La Taberna del Turco | El alcalde autlense ideal

en Plumas

Por: Carlos Efrén Rangel García.

Autlán de Navarro, Jalisco. 28 de mayo de 2018. (Letra Fría).- Los autlenses tenemos casi listo el menú de alternativas políticas de cara a la renovación del Ayuntamiento. Se apresuran tiempos de saturación de mensajes que en su mayoría, equiparan la deliberación electoral con las aficiones futboleras. Es derecho de cada quién vivirla como le dé la gana, pero como lo que nos jugamos es el desarrollo de este pedazo de mundo que amamos tanto, bien vale la pena agregar algunos criterios que permitan dotar de reflexión a las simpatías o antipatías que los aspirantes nos inspiren.

No hay humanos perfectos, por lo tanto, ningún candidato por exitoso que sea en su área, confiable, honesto y comprometido que diga que es, tendrá soluciones mágicas. La construcción del espacio público requiere que quienes elegimos asumamos la posibilidad del error y la certeza de las deficiencias.

A continuación propongo cinco rasgos que a mi juicio debemos observar con detalle en los candidatos propuestos por los partidos y en quien se postuló de forma independiente. Es una priorización de aspectos que no niega la existencia de otros, pero que quizá ofrezcan un marco que permita calibrar los rasgos ideales del futuro presidente municipal de Autlán.

En primer lugar hay que analizar con detalle los diagnósticos que presenten los aspirantes. Para mejorar cualquier problemática es indispensable que sepamos dónde estamos parados, las razones que nos tienen ahí y el nivel de responsabilidad que cada uno puede asumir. Sin diagnósticos adecuados de todas las áreas de interés municipal, la curva de aprendizaje será tan amplia que cuando la completen quizá ya estén pensando en lanzarse de diputados, así que entre menos tiempo, mejor.

El segundo criterio que propongo observar es que el equipo del candidato anticipe una nómina delgada. Se acumulan montones de créditos para obra pública, que se vuelven indispensables porque con el gasto corriente los alcaldes compran lealtades. Está bien que pongan a gente de su confianza, pero el amontonamiento en las oficinas solo anticipa un fracaso estrepitoso.

La figura política de municipio es rebasada por las necesidades. Diagnósticos, propuestas y discursos que conciban a Autlán como una comunidad articulada con la capital de Jalisco, y sobre todo con los municipios aledaños –principalmente El Grullo- es el camino a que el desarrollo de largo plazo arribe al antiguo reino de Capaya. Habrá que dejar de ser rancheros y evitar defender el coto con altos muros de egolatría.

En cuarto lugar se demanda que en el discurso de los candidatos se defina su postura en cuanto a la defensa de los derechos humanos. La lista de desapariciones crece, y ni si quiera hay la certeza del origen de este mal. La actuación de las instituciones en el marco de la ley y el respeto a la dignidad de todas las personas sin importar su origen, actividades económicas y preferencia sexual es relevante. El cuidado del medio ambiente debe entrar en este rubro.

El quinto rasgo trascendente es el papel que tomará el municipio sobre la educación. No sólo en virtud de los “apoyos” que dan a las escuelas, que por supuesto deben mantenerse y aumentarse. También en cuanto a políticas públicas que favorezcan el desarrollo del arte y la cultura. El buen estado de la infraestructura cultural, deportiva y hasta el fortalecimiento de instituciones y actos que son parte de nuestra tradición como el carnaval o que piden a gritos revitalizarse como Nocheztli.

No sólo los candidatos y sus equipos tendrán chamba en los próximos días. Los electores deberemos discernir en el océano de selfies y mensajes pegajosos, hasta encontrar el ADN del discurso y sobre eso evaluar.

Ojalá que los candidatos sepan que habrá electores que los juzguen más allá de los lugares comunes y ofrezcan elementos de juicio para que la tacha en la boleta esté justificada.

AJEM

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio