Cultura volátil | Y si las soldaderas se fueran con otro

en Plumas

Alan Arenas reivindica el papel de las mujeres durante la Revolución Mexicana y la relevancia de sus acciones en las luchas armadas.

Por: Alan Arenas

Autlán de Navarro, Jalisco. 12 de noviembre de 2019. (Letra Fría) Dice el dicho académico que “la historia la escribe los ganadores”. Si esto fuera cierto en su totalidad, la historia de México, en especial de la Revolución Mexicana, habría sido escrita por una persona —o varias— con lagunas mentales. Ya que por mucho tiempo, la participación de las mujeres en esta lucha fue reducida a corridos o alguna que otra anécdota aislada.

Sin embargo, en los últimos años se han revalorado y rescatado a algunas de las mujeres que fueron sumamente importante en esta lucha. Obviamente, la primera que se viene a la mente gracias al corrido —casi como un himno— es “la Adelita”, mote que se ganó Adela Velarde Pérez, camillera y enfermera de la Cruz Roja durante la revuelta en México.

El primer registro que se tiene de su participación en esta lucha fue 7 de febrero de 1913, cuando Adela sube por primera vez al tren de enfermería en la Ciudad de Chihuahua. Su misión a partir de ese momento era atender a los heridos del Ejército Constitucionalista. Ella dejó la vida cómoda que le daba su familia de muy buena posición y alentada por Leonor se decidió a servir, no como soldadera, sino como enfermera, inicialmente del regimiento del Coronel Alfredo Breceda, quien estaba bajo las órdenes de Pancho Villa.

Sin abundar mucho en su biografía, Adela Velarde se ganó el respeto y el cariño de la tropa gracias al coraje y a su forma de entrar a las batallas. En la actualidad, los restos de esta revolucionaria descansan en Estados Unidos porque ella vivió allí hasta su muerte el 4 de septiembre de 1971. Gracias a su popularidad, a las soldaderas se les conoce como “Adelitas”

Pero nos quedamos cortos al reconocer a una sola mujer; existen varias, que al igual que Adela participaron con cuerpo y alma en esta lucha:

Clara de la Rodia, que se dio a conocer como “tormenta” en la Casa de la Moneda en Culiacán y tomó el sitio durante algún tiempo; o la famosa  “Coronela” Carmen Parra, quien es quizá la más conocida de todas. Inició con los maderistas en Casas Grandes y participó en la Primera Batalla de Ciudad Juárez.

Qué decir de las soldaderas Yaquis Chepa Moreno y Dominga Ramírez, entrevistadas por la antropóloga Jane Holden y que fueron las primeras soldaderas en el Ejército Federal y luego pasaron al bando de los revolucionarios. Y así como ellas, se puede hablar de Margarita Neri, “La Güera” Carrasco, Carmen Vélez, Petra Herrera y María Cadena, que cada una participó de manera activa en distintas batallas en pro de la revolución.

La Revolución Mexicana le dio un nuevo perfil a nuestra nación, pero lo que es muy cierto es que está lucha hubiera sido un fracaso para los revolucionarios sin la participación de las mujeres.

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio