[Realidad Alterna] Menos calidad, más consumo

by Lourdes Cano Vázquez 0 views631

Lulu1Por: Lourdes Cano Vázquez

08/febrero/2017 Guadalajara, Jalisco. (LF) Con el lema de hacer a América grande de nuevo,  Trump pretende hacer volver  la producción de las marcas estadounidenses a su país; la medida es algo que puede estudiarse a fondo, pero es fácil deducir que no será lo más conveniente a empresas que pagan materiales, mano de obra y ensambles mucho más baratos en muchas partes del mundo que en Estados Unidos.

Podemos tomar por ejemplo cualquier prenda de nuestro clóset y ver las etiquetas; la marca quizás sea mexicana, española o de Estados Unidos, pero puede estar hecha en Taiwan, Vietnam o China. La globalización y la apertura de los mercados han provocado la descentralización total de las manufactureras, lo que hace muy difícil la concentración de la producción pues las marcas dejaran de ser competitivas y sus productos serán más costosos.

Sin embargo hay algo relacionado a este tema que también llama mi atención fuera de los movimientos comerciales y su producción; la calidad de los productos ha pasado a un segundo término para alimentar al mercado con un consumo más frecuente de las cosas; nos han implantado la idea de que es bueno cambiar de auto, de teléfono o de ropa a cada temporada, cada año o en cuanto termines de pagar cada uno de ellos.

Marcas como Zara o Aeropostale, dirigidas a un sector social con un mediano poder adquisitivo y principalmente jóvenes, tienen una calidad deficiente por decir lo menos, son prendas que en  poco tiempo estarán rotas o flojas, y en ese caso lo que todo consumidor normal hace, es tirar a la basura la prenda “vieja” e ir a comprar una nueva; gastamos más porque tenemos que comprar más.

Lo mismo sucede con los asiduos y fieles compradores de la marca Apple, que al momento de lanzar un nuevo gadget, éste se vuelve obsoleto en pocos meses, lanzan una nueva versión “mejorada” del mismo producto, los accesorios dejan de ser compatibles con sus versiones anteriores y en muchas ocasiones son prácticamente desechables.

A eso hay que sumarle el hecho de que socialmente es bien aceptado, consumir, estrenar y cambiar de guardarropa o de carro cada cierto tiempo, aunque muchos de los que lo hacen no puedan sostener ese modo de vida. Si en dado caso Trump hace grande a América de nuevo como tanto sostiene, será a base de marcas que se han expandido por todo el mundo y al no depender de su calidad, dependen de su nombre y sus costos por lo que, de encarecerse perderían su único punto a favor.

Comments (631)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>