[La Troje de la Mar] Polític@s de la noche a la mañana

by Maricela Páez Gutiérrez 4

14/septiembre/2017 Guadalajara, Jalisco. (LF) “Si de la noche a la mañana fui diputada, de la noche a la mañana puedo ser gobernadora” así lo dijo “Toñita”, una aspirante del partido MORENA a la candidatura por la gubernatura en Jalisco quien es actualmente diputada federal plurinominal, su elección fue al azar, y ahí está ocupando un espacio que todos los mexicanos pagamos.

El tema no es “Toñita”, lo que llama la atención es la simpleza con la cual se asume que gobernar es algo que se puede hacer de la noche a la mañana, que en el ejercicio público cualquiera vale y cualquiera puede por el simple hecho de tener “ganas”, convicción lo llaman muchos.

En analogía quizás desafortunada pero cercana, sería considerar  que cualquier persona pude hacer una cirugía a corazón abierto, porque tiene convicción, sin considerar que para tal cometido, se necesita un mínimo de conocimientos, de preparación; un mínimo para poder entrar al quirófano.

La pregunta obligada es ¿se necesita preparación para gobernar? ¿Qué tipo de preparación? Sabemos de antemano que ni los grados, ni los títulos, ni los diplomas son garantía de nada, sabemos que Harvard como carta de presentación de muchos políticos no ha garantizado buenos gobiernos, sin embargo, valdría mucho la pena revisar quiénes son aquellos, aquellas que aspiran al ejercicio público, cómo piensan la política, qué saben del lugar que buscan gobernar, qué trabajo social les acompaña, cuál es su recorrido político y qué cuentas han entregado.

En un contexto laboral de campos profesionales el mensaje que se manda a las nuevas generaciones, -a las que se les pide un largo recorrido de formación para desempeñarse en algún cargo- es que para gobernar no se necesita “nada” de la noche a la mañana uno puede representar a una población por ser simpático, por ser popular, por ser amigo, esposa, esposo, cercano “a”.   Sin mayores méritos están,  y entonces los curules, los cargos de representación popular que cuestan a todos los mexicanos y mexicanas los ocupan personas como Carmelita Salinas ( por citar un ejemplo)  que no se sabe a ciencia cierta cómo llegaron y cuáles fueron los criterios para su selección.

Gobernar de la noche a la mañana trae consigo nos guste o no, una improvisación peligrosa porque muchas veces no se conocen ni siquiera las leyes, ignorancia que sin duda se suple con asesores, entonces hay que pagarle al que sabe; uno está para la foto y el otro haciendo su trabajo.

Las preguntas que se asoman son muchas, quizás valdría la pena respondernos ¿qué tipo de gobernantes deseamos para nuestro país? ¿Cuáles son los rasgos mínimos de alguien que busca representar a un pueblo, un estado, una nación? ¿Deben considerarse? Queda claro que el marco jurídico de este país faculta a cualquier ciudadano, mexicano mayor de edad a votar y ser votado, y ahí están, todos y todas representando a un país con pagos extraordinarios que le cuestan a todos los mexican@s muchas veces de manera infructuosa.

¿La política debe profesionalizarse? Ya Max Weber el sociólogo alemán lo pensó en su obra “la política como profesión” donde considera que gobernar y pensar por el bien público debe ser un trabajo de tiempo completo, de entrega, de estudio y de análisis profundo, no de oportunismo, no de ocurrencias de la noche a la mañana porque no es lo mismo vivir para la política que vivir de la política.

Comments are closed.