[Hablando derecho] Desvirtuación del principio de inocencia

by Letra Fría 13

Por: Víctor Manuel Pérez Cabrera

16/agosto/2017 (LF) Siempre he creído firmemente en el principio de presunción de inocencia, en particular en el ámbito penal. Cuando el poder del estado puede privar de la libertad o castigar con rigor, ha de extremar al máximo los ordenamientos jurídicos en materia de derechos humanos.

Sin embargo, confieso que me molesta que este derecho se ha convertido en un instrumento mediático por algunos, para curarse en salud de señalamientos por parte de autoridades administrativas que indudablemente después concluirían en una investigación penal, independientemente de cuál sea el resultado.

El principio de presunción de inocencia está contemplado en diversos instrumentos internacionales, pero en particular el artículo XXVI de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, es muy preciso en referir que este derecho se refiere a un proceso, es decir, el principio de presunción de inocencia está reservado a la actividad judicial cuando el imputado o señalado enfrentará el poder del Estado, ya que es el Estado el órgano que sostiene la acusación frente a un ciudadano común y corriente, lo cual indudablemente pone al individuo en desventaja frente al poderío que representa el Estado, por ello, el ciudadano debe llegar al juicio arropado de una serie de derechos que sirvan de contrapeso a ese poderío y que al tiempo le permita una especie de coraza, para poder competir con más o menos igualdad frente a la acusación. En ese sentido la presunción de inocencia se funda como uno de los principales derechos que permiten al imputado arribar al juicio y que obliga al fiscal a probar su culpabilidad, sin que el procesado tenga la carga de acreditar su inocencia.

Es decir, la presunción de inocencia no es propiamente un principio, sino una técnica probatoria. Tampoco una mera suposición sino una presunción. No es una operación mental, sino una regla procesal que implica la colocación procesal de la carga probatoria.

Una vez fijada mi postura en cuanto a que la presunción de inocencia es una regla de tratamiento al individuo, es decir, una regla probatoria o probatoria procesal. Y es que, la presunción de inocencia es de naturaleza procesal. Todos nacemos inocentes y sólo nos convertimos en culpables, no por un delito cometido sino por una sentencia recibida en juicio. No porque hayamos cometido un delito sino porque hayamos sido juzgados y sentenciados en un proceso bajo el cargo de ese delito.

Por lo anterior, me molesta y fastidia que algunos abogados usen y asesoren a sus clientes para invocar ante cualquier escenario este derecho procesal de presunción de inocencia, para tratar de aparentar ante la sociedad que no han participado en ciertas conductas delictivas. Incluso pretenden desacreditar a instituciones gubernamentales de nuestro país y de otros países; argumentando que los señalamientos son de parte de autoridades administrativas y no judiciales, lo cual es una defensa mediática, que pretende confundir a la opinión pública, pues los que conocemos de derecho, sabemos perfectamente que toda investigación y acusación viene primeramente de una autoridad administrativa (Ministerio Público, Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Auditoría Superior de la Federación, Auditoría del Estado, Contraloría del Estado, etc.) y de existir los elementos probatorios se convierte en tema judicial, por ello, la reforma del nuevo sistema de justicia penal en el 2008, reivindica el debido proceso y la equidad procesal.

Es indignante jurídicamente que la presunción de inocencia se quiera hacer valer ante particulares, en concreto ante los medios de comunicación y la misma sociedad, donde los señalados en ciertas investigaciones por autoridades desacreditan a un medio de comunicación o periodista por darle seguimiento a una información dada a conocer por una autoridad, y es que, los medios de comunicación tiene el derecho constitucional de informar, lo cual está respaldado en una reciente Jurisprudencia emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde señala que los medios de comunicación tiene el derecho de informar sin restricción alguna; lo único que se les limita es emitir juicios de valoración sobre algún individuo.

Tristemente he observado como algunos catedráticos citan el caso de la francesa ‘’Florence Cassez”, para afirmar que el principio de presunción de inocencia debe de prevalecer ante cualquier señalamiento ante la sociedad y medios de comunicación, lo cual es falso, pues la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al resolver ese asunto determinó que la Procuraduría General de Justicia alteró la realidad jurídica de los hechos, al utilizar los medios de comunicación para trasmitir supuestamente en vivo la detención de la francesa, así como de los demás involucrados cuando en realidad todo fue un montaje.

Por lo tanto, concluyo diciendo que la presunción de inocencia es una regla procesal, tal y como lo ha fijado nuestro máximo tribunal, entonces pues, no podemos decir que la presunción de inocencia es un derecho absoluto que debe prevalecer sobre los intereses del Estado y de la misma sociedad, ya que la presunción de inocencia está acotada a un debido proceso, mientras que el derecho a la información es de interés general, de acuerdo a la regla de ponderación.

Correo electrónico:

hablandoderechomtro.10@hotmail.com   

Comments are closed.