A Ciencia Cierta | Calentamiento global: Cuando el destino nos alcance

en Plumas

Por: Óscar Cárdenas

Autlán, Jalisco; 27 de agosto de 2019. (Letra Fría) La última parte del encabezado de esta columna corresponde al título, en español, de la película “Soylent Green”(1973), en la cual se describe un futuro no muy lejano (año 2022) en la ciudad de Nueva York, en la que habitan más de 40 millones de habitantes, separados en dos clases sociales: una minoría que vive cómodamente y la mayoría que vive hacinada en calles y edificios.

La carestía que se muestra en la película y que afecta a la mayoría de los habitantes de la ciudad es el resultado del agotamiento de los recursos naturales, la degradación ambiental extrema y la sobrepoblación. A pesar de esto, la minoría que domina esta sociedad tiene acceso a carne y verduras.

Aunque ya pasaron más de cuarenta años desde que se estrenó esta película, la situación no dista mucho de la realidad expresada en ella. Y aunque el calentamiento global ha sido negado no sólo por gobernantes, sino inclusive por algunos científicos (muchos de ellos financiados por grandes trasnacionales petroleras), el hecho es que es un fenómeno que tenemos ya con nosotros y del que difícilmente escaparemos.

Pero, ¿Qué es el calentamiento global?

Este término se refiere al aumento gradual en la temperatura a nivel planetario, principalmente en la atmosfera y los océanos. Se estima que la temperatura promedio del planeta se ha elevado alrededor de 0.6º C (grados Centígrados o Celsius) en los últimos 50 años, aunque tratándose de una temperatura promedio, es fácil suponer que en algunas regiones del planeta este aumento ha sido mayor mientras que en otras regiones no ha habido aumento o inclusive pudo haber un descenso en la temperatura.

A lo largo de su historia nuestro planeta ha estado sujeto a cambios climáticos extremos. Ha habido periodos muy calurosos con temperaturas extremas en algunos lugares del planeta; por ejemplo, hace unos 60 millones de años el clima de la Tierra, en términos generales, era más bien tropical a seco con temperaturas relativamente altas. Por otro lado, todavía hace unos 18,000 años gran parte de nuestro planeta estaba cubierto por grandes capas de hielo (sobre todo en el norte), al término de uno de los periodos glaciales más cercanos a nuestra historia, durante el cual la temperatura promedio del planeta descendió algunos grados (Figura 1).

Figura 1. Representación de la última glaciación utilizando imágenes de satélite actuales. Imagen modificada del sitio http://www.humberriver.ca/globalice.html.

Sin embargo, en estos casos la temperatura cambió de manera muy gradual y en periodos de tiempo muy largo (miles o millones de años), mientras que los cambios que se observan actualmente han ocurrido en el transcurso de unas pocas decenas de años.

¿Qué causa el calentamiento global?

Nuestro planeta mantiene una temperatura estable y óptima para el desarrollo de la vida gracias a dos elementos principales. El primero es el agua contenida en los océanos, que es capaz de almacenar calor y despedirlo gradualmente; es decir, los océanos liberan el calor que reciben del Sol lentamente, a diferencia de las tierras emergidas, que sufren cambios bruscos de temperatura en periodos de tiempo relativamente cortos.

El otro elemento es la atmosfera, y más particularmente, los gases que la conforman. Uno de ellos, el bióxido de carbono (o CO2 por su fórmula química) es capaz de atrapar el calor reflejado por la superficie terrestre y regresarlo nuevamente a la superficie, impidiendo que salga del planeta al espacio exterior.

Y es este gas, junto con otros gases conocidos como “gases de efecto invernadero”, los que están actuando en conjunto para elevar la temperatura en nuestro planeta. Entre estos gases tenemos al propio bióxido de carbono, al metano y al óxido de nitrógeno. Estos gases se encuentran de manera natural en la atmosfera de la Tierra; sin embargo, después de la Revolución Industrial (que inició a finales del siglo XVIII), y gracias al incremento en el uso de combustibles fósiles como el petróleo, el carbón y el gas natural, la cantidad de estos gases se incrementó en la atmosfera del planeta, lo cual ha contribuido para que menos calor salga del planeta y se concentre en la capa que conocemos como biosfera, que es donde se desarrolla la vida en la Tierra, como lo muestra la Figura 2. En esta figura se muestra muy esquemáticamente un desbalance entre la energía que es recibida en el planeta, y la energía que escapa al espacio (una cantidad de energía importante “se queda” en el planeta debido a los “gases de invernadero” que atrapan la energía calorífica).

Figura 2. Esquema simplificado del calentamiento global. Imagen obtenida del sitio https://es.wikipedia.org/wiki/Gas_de_efecto_invernaderol.

En este contexto, se estima que las actividades humanas han sido las principales responsables del calentamiento global. Entre más energía se consume, mayor cantidad de “gases de invernadero” es liberada a la atmosfera. Y esto es cierto para muchos países que consumen grandes cantidades de combustibles fósiles como Estados Unidos y China, que se consideran como los países que contribuyen mayormente al cambio climático global.

A pesar de que esta situación ha sido demostrada en numerosos estudios, los gobiernos de ambos países no lo reconocen y, en el caso de los Estados Unidos, ha llegado al extremo de boicotear esfuerzos internacionales para reducir la emisión de gases de invernadero y reducir así el calentamiento global.

De esto hablaremos en la siguiente columna, así como del efecto del cambio climático global sobre la biodiversidad y sobre la economía de los países.

¡Nos leemos en la próxima!

MA/MA

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio