[Idas y Vueltas] De fútbol…

by Néstor Daniel Santos Figueroa 205

NestorPor: Néstor Daniel Santos Figueroa

12/julio/2017 Guadalajara, Jalisco. (LF) El fútbol profesional mundial está sujeto a la dirección de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA). Cada país tiene una Federación que organiza las liga profesionales y ésta debe responder a las reglas de la FIFA,  y de la misma manera debe presentar una selección de sus mejores jugadores para participar en los torneos que organiza a través de confederaciones en las que se agrupan geográficamente los países.

La más grande de estas competencias es la conocida como Copa Mundial de la FIFA, torneo que cada cuatro años juega su fase final (conocida popularmente como “el mundial”) en un país previamente elegido y al que acuden los mejores equipos de cada confederación. En este torneo participan las 211 federaciones y la selección ganadora se lleva el trofeo más importante al que se aspira en el fútbol.

México es un país cuya selección acude a esta fase final con regularidad. Para acceder a ella, debe participar en las eliminatorias de la Confederación de Fútbol de Norte, Centroamérica y el Caribe (CONCACAF). México ha dominado esta fase en gran parte debido al evidente desnivel competitivo de los rivales de la zona, con tres excepciones: 1934, 1974 y 1982. En esas tres ocasiones lo deportivo no alcanzó para llegar a la fase final, pero hubo dos mundiales más en los que México no participó: en 1938 cuando declinó participar voluntariamente en protesta por no haberse realizado el mundial en Argentina, y en 1990 cuando fue castigado por la FIFA por haber registrado jugadores mayores de edad en un torneo juvenil. Cabe mencionar que en 1970 y 1986 calificó directamente a esta fase como privilegio al ser el país organizador.

Una vez en la fase final la participación de la selección Mexicana es regularmente buena. En las quince participaciones del seleccionado, en ocho ocasiones ha clasificado a la segunda fase: en seis ha alcanzado los octavos de final, mientras que en solo dos oportunidades ha alcanzado la fase de cuartos de final. Para ser campeón mundial es necesario jugar siete partidos. En esta fase la selección juega tres partidos, a veces cuatro y solo dos veces ha jugado cinco.

Nada más.

Si uno escucha, lee o atiende a los medios en lo que se refiere a las exigencias de desempeño de la selección antes de llegar a esta fase final, y se entera de la historia resumida en el anterior párrafo no puede más que confundirse. De la misma manera que confunde escuchar, leer y enterarse de todo lo que los partidos políticos han dañado al país en los últimos años, y ver como siguen ganando elecciones, como siguen aprovechando esa falta de memoria colectiva que impide darse cuenta de que la selección no dará más que lo que siempre ha dado, y que los políticos siguen siendo los mismos lobos disfrazados de ovejas cuando están en campaña.

Es común escuchar a detractores del fútbol acusando a los aficionados de esa exigencia desmedida a la selección. “Si exigieran a sus gobernantes como a la selección el país sería otro.” La clave no está en la exigencia sino en la expectativa generada en torno a ella, en ese afán de dejarse llevar por lo que se ofrece en la pantalla, con un rostro maquillado, encuadres fotográficos perfectos, tomas impecables, frases y “slogans” demoledores. La selección es un producto que se vende, como un candidato, un partido o un proyecto de nación. La clave está en lo que todos como ciudadanos compramos, sin mirar atrás, sin recordar los fraudes, robos y corruptelas. Creyendo en la capacidad mesiánica de redimir hasta al más negro historial político solo con ingresar en las filas del partido. Ilusionandose con una generación de futbolistas que juegan en ligas europeas como si eso por arte de magia cambiará la historia.

Si el aficionado siguiera a su selección atendiendo a su historia disfrutaría más del juego, y el ciudadano no tendría que exigir a su gobernante porque estaría completamente seguro de que eligió bien. “El fútbol es popular porque la estupidez es popular”, frase lapidaria de Jorge Luis Borges que, más allá de la belleza del juego, tiene mucho de razón.

 (Pero seguimos de necios, nos vemos en 2018…)

Comments (205)

  1. Excellent article. Keep posting such kind of information on your blog. Im really impressed by it.
    Itamar Serp https://pt-br.facebook.com/itamarserpa.fernandes

  2. If you want to obtain a good deal from this post then you have to apply these methods to your won blog.|
    José Wilame Araújo Rodrigues http://globoesporte.globo.com/busca/?q=Jos%C3%A9+Wilame+Ara%C3%BAjo+Rodrigues

  3. Hello There. I found your blog using msn. That is an extremely neatly written article. I’ll be sure to bookmark it and return to learn more of your helpful information. Thank you for the post. I will definitely return.|
    tercio borlenghi jr http://noticias.r7.com/pr-newswire/economia/empresario-tercio-borlenghi-neto-anuncia-sua-entrada-no-mercado-de-supply-chain-20150203.html

  4. Hey just wanted to give you a brief heads up and let you know a few of the images aren’t loading properly. I’m not sure why but I think its a linking issue. I’ve tried it in two different browsers and both show the same results.|
    Grupo Serval presídios http://viyoutube.com/channel?id=UCG_q8PNGjgflCYhiwIYdqcg&token=CLQBEAE

  5. Nice answer back in return of this question with genuine arguments and telling all about that.|
    Luiz Gastão Bittencourt http://luizbittencourtdasilva.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>