvar, es la implementación de políticas públicas municipales que regulen la aplicación de los plaguicidas en Autlán.

Otra de las sugerencias fue que se empezara a multar a las personas que no cumplieran con la normatividad de no ponerse el equipo, que el Ayuntamiento fuera más fuerte en ver eso, enfatizó el investigador.

El académico reconoció que la situación es compleja; generalmente se pone atención a los síntomas agudos, que son los que aparecen durante las primeras 12 o 24 horas después del contacto con plaguicidas y que cuando aparecen los síntomas crónicos, que se derivan por el contacto constante, todos se escudan

Los síntomas que suelen ser más latosos son los conocidos como crónicos, por una exposición constante a dosis pequeñas y todo mundo se escuda, el sector salud también lo hace, es que el cáncer es multifactorial, es que la esterilidad es multifactorial y claro que sí, pero una de las cosas que puede aumentar el riesgo de que uno se enferme de eso pues es la exposición constante a plaguicidas, advirtió.

Palomera García considera urgente y necesario la correcta aplicación de la normatividad para uso, manejo y aplicación de los plaguicidas, además de trabajar con la prevención:

Tenemos normatividad muy buena pero no se aplica, se supone que todos los que echan plaguicida deben usar equipo especial, deben de disponer de los residuos de los botes de manera especial también y se deben estar checando constantemente para evitar este tipo de cosas y eso no se hace, entonces es lo que quedó en la reunión de que nos debemos volver a reunir, atacarlo por la escuela al nivel de educación, de difusión de información y también con cuestiones de prevención con los trabajadores agrícolas, subrayó.

En Autlán aplican plaguicidas prohibidos en otros países

El Glifosato está prohibido en 17 países, entre ellos Colombia y los Estados miembros de la Unión Europea; el 2,4 D es un herbicida utilizado para el control de malezas, el tercero más  usado en el mundo. Ambos son considerados por la OMS como “posiblemente cancerígeno para los seres humanos”.

Mayra Vargas | Carmen Aggi

Glifosato. (Foto: Especial)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró en 2015 al Glifosato, como “cancerígeno probable”. Para la OMS el glifosato es un perturbador endocrino y alertó sobre la vinculación del herbicida glifosato (el más utilizado en el mundo) y el cáncer. La OMS confirmó que existen pruebas de que el herbicida puede producir cáncer en humanos y en animales de laboratorio. “También causó daño del ADN y en los cromosomas en las células humanas”.

El glifosato se utiliza de manera masiva en soja y maíz transgénicos (entre otros cultivos) y desde hace más de una década es denunciado por organizaciones sociales, campesinas, médicos y científicos independientes.

El Glifosato está prohibido en 17 países, entre ellos Colombia y los Estados miembros de la Unión Europea.

El 2,4 D es un herbicida utilizado para el control de malezas. Es el tercer herbicida más  usado en el mundo.La Agencia Internacional de e Investigación del Cáncer de la OMS, emitió, el 22 de Junio de 2015, su revisión sobre el agrotóxico 2,4-D ácido diclorofenoxiacético clasificándolo como posiblemente cancerígeno para los seres humanos. 

Estos herbicidas, prohibidos en otros países, se aplican en el valle de Autlán y son usados sin regulación, como Diuron, Glifosato, el 2,4-D.

Aunque las causas del cáncer y enfermedades renales son multifactoriales, el investigador Palomera sostuvo que también están los factores epigenéticos que son los ambientales y que éstos pueden potenciar el desarrollo de dichas enfermedades.

El Jefe del departamento de Ciencias de la Salud y Ecología Humana consideró que haberse reunido con los representantes de los distintos sectores es un gran paso, sin embargo, lamentó que a la industria alimentaria y a la de los agroquímicos solo les preocupa su propio beneficio y no la salud de las personas.

Para el académico esta situación es “como una historia de terror” porque toda la sociedad está expuesta a los químicos, ya sea por el consumo de alimentos, por el contacto con el aire. Sin embargo, apela al cambio de hábitos y de conciencia de las personas, pues en otros países la presión social ha logrado cambios importantes.

MA/AJEM

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio