/

Del conflicto por los terrenos de la Plaza Cívica

El cronista municipal de Autlán, Guillermo Tovar Vázquez, escribe en Historias de Plaza Pública, del conflicto por los terrenos de la Plaza Cívica, que fue inaugurada el 3 de septiembre de 1984, dentro de la conmemoración del 5° aniversario luctuoso del general Marcelino García Barragán, polémico personaje a quien este espacio está dedicado.

Por: Guillermo Tovar Vázquez, cronista de Autlán | Historias de Plaza Pública

Autlán de Navarro, Jalisco. 19 de agosto de 2022. (Letra Fría) La Plaza Cívica es una de las más grandes de Autlán, junto con la plaza Carlos Santana. Es uno de los espacios preferidos para actos cívicos, homenajes, conciertos, exposición y venta de diversos productos y otras actividades, aunque nunca ha logrado ser tan concurrida y animada como lo es actualmente la Alameda o como lo fueron en otro tiempo los jardines del centro, retirada como está de los barrios con mayor densidad poblacional.

Anuncios

Fue inaugurada el 3 de septiembre de 1984, dentro de la conmemoración del 5° aniversario luctuoso del general Marcelino García Barragán, polémico personaje a quien este espacio está dedicado.

La construcción de la plaza se realizó en aproximadamente un año, con recursos del gobierno del Estado y del municipio de Autlán. En el lugar que ocupa la plaza, antes hubo sembradíos de hortalizas y un campo de tierra en el que se jugaba futbol.

Fue esta cancha el motivo de un fuerte conflicto entre ciudadanos autlenses y los gobiernos estatal y municipal, que pasó por juzgados, notarías y, como último recurso, por las páginas del diario El Informador, donde fue publicada una carta abierta al gobernador con una relación de los hechos y una protesta por el despojo de su terreno, firmada por los señores Alfredo Mardueño Soltero, Santiago Álvarez Rosas, Matías Orozco y J. Refugio Velázquez Alcalá, representantes de la Junta de Cultura Física de Autlán.

Todo comenzó en la segunda quincena de agosto de 1983, cuando trabajadores del municipio retiraron las porterías de la cancha, para poder iniciar los trabajos de construcción de la plaza. A decir de los futbolistas, esos terrenos eran de su propiedad y estaban escriturados a nombre de la Junta desde 1937, con todos los impuestos a la propiedad cubiertos desde entonces, además del trabajo y la inversión realizados por ellos en ese sitio. En otras palabras, ellos consideraban tener el derecho sobre el terreno y se sentían despojados por el municipio.

Ante esto, los integrantes de la Junta intentaron varias soluciones para defender su derecho: audiencia con el presidente municipal, Rafael Saray Enríquez, quien les ofreció otros terrenos que tenían problemas legales; fabricación de nuevas porterías, que no pudieron ser instaladas porque se los impidió la policía municipal; una nueva audiencia, pero ahora con el gobernador Enrique Álvarez del Castillo, quien los derivó con Héctor Castañeda Jiménez; un amparo interpuesto en el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, bajo el expediente 712/83… nada de esto impidió el avance de los trabajos, que recomenzaron con la colocación de una capa de balastre, con lo que se perdió definitivamente la posibilidad de usar la cancha.

Para colmo, los que defendían el terreno fueron demandados ante el Juzgado de Primera Instancia de Autlán, bajo el expediente 695/83, litigio del que los futbolistas, en sus propias palabras, “no entendíamos nada”.

Como sabemos, la plaza terminó construyéndose sobre los terrenos que habían servido como campo de futbol durante más de 40 años, no prosperó la defensa que intentaron sus usuarios frente a la decisión de dedicar ese espacio al general Marcelino García Barragán. Aunque no se pudo evitar que, de vez en cuando, todavía en ese lugar algunos jóvenes pateen balones de futbol o cualquier objeto que sirva para cascarear.

En la carta abierta que ya mencioné y de donde he tomado los hechos de esta imperfecta relación, sus autores preguntan al gobernador si es de justicia que se les quite un campo “que nunca estaba desocupado ya que se tiene en Autlán más de 100 equipos de futbol, así como más de 1000 niños que jugaban a diario por las mañanas”. Para terminar, pedían “que se manden parar las obras que actualmente se realizan en el campo”. Esta carta abierta fue publicada, por única vez, el sábado 16 de junio de 1984, menos de tres meses antes de la inauguración de la plaza. 

Fuentes:

  • Carta abierta al señor gobernador Enrique Álvarez del Castillo. El Informador, sábado 16 de junio de 1984.

CAC

Cronista honorario de Autlán por la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Jalisco desde 2015 y cronista municipal desde 2018. En abril de 2017 ingresó a la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco con el trabajo La construcción de la carretera Autlán-Purificación en 1930.
Correo: culturautlan@gmail.com

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad