Realidad Alterna | Las batallas del feminismo moderno

in Lourdes Cano Vázquez

Por: Lourdes Cano Vázquez

Guadalajara, Jalisco. 08 de agosto 2018. (Letra Fría) La película Enamorada dirigida en 1946 por Emilio el Indio Fernández, capta perfectamente, en una escena bellamente fotografiada, lo que es el machismo: María Félix la gran diva del cine mexicano, camina al lado del caballo que monta un orgulloso Pedro Armendáriz rumbo a una batalla situada en la época de la revolución. Ella, una mujer de familia acomodada,  no pudo soportar una vida sin él y decide dejarlo todo para  acompañarlo y convertirse en su soldadera.

 

Enamorada 1946 real: Emilio Fernandez Pedro Armendariz Maria FŽlix
Collection Christophel

Eran otros tiempos dirán muchos, pero la realidad es que el feminismo libra sus batallas cien años después; sin embargo, es importante analizar cuáles son las batallas que vale la pena librar y en qué nos beneficia a cada una dentro de cada una de nuestras trincheras.

Aunque el México de las películas del Indio Fernández ha quedado muy lejos, aun hoy hay quienes creen que una mujer puede dejarlo todo por un hombre y quienes consideran que las actividades domésticas siguen siendo tarea de las mujeres y lo que corresponde es “ayudarlas”.

El machismo moderno va mucho más lejos cuando países considerados de primer mundo como Japón no permiten el avance de las mujeres en el ámbito profesional; se ha descubierto que una escuela de medicina de Tokio ha manipulado las calificaciones para admitir a menos mujeres que hombres y por ende incrementar en número de médicos hombres, relegando a las mujeres a un 30 por ciento de la plantilla estudiantil, esto, después de que el número de mujeres estudiantes se disparara en 2010.

Ese es el machismo, que cambia para adaptarse a los tiempos modernos y encuentra maneras de cooptar los derechos de las mujeres y la igualdad; son las prácticas contra las que hay que luchar, las que deben desaparecer.

La lucha por la equidad no debe quedarse en lo superfluo por cuestiones como el llamado lenguaje incluyente, que dicho sea de paso destroza nuestro idioma y su gramática, sino que debe enfocar sus energías a descubrir el por qué y quienes permiten la discriminación de las mujeres.

Antes se peleó porque dejáramos de ser un instrumento para los hombres pero hoy se debe luchar para que dejen de vernos como un ser inferior que amenaza su zona de confort. Ya las mujeres montan su propio caballo y siguen su propio camino. Hombres, las mujeres han dejado de seguirlos y dejarlo todo por ustedes, es tiempo de reconocerlo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Lourdes Cano Vázquez

inicio letra fria