[Hablando derecho] Niños y jóvenes víctimas de un sistema fallido

by Letra Fría 4

Por: Victor Manuel Pérez Cabrera

 30/agosto/2017 (LF) La niñez y la adolescencia son las etapas más preciadas de la vida; en ellas la persona forma los pilares de su conducta y define su personalidad. Y por ello el Estado debe de ocupar todos los esfuerzos necesarios para garantizarle a las futuras generaciones de nuestro país oportunidades para su crecimiento personal y profesional; lo que desde luego dará frutos de tener una mejor sociedad.

Desafortunadamente lo anterior no es cumplido a cabalidad por nuestros gobernantes, pues tristemente vemos cómo cada año aumenta el número de niños y jóvenes en las calles limpiando parabrisas, de traga-fuegos o pidiendo limosna. En otros casos, por falta de recursos económicos tienen que dejar sus estudios para dedicar todo su tiempo en trabajos mal pagados que apenas les alcanza para medio comer. Mientras que los grandes actores de la política en México despilfarran los recursos económicos que el país genera; entre ellos, nuestros impuestos, que si fueran bien empleados, las Universidades Públicas del país tendrían más presupuesto para abrir más espacio a los jóvenes, y con ello evitar el rechazo de miles de ellos que cada seis meses se da. Quienes ante la falta de oportunidades encuentran refugio en las células criminales, donde son acogidos con beneplácito dichos chicos.

Los niños y adolescentes son presa fácil de los traficantes, quienes con la promesa de hacerlos ricos y darles una vida llena de mujeres, vino, coches y armas los reclutan. Es triste mirar que este fenómeno de utilización de niños y adolescentes no ha logrado sensibilizar a las autoridades. Muchos culpamos y señalamos a los jóvenes que caen en garras de las células delictivas, pero en realidad son víctimas del sistema, de un aparato gubernamental que se ha olvidado de la niñez y de la adolescencia, que únicamente se acuerdan que existen en sus discursos electorales; pero pasado el proceso electoral jamás se ocupan de dicho sector. Y es que el gobierno solamente crea programas mediáticos, pero no acciones que en verdad signifiquen un beneficio a largo plazo para las futuras generaciones.

El hecho de que los carteles de la droga utilicen a niños, en específico a los menores de doce años; tiene una explicación, ésta es porque en los operativos e investigaciones de los cuerpos policiales no son sospechosos para los policías, máxime que no son punibles. Y en cuanto a los mayores de doce años pero menores de dieciocho años, las sanciones que aplica el sistema judicial en muchos casos son leves y facilita a los grupos delictivos tramitar su libertad.

Las actividades criminales que desempeñan van desde homicidios, venta de droga, robos y halcones. Acciones que el gobierno ya tiene conocimiento y le importa un bledo, ya que en lugar de implementar programas preventivos desde los hogares, solamente se empeña en utilizar la fuerza de las instituciones policiales, para reprimir a quienes son olvidados por un aparato gubernamental indiferente ante los problemas reales de una sociedad en plena descomposición.

Sería muy fácil solamente culpar al gobierno de este fenómeno, pero en realidad esto va más allá; involucra a una sociedad mezquina, ávida de poder y dinero, lo que ha llevado a que los padres de familia centren su felicidad en la fortuna y en el crecimiento personal a costa de lo que sea. Pues, es importante señalar que no solamente los niños y jóvenes de escasos recursos económicos y a los que se les niegan oportunidades se involucran en negocios criminales, sino también los que son olvidados e ignorados por los papás, los que necesitan cariño y comprensión de una familia para que sean orientados en la etapa más difícil del ser humano.

Es claro que si los niños y jóvenes se han involucrado con la delincuencia organizada, es por culpa del gobierno y de nosotros como sociedad, pero en específico por la pesadez de las familias en México, pues debemos de reconocer que desde hace mucho tiempo las familias en nuestro país han dejado de ser lo que eran antes, es decir, una institución de respeto y que el gobierno ponía toda sus energías en velar por su bienestar, sabedor que en las familias mexicanas se encuentran los hombres del futuro, del mañana, los que darán las pautas para el crecimiento de nuestra nación.

En necesario que el gobierno retome la protección a las relaciones familiares, cree auténticas instituciones supletorias de dichas relaciones y establezca las normas que deben regir la vida familiar. Tal y como sucedió en el sexenio del presidente de la república Luis Echeverría Álvarez, quien fue el impulsor de las reformas al artículo 4º constitucional, que a la postre dio como resultado la creación del DIF y otros programas para la protección de las familias. Pero que hoy en día, ya no son suficientes para resguardar a las familias mexicanas, debido a las problemáticas que hoy en día enfrentamos.

Comments (4)

  1. Hi! I just wanted to ask if you ever have any issues with hackers?

    My last blog (wordpress) was hacked and I ended up losing many months of hard work due to no back up.
    Do you have any methods to stop hackers?

    My web site Expert Option

  2. It’s an remarkable piece of writing designed for all the web people; they will get benefit from it I am sure.

    Stop by my webpage :: colbeck (Bill)

  3. It’s impressive that you are getting thoughts from this
    piece of writing as well as from our discussion made here.

    Review my blog post … colbeck capital management

Comments are closed.