A ciencia cierta | “Aplanando” la curva de contagio por el coronavirus

en Plumas

Este miércoles, Oscar Cárdenas aborda con detalle las circunstancias en torno al coronavirus, los riesgos de contagio y las medidas necesarias para prevenirlo.

Por: Oscar Cárdenas Hernández

Autlán de Navarro, Jalisco. 18 de marzo de 2020. (Letra Fría) Recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó al brote del nuevo coronavirus como una pandemia, debido al incremento de casos en varias partes del mundo, ya que a la fecha se estima que existen más de 196 mil casos de coronavirus confirmados en más de 115 países con casi 8,000 muertes (ver estadísticas actualizadas en https://www.worldometers.info/coronavirus) (Figura 1).

Figura 1. Total de casos confirmados (izquierda) y muertes (derecha) ocasionados por el coronavirus. Gráficos obtenidos del sitio https://www.worldometers.info/coronavirus.

Aunque el coronavirus no tiene las mismas tasas de mortalidad como otras enfermedades (Figura 2), hay dos elementos a considerar por el que resulta tan peligrosa esta pandemia:

Figura 2. Tasas estimadas de mortalidad de diferentes enfermedades virales; de arriba hacia abajo: Ébola, Gripe Española, Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS). Influenza Porcina, Coronavirus, e Influenza Estacional. Imagen obtenida del sitio https://www.mprnews.org.

Primero, que existen grupos de personas que se encuentran en condiciones de riesgo de contagiarse del coronavirus y desarrollar síntomas que pueden llegar a ser mortales; entre estos grupos se encuentran las personas que tienen edades iguales o superiores a 65 años, y aquellas personas con enfermedades crónicas y/o degenerativas (presión alta, diabetes, cáncer, etc.).

El segundo elemento para considerar es la capacidad de atención a pacientes con coronavirus que tiene el sistema de salud de cualquier país. Este es muy importante porque en algunos países (como Italia) el número de personas contagiadas con coronavirus superó la capacidad de atención médica del sistema de salud, lo que se tradujo en el incremento de casos mortales que requerían de cuidados médicos intensivos, para quienes no había suficientes unidades de terapia intensiva.

Es en este sentido que se busca “aplanar” la curva de contagios por el coronavirus, para permitir que los servicios de salud puedan tener la capacidad de atender a la población enferma. ¿Cómo funciona esta curva? La siguiente imagen puede ayudar a explicar mejor el concepto (Figura 3).

Figura 3. “Aplanando” la curva de contagios por coronavirus. Imagen obtenida del sitio https://www.statnews.com/2020/03/11/flattening-curve-coronavirus

En la figura se muestra el número de casos (eje vertical), contra el tiempo desde el primer caso (eje horizontal), mientras que la línea punteada horizontal indica la capacidad de atención de los servicios de salud. La curva de campana de la izquierda indica el número de casos sin medidas preventivas (esto es, sin tomar ninguna medida para prevenir el contagio entre la población). Como se puede ver, el número de personas contagiadas superan ampliamente la capacidad de atención de los servicios de salud en un tiempo muy corto, lo que ocasiona su colapso.

Por otro lado, la curva de la derecha muestra que los servicios de salud tienen la capacidad de atender a las personas contagiadas gracias a que se tomaron medidas preventivas como el establecimiento de cuarentenas y el “distanciamiento social” (es decir, evitar las concentraciones masivas de personas). Esto es lo que significa “aplanar” la curva de contagios, es decir, mantener un número de casos que puedan ser manejables por los servicios de salud y que evitaría que éstos colapsen.

Para lograrlo, se pueden seguir las recomendaciones emitidas por el Instituto de Salud Global de Barcelona (https://www.isglobal.org), que incluyen:

  • Considerar la suspensión / aplazamiento de los actos que impliquen la congregación de un gran número de personas (incluyendo eventos deportivos, culturales y de ocio).
  • Valorar, en la medida de lo posible, jornadas de trabajo no presenciales buscando para ello alternativas a distancia (trabajo en casa, reuniones no presenciales, etc.) y medidas de flexibilidad laboral y de horarios (para evitar horas pico en transportes públicos y facilitar la logística familiar).
  • Buscar alternativas en el ámbito docente (universidades y eventualmente el resto de centros de enseñanza) para evitar la presencia física de estudiantes y personal académico.
  • Recomendar a la población general evitar viajes que no sean imprescindibles, dentro y/o fuera del país.
  • Limitar / evitar las visitas a residencias para personas mayores y hospitales, particularmente por parte de personas que presenten síntomas de la enfermedad.
  • En casos justificados, considerar el aislamiento de localidades donde pueda existir una elevada transmisión.
  • Recordar / reforzar las medidas higiénicas (lavado de manos) y facilitar gel desinfectante de manos en lugares públicos y privados (centros de trabajo, centros deportivos, etc.).
  • A nivel individual, recomendar medidas de distanciamiento social, incluyendo la cuarentena voluntaria para personas potencialmente expuestas al virus, evitar dar la mano / besos, intentar mantener por lo menos un metro de distancia (e idealmente dos) con otras personas, evitar el transporte público en momentos de punta, en la medida de lo posible.

En este sentido, se sugiere atender las recomendaciones (aunque se consideren exageradas) de las autoridades en materia de salud pública. Recuerden que la actuación de la sociedad en general puede lograr que esta pandemia no tenga las consecuencias de otras pandemias en la historia de la humanidad.

¡¡Nos leemos en la próxima entrega, manténganse san@s!!

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio