La casona del científico autlense Abel Uribe, será una caja popular. Parte 1.

in Investigaciones Especiales

Investigación: *Pérdida del patrimonio histórico edificado de Autlán*

De los 13 mil 691 bienes inmuebles inscritos en el inventario del Patrimonio Cultural del Estado de Jalisco, Autlán de Navarro no tiene registrado ninguno, pero sí delimita una zona de protección, se trata del centro histórico del municipio.

Por: Mayra Vargas | Autlán de Navarro, Jalisco.

En julio de este año inició la construcción de la sucursal de la caja popular Agustín de Iturbide en Autlán de Navarro, cuya matriz se encuentra en El Grullo. De acuerdo al proyecto, la obra estaría lista entre marzo y abril de 2018, es decir, en nueve meses, de los cuales quedan cuatro.

La finca donde construyen la caja popular, se ubica en la calle Antonio Borbón y está marcada con el número 87, es considerada histórica por estar registrada ante la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y por estar en el perímetro de zona de protección inscrita en el inventario de patrimonio cultural del Estado de Jalisco, ante la Secretaría de Cultura.

El perímetro señalado como zona de protección y las fincas que registra el INAH, corresponden a distintas calles de Autlán, entre ellas Zaragoza, Morelos, Cuauhtémoc, Hidalgo, Corona Araiza, José María Iglesias, 20 de Noviembre y Netzahualcóyotl, todas en el casco histórico de la ciudad.

Entre éstas destaca la calle Antonio Borbón, que es la más antigua del primer cuadro, con 115 años, de acuerdo con una publicación del blog CulturAutlán que señala al libro Calles y barrios de Autlán, último publicado por don Ernesto Medina Lima el 28 de septiembre de 1899. La calle hasta entonces llamada de Las Montañas pasó a llamarse Antonio Borbón, en honor al benefactor autlense del segundo tercio del siglo XIX. Así que, de todas las actuales calles de Autlán, ésta es la que más tiempo tiene con su nombre.

De los 13 mil 691 bienes inmuebles inscritos en el inventario del Patrimonio Cultural del Estado de Jalisco, Autlán de Navarro no tiene registrado ninguno, pero sí delimita una zona de protección: se trata del centro histórico.

El listado de zonas de protección, documento emitido por la Secretaría de Cultura del Estado, señala al municipio de Autlán como una población que contempla varios inmuebles patrimoniales relevantes que conforman su primer cuadro y que carecen de un correcto mantenimiento. De manera textual lo señala: “En la actualidad conserva una gran cantidad de fincas de valor que carecen de un correcto mantenimiento y han sufrido diversas intervenciones sin control. Por este motivo se considera prioritaria la conservación de su centro histórico con el fin de preservar el patrimonio cultural relevante, tanto histórico como artístico, esto para ayudar a consolidar y mejorar la imagen urbana”, reza el documento que obra en esta redacción.

El Arquitecto Job Robles es el encargado de la construcción de la sucursal en la finca número 87; él expresó en entrevista, que se trata del edificio más complejo que ha trabajado en lo que va de su carrera: “Es un reto, es el edificio más complejo que hemos realizado hasta ahorita. Técnicamente tiene bastante complejidad, está en el pleno centro y es una situación histórica, para empezar, desde la planeación fue bastante complejo en el INAH, duramos con unos 5 meses en la gestión e hicimos como 20 proyectos”, reconoció el Director de JDR Arquitectos.

Al ser una finca localizada en la denominada zona de protección y lo que ello implica, el Director de Desarrollo Urbano, Pedro César Mejía, explicó en entrevista que una finca sí se puede intervenir pero no en un 100 por ciento, aunque esté en zona de protección: “Cuando dice zona de protección, no quiere decir que 100% se va a proteger, si no que sí se puede intervenir y lo viejo nunca va estar peleado con lo nuevo y la gente no entiende eso a veces, que si hay una finca histórica a un lado no puede haber algo nuevo y claro que lo puede haber”, dijo.

La casona está registrada ante la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH

Ante la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH, Autlán tiene registradas 158 fincas, entre ellas, la marcada con el número 87. La mayoría del siglo XIX, localizadas en la zona centro de la ciudad.

La casona en Antonio Borbón 87, fue construida por don Abel Uribe en el siglo XIX, quien fue pionero en investigación científica de la región.

De acuerdo con información obtenida por el Cronista Honorario de Autlán, Guillermo Tovar Vázquez, entre algunas de las actividades realizadas por el científico Abel Uribe, están la instalación del primer teléfono urbano en el año 1911, de su botica a una granja que tenía por la calle de Manuel Doblado. En ella estableció un horno para hacer ladrillos ingleses, con los cuales edificó solidísimas casas, varias que aún perduran y cuyas paredes soportaron, sin cuartearse siquiera, el gran terremoto de 1932.

Con los años, la casa que edificó don Abel Uribe se deterioró, no hubo interés por los últimos propietarios de preservarla, ni tampoco del gobierno municipal de Autlán por conservarla aunque haya sido de uno de los personajes ilustres de la región, por lo que se vendió a los directivos de la caja popular Agustín de Iturbide y es donde actualmente se construye lo que será la sucursal de dicha empresa.

El Director de Desarrollo Urbano del Municipio explicó, que se tienen identificadas las casas donde vivieron personajes ilustres de Autlán, pero que no hay una reglamentación, ni voluntad de las personas por preservar: “Los anteriores dueños querían venderla y eso hicieron, la caja popular la compra y obvio tiene otra intención, ellos no buscan preservar, ellos buscan hacer su proyecto, por algo invierten en el centro, yo creo que ni supieron que anteriormente era de Abel Uribe”, explicó el funcionario.

La nueva construcción provoca daños en finca histórica aledaña

En junio de este año inició la intervención de la finca en la calle Antonio Borbón número 87. La constructora encargada de la edificación de la caja popular es JDR Arquitectos, encabezada por el Arquitecto Job Robles, de El Grullo.

Al lado del inmueble en construcción, se encuentra la casa marcada con el número 93, propiedad de Enrique Cuéllar. Esta finca tiene aproximadamente 200 años de antigüedad, por lo que también se encuentra en la llamada zona de protección y en la lista de inmuebles clasificados por la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH.

Hace unos meses la casa de Enrique fue afectada en 40 metros lineales de barda, debido a los trabajos aledaños. El propietario en entrevista, expresó que los problemas iniciaron desde julio pasado: “Problemas menores hubo muchos, que son normales porque vas a hacer el derrumbe de una finca y esta finca que es aún más antigua, tienes muchos problemas, porque, por ejemplo, los tejados son de madera y teja. Los problemas comenzaron en julio y se fueron agudizando con grietas y desprendimientos muy grandes en mi propiedad, inmediatamente nos dimos cuenta”, dijo.

Ante ello, la Coordinación Municipal de Protección Civil y Bomberos Autlán, emitió una orden de desalojo preventivo para quienes viven en Antonio Borbón 93, es decir, Enrique y sus padres tenían que salir de su casa: “Se gira orden de desalojo preventivo del bien inmueble ubicado en Antonio Borbón número 93 y una vez que se realice el mantenimiento adecuado que requiere la vivienda  para seguir siendo habitada, sin los riesgos que presenta actualmente”, señala parte del documento emitido el 07 de agosto pasado.

Ese mismo día, la Coordinación Municipal de Protección Civil también emitió un dictamen de la casa habitación ubicada en el domicilio señalado, para hacer del conocimiento al Jefe de Desarrollo Urbano del municipio, de las condiciones físicas del lugar y las recomendaciones generales.

El dictamen destaca que se trata de una casa con una antigüedad mayor a los cien años, localizada dentro del área de protección al patrimonio histórico y destaca el lado sur de la vivienda como gravemente dañada, abarcando el área de estudio, tres recámaras, un baño, un área de lavado, un área de revelado de fotos y el patio trasero. El dictamen hace énfasis en cada una de las áreas con una gran afectación, tales como agrietamientos y desprendimientos que comprende una totalidad aproximada de 40 metros lineales, por lo que declara a la vivienda en condiciones inhabitables.

Ante el daño, Job Robles explicó que pronto se pusieron en contacto con Enrique, para ver la solución a implementar: “Fue la presentación de una fractura estructural y rápidamente establecimos contacto con él, porque al final de cuentas lo que queremos es que salga beneficiada la gente en vez de que salga perjudicada. Parece ser que hubo un asentamiento, es lo que apunta, en función de las grietas que se presentaron hubo un asentamiento, eso es, al hacerle modificaciones a un muro de adobe, haces una excavación y ya, a parte nosotros en la misma excavación del terreno para hacer el sótano encontrábamos muchos huecos”, justificó.

Entre las recomendaciones del dictamen de Protección Civil, se destaca el desalojar el 100 por ciento del inmueble, debido a los graves daños sufridos en la estructura de soporte de la vivienda. Por lo anterior, en ese momento se giró orden de suspensión  de trabajos de la obra en la finca 87 a cargo de JDR Arquitectos, hasta que se tomaran las medidas preventivas y correctivas para la estructura afectada.

Job Robles explicó que tuvieron que parar la obra, pues Protección Civil y Desarrollo Urbano emitieron un dictamen para detener la obra y emitir elementos de contingencia: “No hubo una clausura de obra, lo que sí hicimos fue parar completamente y fue más que nada para tranquilizar la situación, enfriarla y a la vez actuar. Nosotros en esos dos días que paramos ya estábamos apuntalando con Enrique y de nuestro lado, inmediatamente en cuanto nos hicieron las observaciones nos pusimos a trabajar en eso”, detalló en entrevista.

Por su parte Enrique Cuéllar pide que el responsable, en este caso la empresa constructora, se haga cargo de subsanar de la manera correcta los daños provocados a su casa, tomando en cuenta que se trata de una finca antigua. Incluso espera un dictamen del INAH por una visita de inspección realizada por dicha dependencia, en la que se establecerá la manera adecuada de reparación: “Desde el momento que hubo problemas, dijeron que eran conscientes de que están al lado de una casa antigua. Están revisando hundimientos y separación de muros. La gente que ha venido a ver me dicen que hay un daño grave a una propiedad antigua e histórica y si se trata correctamente se puede hacer una reconstrucción, obviamente ellos van a tener que tomar su responsabilidad en esto. Hay daños evidentes y graves que nunca hubiéramos querido tener”, lamentó

Ante este caso, Pedro César Mejía Director de Desarrollo Urbano del municipio, expresó que la constructora encargada de la obra no tuvo los cuidados y por ello afectó parte de la casa de Cuéllar: “Hubo un daño porque no se tuvieron todos los cuidados necesarios, algunas personas dan órdenes y las personas que ejecutan y si no tienen una buena supervisión, no las realizan de esa manera, entonces por eso se daña, obviamente ahí hicieron un sótano y al momento de hacerlo hubo un deslizamiento o reblandecimiento, además de que lo hicieron en época de lluvias y todos esos factores influyen y al final de cuentas hay una afectación”, señaló el Director de Desarrollo Urbano.

Han pasado cuatro meses desde la afectación a la propiedad de la familia Cuéllar, el papá de Enrique de 91 años de edad, sigue durmiendo en el área del comedor porque la zona afectada es inhabitable. Aún no ha habido reparación.

Pedro César Mejía dijo que cuando la obra de la caja popular se encuentre al mismo nivel de altura y soporte que la casa de Enrique, tanto el INAH como el municipio estarán en la facultad de clausurar la obra, hasta que la empresa constructora repare la totalidad de los daños a la propiedad.

 

*Este reportaje forma parte de la edición impresa de Letra Fría de diciembre de 2017 *

 

Periodista. Egresada de la Universidad de Guadalajara. Ganadora del Premio Especial James Rowe al Periodismo de Investigación que otorga el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA). Coordinadora de la UIE de Letra Fría.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*