/

De un pleito contra el abuelo de Juan Rulfo

Guillermo Tovar Vázquez, cronista municipal de Autlán, escribe en su espacio Historias de Plaza Pública, de un pleito contra el abuelo de Jun Rulfo, uno de los nombres más conocidos en las letras mexicanas.

Por: Guillermo Tovar Vázquez | Historias de Plaza Pública

Autlán de Navarro, Jalisco. 18 de julio de 2022. (Letra Fría) El licenciado Severiano Pérez Jiménez fue el abuelo paterno del escritor Juan Rulfo. Había nacido en San Juan de los Lagos pero, según Alberto Vital, vivió en Sayula desde finales de su infancia.

Anuncios

Era abogado y se casó con María Rulfo Navarro el 8 de octubre de 1883, en Sayula. De esta señora viene el apellido que el escritor unió a su primer nombre de pila para conformar uno de los nombres más conocidos en las letras mexicanas.

Don Severiano desempeñaba cargos judiciales en Sayula, ciudad donde fue un personaje notable durante el porfiriato: en el libro La provincia de Ávalos, don Federico Munguía Cárdenas cuenta que el 10 de junio de 1901 a la 1 de la tarde hizo su entrada a Sayula el primer ferrocarril, siendo mayoría entre los pasajeros los sayulenses radicados en Guadalajara.

Sigue diciendo el cronista que los pasajeros fueron conducidos “a la casa del licenciado Severiano Pérez Jiménez, donde fue servido un banquete, brindándose hasta las 5 de la tarde”. Don Severiano tenía también negocios en el llano: era de su propiedad la hacienda de San Pedro, en las cercanías de Tolimán y San Gabriel.

En las haciendas y ranchos de la época los límites territoriales eran imprecisos. No siempre estaban delimitados con alguna cerca o lienzo, sino que se aceptaban como mojoneras algunos accidentes geográficos o algún otro elemento del paisaje que pudiera servir como referencia, situación que ocasionaba que se registraran invasiones de terrenos, aunque no siempre deliberados.

En la edición del periódico El Informador del 6 de junio de 1923 se lee que en “la Hacienda tenían serias dificultades con algunos propietarios de ganado, quienes no respetando límites ni valladares, dejaban que sus animales pastaran en terrenos de la Hacienda de San Pedro”.

El más sonado de estos incidentes fue la invasión a terrenos de la hacienda por ganado de José Guadalupe Nava en los tiempos en que la hacienda era administrada por el padre de Juan Rulfo, Juan Nepomuceno Pérez Rulfo.

Ante las constantes invasiones, el administrador de la hacienda había dispuesto que los animales ajenos que fueran sorprendidos en la hacienda fueran encerrados en un corral, de donde saldrían solamente cuando el dueño pagara un peso de multa. Dos reses de Nava fueron objeto de esta medida, lo que disgustó a su propietario y, junto con una borrachera, propició el asesinato por éste de don Cheno, el 2 de junio de 1923.

Aunque no tan trascendente como el anterior, en enero de 1921 ocurrió otro problema relacionado con ganado ajeno en esta hacienda, que involucró también a dos personajes autlenses.

En el Archivo Histórico Municipal de Autlán se conserva un oficio, fechado el 7 de enero de 1921, que envía el presidente municipal, Higinio García Meza, al juzgado de esta ciudad en el que relaciona una serie de acontecimientos que enseguida resumo: el 3 de enero de ese año acudieron al presidente de Autlán los señores Florencio Topete Valencia y Ramón Yáñez, quejándose de que el licenciado Severiano Pérez Jiménez “había dispuesto indebidamente” de siete bueyes que ellos tenían en su hacienda de San Pedro. Pedían, entonces, que se librara exhorto a las autoridades de Sayula y de Guadalajara para que los dichos semovientes fueran detenidos.

Las autoridades sayulenses realizaron la detención el día 5, avisando a las autoridades de Autlán, por lo que éstas solicitaban en el oficio al juzgado que realizara la legalización de este acto, para que los propietarios de los bueyes pudieran recogerlos. No sabemos en qué consistió la disposición indebida que don Severiano hizo de los siete bueyes (¿los vendió, los arrendó a alguien?) ni el fin que tuvo el asunto, porque lamentablemente no se conserva en el Archivo el expediente completo.

Sin embargo, esta historia nos da alguna luz sobre la clase de conflictos que los propietarios de tierras de la región tenían en esos días de hace un siglo (el de José Guadalupe Nava no fue el único, por lo que vemos, de esa naturaleza que tuvieron los Pérez Rulfo) y nos ofrece un dato curioso que enfrenta a los antepasados de Juan Rulfo y a un importante personaje autlense.

Florencio Topete, por cierto, había sido presidente municipal de Autlán en los años anteriores. Tiempo después tendría una modesta carrera política: fue secretario general del territorio federal de Baja California, presidente municipal de Guadalajara y candidato a gobernador de Jalisco. Una calle en la colonia Bancaria de Autlán y un club cinegético llevan su nombre.

Fuentes:

Algo sobre la muerte de Juan Nepomuceno Pérez Rulfo. Raúl Valencia Ruiz, publicado en raulvalencia.wordpress.com el 10 de octubre de 2021 (https://raulvalencia.wordpress.com/2021/10/10/algo-sobre-la-muerte-de-juan-nepomuceno-perez-rulfo/)

Archivo Histórico Municipal de Autlán. Caja 323, secc. 1, exp. 1.

La provincia de Ávalos. Federico Munguía Cárdenas. Guadalajara, Secretaría de Cultura de Jalisco, 2012.

Noticias sobre Juan Rulfo. Alberto Vital. México, Editorial RM, 2004.

CAC

Cronista honorario de Autlán por la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Jalisco desde 2015 y cronista municipal desde 2018. En abril de 2017 ingresó a la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco con el trabajo La construcción de la carretera Autlán-Purificación en 1930.
Correo: culturautlan@gmail.com

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad