[La Troje de la Mar] Violencia contra la mujer

by Maricela Páez Gutiérrez 314

marciela_paez200x200Por: Maricela Páez Gutiérrez

09/marzo/2017 Guadalajara, Jalisco. (LF) En México todos los días 7 mujeres son asesinadas en manos de hombres, ya sean esposos, novios, amantes o sujetos que encuentran en sus fuerzas el poder para aniquilar a la mujer.

Lo que antecede a los crímenes es una violencia física, emocional y simbólica estructurada en una sociedad  androcéntrica y patriarcal que sigue considerando que la mujer debe estar supeditada al hombre en razón de sus necesidades, deseos, intereses, gustos y aspiraciones. La mujer que rompe los estereotipos de afirmación cultural machista resulta peligrosa, desafiante, convoca a su exterminio ya sea físico, moral o emocional, hay que desaparecerlas a como dé lugar, hay que borrarlas del mapa para que no sean “mal” ejemplo para las demás, que no convoque a la libertad de vivir, de ser, de pensar de actuar, que no convoque a la voluntad de afirmación de la mujer en razón de sus propios deseos, que resultan egoístas porque nacen de una mujer, no así, cuando nacen de los hombres.

Según el  INEGI ( instituto nacional de geografía y estadística) la violencia contra la mujer es un patrón cultural legitimado por un amplio sector de la sociedad, es parte del poder ejercido de aquellos que pueden condicionar y jugar con la vulnerabilidad de la mujer que trabaja por sueldos precarios, que no tiene posibilidades para aumentar  las cuotas profesionales porque se encuentra cuidando marido, hijos, padres; que no es candidata para acceder a créditos empresariales porque no tiene un porte de garantías que la hagan “valer” que sigue trabajando a tiempo y destiempo por sostener a sus hijos ante la ausencia del padre que se le olvida, no puede, o no quiere pagar pensión;  y es que la mujer no se queda en un contexto de violencia “porque quiere” sino, porque no puede salir de un círculo de miedo e impotencia que la sujeta a la dependencia económica, moral y muchas veces de estatus social de su agresor.

La violencia contra la mujer que registra un índice más alto es según el INEGI  la violencia emocional con un 43%, ésta,    mata a la mujer en vida, porque   le niega  la posibilidad de creer en ella misma al señalarla como fea, tonta, impedida, ridícula  o cuando se le condiciona o niega la pensión alimenticia para sus hijos, cuando es tanto el cansancio físico por  el trabajo extenuante  que realiza que ella misma puede violentar a sus hijos, producto de la violencia estructurada  ejercida contra ella. La violencia emocional es dolorosa pero muchas veces imperceptible, los golpes pueden ser físicos, pero también  de abandono e indiferencia ante sus necesidades y circunstancias de vida y estos no se notan, más que el cuerpo, dañan el alma, el espíritu, la conciencia y la voluntad de vivir.

La violencia sexual ocupa el segundo lugar con un 35.4%  y es ejercida particularmente por agresores distintos a la pareja o esposo; chiflidos, propuestas, acoso callejero, intimidación, condicionamiento de puestos por favores sexuales, amedrentar con la pérdida del empleo si no ceden a los intereses sexuales de la autoridad o el jefe; burlas, adjetivaciones como puta, fácil, buscona por la forma de vestir aparecen como parte de la violencia sexual, y es que el  hombre como centro del mundo culturalmente considera que la mujer le pertenece, que se viste para él, que camina para él, que lo provoca porque es hombre y la otra es mujer; es como si el mundo girara a su alrededor y la mujer fuera objeto  y no sujeto.

La violencia económica  también se ejerce; control y abuso económico por la pareja, despojo material por otros agresores sean hermanos o hijos; así mismo, la violencia laboral que condiciona el acceso de la mujer  por su condición de embarazo, madre soltera, o divorciada al considerar que son “perfiles problemáticos” para las empresas e instituciones, también se considera una forma más de violentar a la mujer, de vulnerarla al negarle la posibilidad de desarrollarse y acceder al empleo justo y bien remunerado.

Las luchas por dignificar la vida de las mujeres en sus distintas circunstancias de vida continuaran, no es moda, no es antojo, no son privilegios, queremos vivir en mundos más sanos, más cordiales, con mayor libertad e independencia en las relaciones familiares, amorosas, donde ser mujer no signifique para el otro el sentido de pertenencia, el premio, el trofeo, el objeto  que por su condición no piensa, que no desea; Ya no queremos más feminicidios, no queremos hombres con miedo matando a la mujer sin miedo como decía Eduardo Galeno;  queremos un mundo en armonía con los géneros, con justicia laboral, familiar, con políticas públicas que reconozcan el papel de la mujer en la vida social y económica del país; queremos un país para todas y todos libres de violencia, de crímenes, y de mujeres desaparecidas, golpeadas o asesinadas por motivos culturales, que vulneran a la mujer por el simple hecho de ser mujer.

 

Comments (314)

  1. Hey, I just hopped over to your site via StumbleUpon. Not somthing I would normally read, but I liked your thoughts none the less. Thanks for making something worth reading.
    Dsquared2 sale http://www.dsquared2outlet.top

  2. Commercially available since the late 1920s, the television set has become ubiquitous in homes,
    G-Star Sale Online http://www.g-star.top

  3. One of my favourite sites now, bookmarked for future use
    woolrich On sale http://www.woolrichoutletsale.com

  4. biederhof Chrissy caboodle frightfully ultrasonic nursling trails thermodynamics spongy
    Ganada Goose Giacca http://www.canadagoose-online.top

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>