Realidad Alterna | La caravana migrante, un llamado

in Lourdes Cano Vázquez/PlumasLF

Guadalajara, Jalisco (LF).- Antecedente: en 2010 fueron descubiertos 72 cuerpos en una bodega abandonada del municipio de San Fernando Tamaulipas, todos ellos eran migrantes centroamericanos que buscaban llegar a la frontera con Estados Unidos; Hondureños, Salvadoreños, Guatemaltecos en su mayoría, fueron secuestrados y después masacrados por los zetas; en 2011 fueron encontradas más de veinte fosas clandestinas en el mismo San Fernando con cientos de cuerpos que igualmente eran en su mayoría migrantes.

Tienen miedo. Pero les puede más el hambre y la desesperación que abunda en sus países de origen que el temor de no llegar a Estados Unidos ni de volver a su país. Guardan la esperanza de ser la excepción que logre llegar, encontrar empleo y mandar después por su familia. México es para ellos un limbo, la prueba de fuego para alcanzar el sueño. La solución que han encontrado es viajar juntos.

Es cierto que las instituciones y las autoridades no pueden dejar de actuar como tales, no podemos esperar que digan que una caravana con más de 3 mil migrantes ilegales pasará sin restricciones porque es su sueño pasar juntos, existen las leyes y esas autoridades deben ser las primeras en acatarlas; pero ese es lado estricto, la Ley, el marco jurídico; está por otra parte, el lado humanitario, la ética y la solidaridad, no se puede ser ciego, ni sordo ante la desesperación de la gente.

México no está bien, es verdad que hay mucha pobreza, desigualdad y violencia, pero aún así, en Centroamérica padecen mucho más estos problemas. Nadie quiere dejar su tierra, son las circunstancias que les obligan; así como muchos mexicanos se ven en la necesidad de cruzar la frontera, con mayor razón lo hacen nuestros vecinos del sur, y decidieron atravesar unidos el infierno que representa México para protegerse de las extorsiones, violaciones, secuestros o muerte que les espera en nuestro territorio.

Es una crisis migratoria y humanitaria, pero no es la única en el mundo. Los países del primer mundo no deben permanecer como observadores indignados e hipócritas cuando tienen también un grado de responsabilidad dentro de la crisis; hoy nos encontramos ante una realidad que rebasa el concepto de las naciones y sus fronteras, no somos de aquí ni de allá, somos la raza humana; sin clases ni categorías.

No hay solución sencilla para tal problema, hay un dilema entre la legalidad y la humanidad, pero cuando ese problema supera nuestras leyes, instituciones y nuestras fuerzas queda entonces el reto de encontrar el camino, si existe la voluntad, habrá algo que se pueda hacer.

La caravana migrante es un llamado a la solidaridad, un capítulo de la historia que está empezando a escribirse y donde bien podemos aparecer como ese pueblo unido que sacó a su gente de entre los escombros o como esos que terminaron convirtiéndose en lo que odiaban porque los había insultado: Donald Trump.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Lourdes Cano Vázquez

inicio letra fria