[Realidad Alterna] El machismo y su amenaza real

by Lourdes Cano Vázquez 0

Por: Lourdes Cano Vázquez

24/octubre/2017 Guadalajara, Jalisco. (LF) Jazmín era la subgerente de una tienda de telas en Tlaxcala, tenía 19 años y fue asesinada por dos empleados subordinados a ella. No soportaron que les diera órdenes; el fondo del asunto no es otro más que el machismo que no les permitió tolerar que una mujer menor que ellos fuera su superior jerárquico en el trabajo, y entonces su solución fue esa, matarla.

En México la tipificación de un delito como el feminicidio tiende a dividir opiniones respecto de su viable proceso en materia penal, es muy complicado demostrar que el homicidio se dio por el solo hecho de que la víctima era una mujer, por un odio desmedido o irracional al género y que por ende el responsable represente una amenaza para un grupo considerado vulnerable, sin embargo, la violencia contra las mujeres en el país no disminuye.

El caso de Jazmín encaja perfectamente en el supuesto legal del feminicidio, la asesinaron por ser mujer, porque los responsables no toleraron sus condiciones sociales en el lugar de trabajo. Sin embargo, como el caso de Jazmín existen muchos otros en los que no hay reflectores de los medios y por lo tanto no hay justicia, o esta es insuficiente, ya sea por la impunidad, por corrupción en un sistema penal que se ve rebasado por la realidad actual del país.

Existen casos ya emblemáticos de la violencia contra las mujeres, pero lo preocupante es que cada vez son más comunes debido al grado de violencia con el que se dan; cuando en 2010 fue asesinada Marisela Escobedo mientras protestaba por el homicidio de su hija, hubiera sido lógico pensar que el tema había tocado fondo, que era un parteaguas y la autoridad finalmente actuaría al respecto, pero siete años después la violencia de género se recrudece lejos de desaparecer.

Dolerse de la violencia no es suficiente, de nada sirve el pésame del presidente cuando tú hija fue asesinada mientras volvía de la escuela, cuando se subió a un taxi y no volvió. Lo que vivimos como mujeres ante este escenario, es el del miedo, no hay manera, como mujeres, de tener la certeza de que el Estado nos protege. Caminar de noche sola o pedir un servicio de transporte son motivos para temer que algo pase y pensar que si llega a pasar, nadie haga nada al respecto.

Ahí está la amenaza más fuerte del machismo, en la forma que se manifiesta y lo poco que se castiga, lejos de erradicarse, se transforma en nuevas formas y lastima cada vez más profundo en la sociedad; mientras, como mujeres vivimos con temor a lo que pueda pasar, y frustración ante lo poco que se hace por cambiar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>