Monumento a Cristo Rey en la cima del Cerro Viejo de San Gabriel

José de Jesús Guzmán Mora, Cronista de San Gabriel, Jalisco, en su Columna DESDE EL LLANO RULFIANO, nos invita a conocer y visitar el monumento a Cristo Rey de San Gabriel, un atractivo turístico digno de admiración.

Por: José de Jesús Guzmán Mora, Cronista de San Gabriel, Jalisco.

Autlán de Navarro, Jalisco, 29 de enero de 2023. (Letra Fría). ENTREVISTA de José de Jesús Guzmán Mora (en adelante JJGM), Cronista Municipal, de San Gabriel, Jalisco realizada la mañana del sábado 23 de mayo de 1998 al señor Valente Rodríguez Fuentes (en adelante VRF) en el local del antiguo Mercado Municipal (al frente de un buen jarro de café) en donde se desarrolló la siguiente charla, de la que se desprenden notas relevantes que contribuyen a la microhistoria de San Gabriel, Jalisco.

Anuncios

APYSA

JJGM. Don Valente, buenos días; ¿usted a qué se dedica actualmente y qué oficios ha desempeñado en su vida?

VRF. Bueno, mi primer oficio que yo desempeñé fue la albañilería, y duré trabajando unos cuarenta años más o menos, en ese tiempo que duré trabajando, fue cuando fuimos a hacer ese monumento de allá arriba en el Cerro Viejo, y más trabajos, pero digo, lo que empecé a trabajar fue eso.

Anuncios

Gallery

JJGM. ¿También fue músico, verdad?

VRF. Sí, fui músico también, tocaba la trompeta que ha sido mi fuerte; pues esos fueron los dos oficios que ejercía yo. Toqué en la banda de música y en algún mariachi local.

JJGM. Su padre, ¿fue músico o albañil?

VRF. Mi papá era albañil, y trabajaba en la fábrica de vino, también era tabernero. Mis hermanos eran albañiles, tenía un medio hermano que se llamaba Miguel, ese sí era albañil, los demás no, se dedicaban a otras cosas, a la agricultura.

JJGM. ¿Cómo se llamaban sus padres?

VRF. Mi papá se llamaba Adolfo Rodríguez Ramos, y mi madre era doña Celestina Fuentes Figueroa, fue su primera esposa, se casaron en agosto de 1922; yo nací en 1923.
La segunda esposa de mi padre fue doña María Campos Rodríguez, con la que tuvo varios hijos. Mi papá nació en 1901 y murió aquí en San Gabriel en 1974.

JJGM. Me dice usted que en sus tiempos de albañil, colaboró con los trabajos de construcción del monumento a Cristo Rey; platíqueme… ¿Cómo sucedió eso? ¿Quién lo mandó a hacer? ¿Cuánto tiempo se llevó? ¿Qué medidas tiene? Es decir, todo lo que usted se acuerde relacionado con ese monumento.

VRF. Mira, nosotros, es decir, mi papá y yo trabajábamos aquí en el pueblo de San Gabriel, con un señor Cura que se llamaba Florencio Toscano López, y de aquí nos mandó al Cerro Viejo, ya había mandado a alguien que se entendía con la gente para abrir una brecha y llegar hasta arriba, hasta la punta del cerro; ya cuando estaba la gente lista y habían abierto la brecha, empezaron a sacar piedra para iniciar el trabajo, entonces el señor Cura nos mandó a mí padre y a mí a tomar medidas para empezar el trabajo.

JJGM. ¿Cómo se llamaba la persona que se encargó de abrir la brecha?
VRF. Se llamaba don Jesús Blanco, nomás de él me acuerdo, de los demás no mucho, pues había mucha gente; bueno, pero para eso, primeramente se hizo una reunión allá en el Cerro Viejo, no recuerdo cuántos días antes de que empezara el trabajo, recuerdo que se puso la primera piedra, luego en una botella metieron un documento… y supongo que allí están ambas cosas.

JJGM. ¿Qué decía el documento puesto en el interior de la botella?

VRF. Pues se pusieron los nombres de muchas personas del pueblo, la gente que fue ese día puso su nombre, escribimos el nombre de cada quien; ese monumento allí está y allí va a estar. ¿Qué se hace? No se hace nada.

Bueno, empezamos el trabajo, sacamos medidas y empezamos; nada de ingenieros, nada; mi padre y yo solamente, ¿verdad? Nosotros empezamos la Capillita, porque yo no me acuerdo que haya ido algún ingeniero, solo nosotros de albañiles.

El señor Cura nos dijo de qué medidas quería la construcción, y total, nosotros empezamos el trabajo, de pura piedra, el pedestal, los pilares, lo que compone la Capillita mide seis metros, tres metros de luz adentro, y un metro de muro alrededor, que vienen siendo cinco metros de ancho, o sea, cinco por cinco metros.

El pedestal de la Capillita es un pilar en donde está la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, con una especie de retablo hecho de material, ahora está protegido con una puerta barandal de fierro.

JJGM. Entonces, ¿mide cinco metros de largo por ancho?

VRF. Sí, de ancho, por diez de alto; subimos la piedra a base de fuerza y de mañas, con bimbaletes, porque había unas piedras muy pesadas, no las podía uno, un individuo no podía una piedra, sino que ya con maña, con sogas y cadenas, como pudimos, fuimos subiendo las piedras.

JJGM. ¿Y la cal, el agua y la arena; la herramienta?

VRF. La cal y la arena la llevaban en troca, hasta el “patio” que hicieron, un kilómetro antes de llegar a la construcción; hasta allí llegaba el agua, la cal, la arena, algo de ladrillo y todo lo demás. De allí para arriba se cargaba en burros, hasta llegar a la construcción.

JJGM. Me hablaba usted del pedestal del monumento, que mide 10 metros de altura, después de eso ¿qué hay más arriba?

VRF. Bueno, se terminó el pedestal, y ya de ahí se hizo una bola en figura de Mundo de dos metros de diámetro, y luego de allí se desplantó un pilar grande ladrillo con una alma de fierro enmedio, y encima de la bola o globo terrestre se levantó el pilar que ya dije, para trabajar el Cristo que mide cinco metros de altura.

Es una figura que, según el que la hizo, le figuró ropaje, porque no es el Cristo así, sin ropa, sino que va con su túnica, así es que la construcción quedó gruesa.

JJGM. ¿A quién se llamó para construir esa escultura de Cristo Rey?

VRF. Bueno, mandaron traer a uno de San Pedro Tlaquepaque; se llamaba Miguel Villalpando, él fue quien hizo la escultura y yo. Abajo, pues había más trabajo, ¿verdad? Había que enjarrar por debajo y hacer muchas cositas.

JJGM. Digamos entonces que fueron cuatro personas los que directamente hicieron eso, ayudado por los peones.

VRF. Sí, bueno lo más importante; porque había mucha gente, unos haciendo una cosa y los demás haciendo otra; porque los que trabajamos haciendo eso era un albañil que se llamaba Salvador, mi padre don Adolfo Rodríguez Ramos, luego don Jesús Blanco y yo, entre los cuatro levantamos la construcción; más el escultor Miguel Villalpando. De la gente, serían unos veinticinco mozos los que trabajaron, pero no me acuerdo cómo se llamaban; no me acuerdo tampoco de cuánto costó la obra, sí sabía pero ya no me acuerdo.

JJGM. Dijo que esa obra fue a iniciativa del señor Cura Toscano.

VRF. Sí, el señor Cura Toscano fue el que inició eso, y él costeó todo, pero no supimos en qué forma.

JJGM. ¿Fue usted a la inauguración/bendición? ¿Hubo algún evento para ese momento?

VRF. Sí, el día de la inauguración, se citó al pueblo para hacer la bendición, recuerdo que se día se vino una especie de ventarrón, un aire fuerte; como teníamos la bodeguita para el material allí nos metimos; y la gente, afuera se extendió en todo el espacio que había, así de bajada, con su cafecito, con sus lumbradas, con su comidita; y a la hora del aironazo se descontroló mucho la gente, les llegó el aire así para abajo, y viendo los botes que rodaban, estuvo feo, pero nomás en la noche, después de la inauguración.

JJGM. Recuerda, ¿quién ofició la misa?

VRF. Estuvieron presentes el Padre Severo Ávila Gómez, el Padre Vidal Vital, el señor Cura don Florencio Toscano López, él nomás terminado la misa e inaugurando la obra, se fue, ya no supimos nada más.

JJGM. ¿Por qué cree usted que llegó ese ventarrón? Ese momento en que la gente se asustó, ¿hay alguna leyenda respecto al diablo o algo así?

VRF. No sabemos, no; nunca había habido una cosa así, solo que terminándose la bendición se vino ese aire muy fuerte que nomás la grita de la gente se oía afuera, y parecía… bueno, había una piedra por ahí que le dicen “la silla del diablo”, pero eso no, son cosas que a la gente se le afigura y le ponen nombres, pero no, no, no. No supimos que se apareciera una cosa maligna, a no ser que los de allí del rancho sepan.

A la imagen del Cristo Rey, a los tres o cuatro años le tumbaron la cara… un rayo, no sé quién, o cómo, pero yo creo que fue un rayo; porque la gente decía que con un balazo, pero bueno; yo sí le vi unos rozoncitos, y me mandaron a mí a hacerle la carita devuelta, eso fue a los dos o tres años.

JJGM. ¿Ha ido usted recientemente a visitar el monumento? ¿En qué condiciones está?
VRF. Ya ahorita no, ya tengo mucho tiempo que no voy, no sé ahorita cómo estará, ni nada, de primero se organizaban peregrinaciones, pero ya a los señores curas les dará flojera, no sé; ya no se oye nada, consiste en ellos, porque la gente pues… nomás dice un sacerdote y luego, no mucha gente pero sí va, les falta actividad a ellos, porque diciendo ellos va a haber misa tal día, la gente luego se alborota y van, ¿verdad? Pero si ellos no dicen nada, pues la gente no, yo ya tengo mucho que no voy.

JJGM. ¿Cuánto tiempo calcula que se llevó el trabajo de construcción del monumento?
VRF. No pues, ahora verás, el trabajo se comenzó en octubre de 1949, entonces octubre, noviembre, diciembre y enero de 1950, serían cuatro meses.

JJGM. Tengo noticias de que se inauguró en 1950.

VRF. Sí, yo creo que sí, pues ya como pasó el tiempo, así las cosas exactas ya no me acuerdo bien, pero fue por ese tiempo más o menos. Y todo ese tiempo duró el trabajo, y ya el señor Cura dijo la misa, la bendición y total hasta ahí. Yo no he ido. Los dueños del terreno son unos muchachos de apellido Villalvazo, del lugarcito ese, donde se hizo el monumento.

JJGM. ¿Son los Villalvazo de El Ahuaje?

VRF. Sí de El Ahuaje, parece que es de ellos ahí el campo, digo ellos son los dueños, porque llegaron ahí los dueños y ellos se interesaron mucho, pero ya se murieron, quizás quedaron dos, tres, siempre andaban ellos como platicándole a la gente, para que fueran, pero ellos qué pueden hacer, los sacerdotes son los que deben hacer eso, ¿verdad?

JJGM. Aparte de la colaboración en la obra del monumento, ¿en qué otras obras importantes ha participado?

VRF. Bueno, también quiero decirte que yo trabajé en la construcción de las Bodegas Rurales CONASUPO, en la obra de la Escuela de Niñas “Edmundo Figueroa”, en las bancas y el kiosco de Jiquilpan, en las columnas del kiosco de San Gabriel, recuerdo que cuando era niño ayudé a los albañiles de Sayula a tallar las bancas de granito que había en este pueblo y que costaron $ 50.00 pesos cada una; recuerdo que el piso mosaico de la plaza se hizo en Sayula, de que el piso y las bancas se hicieron y colocaron en el primer período en el que estuvo de Presidente Municipal don Antonio Castañeda.

Yo fui integrante de la Banda de Música “Ireneo Monroy”, en la que toqué la trompeta como unos diez años.

Yo viví doce años en la Ciudad de México.

-0-0-0-

NOTA. El señor Cura don Florencio Toscano López, bendijo solemnemente el monumento a Cristo Rey en el Cerro Viejo el 25 de enero de 1950, (hace 73 años); y en esta misma fecha hizo entrega de la parroquia a su sucesor, el párroco don Nemesio Rivas, quien arribó al pueblo de San Gabriel, Jalisco en febrero de 1950 para tomar posesión formal de su nuevo encargo.

Cabe destacar que en la parte frontal o fachada del enorme pedestal del monumento (que ahora está enjarrada con mezcla de cal y arena), se colocó una placa en alto relieve en la que se inscribió lo siguiente:

LOS GABRIELENSES JUBILOSOS TE PROCLAMAN SU REY Y CONFIADOS ESPERAN TU REINADO DE PAZ Y AMOR

ENERO DEL AÑO SANTO DE 1950.
EL PÁRROCO: FLORENCIO TOSCANO L.

Monumento a Cristo Rey en la cima del «Cerro Viejo», San Gabriel, Jalisco, enero de 1950. Fotografía: Archivo del autor.
REFERENCIA: Guzmán Mora, José de Jesús. Documentos inéditos, archivo del autor. San Gabriel, Jalisco, mayo de 1998.

Profesor, músico y cronista municipal, originario de San Gabriel, Jalisco.

El 1° de septiembre de 1994, recibió el nombramiento de “Cronista de la ciudad”, de manos de la autoridad municipal.

Es miembro Cofundador de la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Jalisco, A. C., desde el 19 de octubre de 1996.

Primer cronista vitalicio de San Gabriel, desde el 28 de julio de 2010.

En noviembre de 2011 se integró a la Asociación de Cronistas Municipales del Occidente de México, formada por Jalisco, Colima, Michoacán y Nayarit.

Con treinta y cinco años de servicio en el magisterio estatal en primaria y secundaria, es maestro jubilado desde el 1° de junio de 2011.

Ingresó como consocio a la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco, Capítulo Sur, el 15 de octubre de 2016 con el tema: “La hacienda de Nuestra Señora de Guadalupe del Salto del Agua”.

De 2009 a 2021 fue el responsable del Archivo Histórico Municipal de San Gabriel, Jalisco.

Ha publicado una treintena de libros con temas históricos, genealógicos y monográficos. Ha participado en la prensa jalisciense, en revistas locales y en programas de radio y televisión estatal, nacional y del extranjero.

Correo: cronistademipueblo1994@hotmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad