Más de 12 mil personas vivieron la Romería de Atengo 2022

La Romería de Atengo, una tradición de más de 400 años, volvió luego de dos años suspendida, debido a la pandemia. En esta ocasión más de 12 mil personas se congregaron para vivirla y participar en misas, recorridos y cánticos para rendirle tributo a la Virgen de la Natividad.

Fotografía: Ángeles Claustro

Atengo, Jalisco.-31 de agosto del 2022.-(Letra Fría) El cantar de los gallos acompañó el repique de las campanas. Tenamaxtlán despidió a la Virgen de la Natividad de Atengo para comenzar su largo recorrido a casa, en la ya tradicional Romería de Tenamaxtlán – Atengo, tradición con más de 400 años de antigüedad y que solo dos años se ha visto obligada a suspender, debido a la pandemia de COVID-19.

Este año se retomó dicha tradición, que congregó a más de 12 mil personas para despedir a la Virgen de Atengo, en una misa que inició en punto de las 6:00 de la mañana. Las y los fieles pudieron darle el último adiós a la imagen religiosa, luego de que permaneciera por dos meses en el pueblo de Tenamaxtlán, donde visitó en forma de peregrinación cada uno de los hogares del municipio, así como las tierras agrícolas.

Anuncios


A las 7:15 de la mañana, la Virgen fue puesta en el carro que se encargó de trasladarla durante un largo recorrido hasta su lugar de origen. La lluvia a primera hora del día, la danza y música acompañaron a las más de 200 personas que siguieron su recorrido.

La intermitente lluvia no impidió que los fieles creyentes detuvieran su peregrinar, ni que los danzantes dejaran de hacerlo, mucho menos que la música dejar de sonar. Luego de casi 11 kilómetros recorridos, se llegó el momento, el municipio de Atengo se encargó de recibir a la que es su santa patrona.

Se realizó una parada obligatoria al llegar a la pequeña capilla, donde ya los esperaban los alcaldes y párrocos de ambos municipios, para hacer la entrega formal de la Virgen de la Natividad.

Presidenta Tere Valle, Presidente José Manuel Cárdenas junto a los párrocos de ambas iglesias de Atengo y Tenamaxtlán. (Fotografía: Ángeles Claustro)

Ahí, el alcalde de Tenamaxtlán, José Manuel Cárdenas, agradeció al padre y a la alcaldesa del municipio de Atengo Luz Teresa Valle, por permitir la visita de la Virgen.

«Estamos muy contentos. Ayer platicábamos un poquito, que pareciera que fue ayer cuando nos reunimos en el templo para pedir la imagen a los guardianes y protocolos que se tenían que seguir y a nombre de todo el pueblo de Tenamaxtlán, estamos muy agradecidos, muy contentos estos dos meses con la visita de nuestra madre», expresó.

Por su parte, la alcaldesa Luz Teresa Valle agradeció al alcalde «Meño» Cárdenas por recibir a la Virgen y mencionó que más que un hermanamiento entre los pueblos de Atengo y Tenamaxtlán y más que la tradición, los une la fe hacia la virgen.

«Más que una tradición nos une la fe y como dice bien «Meño», estos 400 años son de fe, de tradición y de bendiciones para todos», expresó.

Luego de los mensajes de ambos alcaldes, los sacerdotes encargados de ambas iglesias, hicieron la entrega simbólica de la Virgen de Atengo, para continuar su recorrido.

En ese momento, los habitantes de Atengo también se sumaron a la caminata, por lo que en la carretera se logró observar una gran cantidad de personas cantando y rindiendo culto a la Virgen.

11 kilómetros exactamente se recorrieron para lograr visualizar el letrero de «Bienvenidos a Atengo», acompañado de una manta que le daba la bienvenida a todas las personas que venían junto con la Virgen. Ahí, otro gran numero de personas ya la esperaban con los brazos abiertos.

Se recorrieron las calles principales, hasta que finalmente la Virgen de la Natividad llegó a su casa, la Basílica «Lateranense de nuestra señora de la Natividad» donde fue recibida por más personas y por el obispo de la Diócesis de Autlán, Rafael Sandoval Sandoval. El prelado se encargó de colocarle su corona su cetro, pues la Virgen de La Natividad, salió de Atengo con su sombrero y reboso de peregrina.

Luego de su cambio y su colocación en su casa, comenzó una misa de bienvenida ofrecida por el obispo Rafael Sandoval Sandoval.

Durante la misa, se resaltó la importancia que tiene esta antigua tradición en el municipio de Atengo, así como para la Diócesis de Autlán. Al finalizar la eucaristía, las personas le aplaudieron y cantaron para ella.

Edición: MV

Queda prohibida la reproducción total o parcial. El contenido es propiedad de Letra Fría.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad