Fallece luchador social de San Isidro

Don Concepción Villaseñor Camberos murió a sus 67 años de edad. Él luchó, junto con sus compañeros y compañeras, para que el ejido San Isidro tuviera justicia, pero la vio llegar a medias. Su muerte es considerada por los ejidatarios y ejidatarias como un "golpe duro", porque no llegará al final de la lucha. En enero será cuando San Isidro recupere la totalidad de las tierras que debió recibir en 1936.

Don Concepción Villaseñor Camberos murió a sus 67 años de edad. (Foto: Vianney Martínez Pérez)

Por: Carmen Aggi Cabrera

San Isidro, Jalisco. 23 de septiembre de 2022. (Letra Fría) Don Concepción Villaseñor Camberos murió este jueves -22 de septiembre- a la edad de 67 años víctima de un infarto. Él fue ejidatario y luchador social que exigió justicia en el caso del ejido San Isidro, ubicado en el sur de Jalisco.

Anuncios

Esta lucha comenzó el 14 de diciembre de 1936, cuando un grupo de veinte campesinos, peones, que vivían pegados al casco de la hacienda El Petacal, se organizaron discretamente para hacer una solicitud de dotación de tierras. La semilla de la esperanza germinó, y el 23 de agosto del año 1939, el Presidente Lázaro Cárdenas del Río, concedió al poblado de San Isidro, municipio de Venustiano Carranza hoy San Gabriel, Jalisco, 536 hectáreas; 256 de la Hacienda de San Isidro y 280 de la Hacienda de El Petacal. Destacando que las anteriores superficies pasarían a poder del poblado, beneficiado con todos sus usos, accesiones, costumbres y servidumbres.

A pesar de este decreto, mediante ventas irregulares la transnacional Amway Nutrilite se adueñó de 280 hectáreas. Después de 29 años de luchar en los tribunales agrarios de México para que se ejecutara una sentencia, el Gobierno Federal inició -en junio de este año- el proceso legal para entregarles la posesión de 280 hectáreas.

Debido a los errores de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), el Ejido San Isidro recibió en el papel, la posesión jurídica -en julio de este año- de sus 280 hectáreas, pero físicamente sólo tiene 120. La empresa Amway- Nutrilite de manera “ventajosa” aprovechó el tiempo que le dio la Sedatu y sembró las 160 hectáreas restantes para retardar la entrega a los ejidatarios; hasta en seis meses -en enero de 2023- la transnacional deberá desalojar y dar esas tierras a sus legítimos dueños.

Muchos vivieron luchando y murieron sin recibir justicia.

Del grupo de veinte campesinos, todos murieron esperando la restitución de las tierras. Sus hijos heredaron la lucha y de ellos -la segunda generación-, el único sobreviviente de Don José Araiza Chávez, de 78 años de edad. Él vive en la comunidad.

Este año -que fue histórico para San Isidro, porque lograron recuperar legalmente sus tierras-, ha sido difícil para la comunidad. La lucha cansa y la comunidad quedó agotada después de las dos diligencias que hizo la Sedatu, ocurridas en junio y julio de este año.

Algunos estuvieron a un paso de ver llegar la justicia, como el señor Isabel Venancio Rosales que murió a los 97 años de edad, antes de las diligencias.

Don Concepción -quien pertenece a la tercera generación- participó en la asamblea ejidal permanente, vivió el desgaste de las dos diligencias que hizo la Sedatu y también estuvo en el momento en el que les entregaron parte de las tierras.

Él estuvo ese día recorriendo sus tierras, con su machete ayudó a limpiar el acceso para que todos pudieran entrar y andar sus tierras y reconocerlas. Se le veía contento. El viernes -15 de julio- dijo que estar ahí era «una alegría, como queriendo estrenar la tierra».

Don Concepción quería sembrar la tierra y lo hizo. Sembró semillas en las 120 hectáreas recuperadas. Junto con sus compañeros y compañeras ejidatarias, jóvenes y niños, echó semillas de maíz nativo, frijol y calabaza en las tierras que antes usaba la empresa Amway-Nutrilite para cultivar productos y exportarlos.

Don Concepción sembró, pero no vivirá el tiempo de la cosecha. Su muerte es considerada por los ejidatarios como un «golpe duro», porque se va uno de los luchadores sociales que sostuvieron la lucha casi hasta el final.

Don Concepción vivió el día en el que recuperaron parte de sus tierras. (Foto: Vianney Martínez Pérez)

A más tardar el 14 de enero de 2023, la transnacional Amway Nutrilite deberá desalojar y dar las tierras a sus legítimos dueños y será en ese momento cuando el ejido tendrá físicamente y no solo en papel, la totalidad de sus tierras que debieron recibir en 1939.

Nuestra cobertura en San Isidro

Sedatu da posesión parcial al ejido San Isidro; restan 160 hectáreas 

El ejido San Isidro otra vez recibe a funcionarios federales para restitución de tierras

A San Isidro no le quieren dar las tierras; Sedatu incumple orden de ejecución 

Gobierno federal retrasa entregar a San Isidro, tierras en posesión de Nutrilite

San Isidro, a un paso de recuperar su territorio invadido por Amway-Nutrilite; ganaron hace 29 años

Edición: MV

Queda prohibida la reproducción total o parcial. El contenido es propiedad de Letra Fría.

Es una periodista mexicana radicada en Autlán de Navarro, Jalisco. Es cofundadora de Letra Fría. Ahora funde como codirectora. Principalmente cubre temas de corrupción, política y derechos humanos.

Es Licenciada en Derecho por el Centro Universitario de la Costa Sur, de la Universidad de Guadalajara, y actualmente estudia la Maestría en Periodismo Digital del Sistema Virtual de la UDG.

Tiene 16 años de experiencia en medios de comunicación. Ha publicado en medios como Milenio Jalisco, Notisistema, Proceso Jalisco, Aristegui Noticias, Radio Costa y La 100.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad