[Lo que miro desde El Surco] Rancherito con futuro

by Letra Fría 670

rodolfo200x200Por: Rodolfo Figueroa

09/diciembre/2016 La Ciénega, Jalisco. (LF) Nací rancherito en la década de los 80´s, aquí en la Comunidad de La Ciénega qué, desde entonces sigue teniendo la misma población, algo así como 900 habitantes. Ayudaba a mi papá con las labores de la parcela y, sobre todo, con las de la porqueriza. Mucho tiempo olía a cerdo, quizá por eso tuve novia hasta ya bien grandulón. Yo les daba de comer y les quitaba la mierda del chiquero, que después convertíamos en composta para la Milpa. Me tomaba desde entonces, mi pajarete al levantarme, sólo que en aquel tiempo me lo preparaba sin alcohol.

Recuerdo nítidamente como era de juguetón y burlesco. En el kínder antes de hacer caso a la “educadora” me burlada de sus chichonas. Sí, crecí machito y misógino. Y todo parecía tan normal. Cuando llegaba a casa, mi madre me pedía ayuda con la casa; lavar trastes, barrer y guardar mi ropa. Lo cual hacia sin chistar, porque casi siempre prefería quedarme ayudando en las labores del hogar que ir a la parcela a trabajar.

En primaria comenzaba a salir en los cuadros de honor y en la escolta. Saludaba a la bandera como si fuera Dios hecho trapo. En casa también saludaba a la televisión como si fuera religión, todos los días por la mañana, mediodía, tarde y noche. Y comencé a globalizarme placenteramente. En la adolescencia estuvo peor, adopté la cultura Pop, mis parientes que viven en Estados Unidos me surtían de ropa y tenis de tal estilo. Una fuerza de aspiradora invisible me absorbió, la cultura gringa me atrapó y hasta hice un intento fallido por sacar la visa. Cosa que ahora agradezco.

Más grandecito fui a la preparatoria a puro cotorrear y echar crema. Yo era del grupo de los fresas. Y nos sentíamos superiores a los compañeros  nacos. Nada relevante. En ese vértigo caí a la Universidad, en esos años conceptos productivistas, positivistas abrazaron mi mente. Mi razonamiento giró entorno a la competitividad, la calidad, la efectividad, la profesionalización, la modernización y entonces mi corazón se divorció de la razón.

Tal sistema me desconectó de lo rural, lo común, de la humanidad inherente. Y peor, hice tesis y luego la hice de asistente de investigación extrayendo saberes de mi propio pueblo para publicarlos en revistas arbitradas nombrándolo como aporte científico. Estaba yo bien lejos de aquel niño juguetón que limpiaba la mierda de los chiqueros y hacia composta para ir a aplicarla a la Milpa.

Dos décadas de mi vida viviendo en mitos, mitos creados en el imperio que los impone como verdades, como sendero a transitar para arribar a la civilidad, la urbanidad. Pero, como menciona Gustavo Duch;  “si los mitos nos han llevado hasta donde estamos, puede que sea el momento de plantear los anti-mitos  ¿Es posible aparcar la efectividad para que circule la afectividad? ¿Cerramos los espacios de competitividad y abrimos puertas de cooperación? Y la pregunta clave, la ruralidad y su cultura -considerada un atraso- ¿guarda en sus esencias verdaderos adelantos?”

Hoy en día,  sumergido yo en un proceso personal de desprofesionalización, desaprendizaje y huarachizamiento del saber puedo observar claramente escenarios diferentes y ejemplos contundentes de campesinas, indígenas, pescadores, recolectores, experiencias locales que destellan elementos claves, sencillos y trascendentes que pueden ser y son inspiradores para construir modelos de sociedad más allá del capitalismo, más allá de la economía de mercado, más allá del neoliberalismo.

En los pueblos está el futuro. No por nada las corporaciones, las trasnacionales aceleran el acaparamiento de territorios, el despojo de tierras y la división de comunidades. Con pretexto de modernizar rompen los tejidos comunitarios, introducen nuevos trabajos que obedecen a la economía financiera global y no a la economía productiva local.

En el pueblo la vida es un cotidiano estar siendo pleno y en complementación con el entorno. Unidas a la naturaleza se reproducen las actividades familiares en los pueblos y circulares y cíclicas como la propia naturaleza son sus producciones. Las relaciones de intercambio son recíprocas. El conocimiento no se especializa en nada sino que es entretejido y combinado, es decir todos y todas saben de mucho. Hay confianza, comunalidad, lazos sociales fuertes. Existe un profundo conocimiento de las especies de árboles y plantas, los frutos silvestres, las plantas medicinales, la madera útil pal fogón o pal vigón. El trabajo es movimiento, es dinámico y cambiante de acuerdo a las estaciones de año. Tal como en los laboratorios científicos, se practica la observación, experimentación y el intercambio de ideas. Todo es cooperación social y gestión comunal. Tiempos de descanso se dan en el arroyo o bajo la quietud de la sombra del árbol o sobre el viento en la montaña cercana. La diversificación de los traspatios y la parcela asegura gran porcentaje de soberanía alimentaria y además resultan ser sistemas resilientes bien sustentados en las bases ecológicas que nos enseña el profe en la universidad aunque el no lo practica. Se tiene un control de la economía local, en circuitos cortos de comercialización, trueque e intercambio. Los saberes se transmiten de generación en generación leyendo  el territorio, haciendo fiesta constantemente, fortaleciendo la familia y la comunicación entorno al fogón. Es la libertad la constante en su andar junto con la autonomía lo que les da pura vida.  Y, además, etcéteras. . .

Por eso, vuelvo a citar a Duch; “Lo urbano, lo productivo y la globalización han llegado al final de su carrera, dopados como esos ciclistas que también fueron mitos a los que rendimos culto. Por eso, aunque no todas las comunidades campesinas, ni toda la historia y experiencia de su economía es perfecta y admirable, tomarlas como referencia de una nueva economía social y solidaria cobra un sentido indiscutible. El gusto por el  buen sabor de recetas comestibles que han pervivido durante muchos miles de años, y sin duda, están pensadas para seguir perdurando”.

Y por eso entonces pues el niño rancherito que era, que fui es el que seguiré siendo.

 

Comments (670)

  1. Very rapidly this website will be famous amid all blog visitors, due to it’s pleasant articles
    sverige fotbollströja http://www.tailorandkelle.com/Sverige-fotbollstroja-p-982143.cfm

  2. Wow because this is extremely helpful work! Congrats and keep it up.
    messi drakt barn http://www.ladartleague.com/argentina-barn.no

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>