(Foto: gobierno de Sayula)

Un elefante llamado Celso | Investigación Especial

en Cultura e Identidad/Investigaciones Especiales

La construcción del Centro Cultural “El Páramo” de Sayula, como homenaje al escritor jalisciense Juan Rulfo, desembocó en el daño arquitectónico de patrimonio cultural del municipio, obras inconclusas y malversación de recursos. A la fecha, no se han señalado responsables ni se ha definido el futuro de la obra.

Por: Raúl Ramírez Luna

Sayula, Jalisco. 06 de octubre de 2019. (Letra Fría) Desde febrero de 2016 se comenzaron a realizar gestiones para la creación de la ruta cultural “El Realismo Mágico de Juan”, un proyecto aprobado por la Secretaría de Cultura del Gobierno Federal, a través del Programa de Apoyo de Infraestructura Cultural de los Estados (PAICE) y la Secretaría de Cultura de Jalisco. Dicho proyecto abarcaría los municipios de San Gabriel, Tuxcacuesco y Sayula, y en 2017 se agregó al municipio de Tonaya.

El 4 de diciembre del 2016 se realizó una rueda de prensa en el hotel “Casa de los Patios”, en Sayula, para dar a conocer la ruta cultural a la comunidad estatal y nacional. Entre los asistentes, acudieron Irma Salamanca Sánchez, en representación de José Luis Orozco Sánchez Aldana, ex-diputado federal por el distrito 19 de Jalisco; Francisco Israel Orozco Sánchez, autor de la obra; los presidentes de Tuxcacuesco, San Gabriel y Sayula, así como medios de comunicación de distintas partes del país.

En ese momento, Jorge Campos Aguilar, presidente municipal de Sayula, anunció el proyecto arquitectónico “Centro Cultural El Páramo”, como parte de la “Ruta Cultural El Realismo Mágico de Juan”, en el cual se haría una aportación tripartita de un millón 100 mil pesos por parte del municipio, un millón 700 mil pesos por parte del gobierno estatal, y dos millones 300 mil pesos de la federación.

En su momento, Sánchez Aldana, en su función como diputado federal, señaló que la idea se originó durante una visita a Tuxcacuesco, y que la intención era establecer en el corto y mediano plazo una agenda cultural permanente, en la que el visitante pudiera conocer y recorrer los municipios en los que Rulfo se inspiró para la creación de sus obras.

Jardín de Niños “Celso Vizcaíno”, municipio de Sayula (Foto: Raúl Ramírez Luna)

Sin embargo, a pesar de que se entregaron las primeras gestiones para establecer la ruta cultural en la región sur de Jalisco, en específico el centro cultural “El Páramo”, en Sayula, y se firmó el acuerdo con los tres niveles de gobierno con una inversión total de 4.6 millones de pesos para su construcción, al día de hoy, esa obra está inconclusa.

Mientras que las autoridades anteriores, encabezadas por Jorge Campos Aguilar hasta el 31 de octubre del 2018, proyectaron terminarla para mayo del 2017, en el centenario del nacimiento del célebre escritor Juan Rulfo, esto no se cumplió y las autoridades actuales han señalado que aún no toman una decisión para dar continuidad y conclusión a la obra.

Un previo encuentro antes de “El Páramo”

Jorge Campos Aguilar, presidente municipal en la administración 2015-2018 de Sayula, acudió con el arquitecto Francisco Israel Orozco López en un principio y le pidió, en febrero del 2016, que presentara un proyecto arquitectónico a los regidores de dicha administración en menos de una semana, desde la petición del presidente.

(Foto: Raúl Ramírez Luna)

Fue desde entonces que el arquitecto comenzó la gestión y producción arquitectónica de la obra que en Sayula denominó como “Centro Cultural El Páramo”, el cual sería una intervención urbana en el centro histórico de Sayula, como homenaje al célebre escritor jalisciense.

No obstante, no solo gestionó y realizó el proyecto arquitectónico ante el municipio, sino que, ante otras instancias, también acompañó a Jorge Campos Aguilar a la Ciudad de México para gestionar recursos ante la Cámara de Diputados y Senadores, pues Alonso Serratos Vallejo, director de Obras Públicas de Sayula en la administración 2015-2018, licitó y generó el presupuesto concerniente para la construcción de la obra.

Posteriormente, la obra fue aprobada por el Instituto de Antropología e Historia, la Secretaría de Cultural de Jalisco, el Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (PAICE) de la Secretaría de Cultura del Gobierno Federal, el Congreso Legislativo y el ayuntamiento municipal de Sayula, con un presupuesto otorgado en un principio de ocho millones 500 mil pesos.

Una vez aprobada la obra “Centro Cultural El Páramo”, el ayuntamiento municipal publicó en su cuenta de YouTube los procesos de la ruta cultural “Juan Rulfo”, cuyo objetivo en conjunto con los municipios de Tuxcacuesco y San Gabriel, de acuerdo al ex diputado José Luis Orozco Sánchez, era “una magnífica oportunidad para que juntos pudieran detonar sus bellezas naturales y apoyar con un contenido eminentemente cultural”, para así “dejar un legadoen la región y en los municipios.

Por su parte, Rodrigo Sánchez Sosa, cronista municipal de Sayula, reconoció la importancia e influencia que tiene en la forma de ser de los ciudadanos, al ser la cabecera de la provincia de Ávalos en sus orígenes, por lo que se tiene quehacer presencia a nivel nacional”, como bien mencionó, y repercutiría no solo en lo económico, sino en lo cultural.

Asimismo, Jorge Campos, en su calidad de presidente municipal, mencionó a Sayula “como la entrada de la ruta cultural Juan Rulfo para el turismo, la cultura y las artes”, por lo que seríael parteaguas, antes y después de la obra”.

Obras inconclusas en el centro de Sayula (Foto: Raúl Ramírez Luna)

Francisco Orozco afirmó que el proyecto sería un detonante económico y turístico, sobre todo cultural. No precisamente solo de aquí de Sayula, sino que, para todos… como precisamente es la figura de Rulfo”.

Con estos comentarios se justificaba la creación del proyecto cultural “El Páramo” y se presentaba a la población de Sayula como un detonante del crecimiento económico y cultural del municipio.

El recorte presupuestal

Diez días después de la rueda de prensa del 25 de junio del 2016, se aprobó de forma unánime en la sesión extraordinaria de ayuntamiento que Sayula participara con una partida presupuestal de un millón 700 mil pesos en la gestión del proyecto de la Ruta Cultural Juan Rulfo, sumando al presupuesto los 600 mil pesos del gobierno de Jalisco y los dos millones 300 mil pesos del gobierno federal.

En agosto del 2016, los órganos estatales y federales, al decretar “el fallo”, solicitaron la modificación del proyecto original, debido a que se encontraba el ex jardín de niños “Celso Vizcaíno” en el inventario del patrimonio cultural de la Secretaria de Cultura Jalisco.

Tras corregir las observaciones, Orozco afirmó en la última presentación en sesión de cabildo que se conservaría la estructura del jardín de niños “Celso Vizcaíno”, construido por Rafael Urzúa entre 1942 y 1946, durante el gobierno de Marcelino García Barragán. Y así, el presupuesto bajó a cuatro millones 600 mil pesos, de los ocho millones que un principio se había anunciado, esto de acuerdo a la rueda de prensa dada por Francisco Orozco el 25 de septiembre del 2018.

Después de una serie de modificaciones en el proyecto original, en diciembre del 2016, Irma Salamanca Sánchez, representante del entonces diputado federal José Luis Orozco Sánchez Aldana; Jorge Campos Aguilar, presidente de Sayula; José Guadalupe Flete Araiza, alcalde de Tuxcacuesco; César Augusto Rodríguez Gómez, alcalde de San Gabriel y Librado Vizcaíno Álvarez, alcalde de Tonaya, se reunieron para establecer la ruta cultural con motivo del aniversario del natalicio número cien del escritor jalisciense Juan Rulfo, en Sayula y en la región sur de Jalisco. Y en ese mismo mes se presentó a la prensa y al público en general.

(Foto: Raúl Ramírez Luna)

En entrevista con Diario Reforma, el arquitecto Orozco aseguró que el concepto de una sala subterránea, además de contar con elementos contemporáneos del Sayula colonial, se basaría “en la obra de Pedro Páramo”: en una fracción de 300 metros cuadrados se recrearía un museo subterráneo que albergaría tres salas: en la primera sería un espacio destinado a las letras, la segunda al arte plástico y la última al área de introspección, donde el espectador tenga un contacto con las sensaciones, olores, sabores y texturas.

Por su parte, José Luis Orozco Sánchez Aldana, en entrevista para Colima Noticias, comentó que “El escritor Juan Rulfo será honrado a través de una ruta cultural por los municipios de Sayula, San Gabriel y Tuxcacuesco, la región que lo vio nacer y donde se ejecutarán obras con las que se pretende difundir y preservar su obra literaria”.

El Centro Cultural El Páramo será una obra dedicada a revalorar la obra literaria y fotográfica del escritor Juan Rulfo, y se pretende concretarla en el plazo inmediato para que sea también un homenaje conmemorativo del centenario del nacimiento del autor, que se cumple en 2017 […]”, afirmó Jorge Campos Aguilar.

Lo que la gente cuenta…

En enero del 2017, Víctor Jiménez, director de la Fundación Juan Rulfo, dejó claro que la institución que preside nada tiene que ver con ese proyecto que se impulsa con recursos del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (PAICE).

“Es un poco esta idea actual de que la cultura es promotora de turismo. Este diputado (José Luis Orozco) convenció a los presidentes municipales de Sayula, San Gabriel y Tuxcacuesco, al decirles que aquí habría dinero”, señaló Jiménez. “Lo que se pretende hacer con el autor de textos como El Llano en llamas, Pedro Páramo y El Gallo de Oro es algo como lo que pasa en la Ruta del Tequila, y nosotros no tenemos nada que ver con ellos”, señaló.

Víctor Jiménez, presidente de la Fundación Juan Rulfo (Foto: Especial)

Ante ello, algunas personas reconocidas del municipio compartieron su postura al respecto, en el escrito “Un Bache en la “Ruta Cultural Juan Rulfo”, publicado en el medio local Horizontes de Sayula y que se presentan a continuación (las irregularidades gramáticas pertenecen al artículo original):

“Actualmente, ese edificio (el jardín de niños “Celso Vizcaíno) funge como un edificio abandonado. Si hay oficinas, pero cuántas veces hay temor en la noche de cruzar por ese lugar en donde está la obscuridad, donde no está aprovechado, y cuando se aprovecha, se aprovecha solamente para situar el comercio informal, o en este caso, juegos mecánicos, que siguen dañando la imagen urbana”, Gladys Delgado, directora de Gladys Tours.

“Yo siempre he estado en ese acuerdo, el jardín de niños fue un gran beneficio para Sayula, cuando el general Barragán, siendo gobernador, lo hizo durante mucho tiempo, pues rindió beneficios, muchos niños ahí se educaron, y todo eso nos dio el rendimiento que debía de dar. Pero llego en un momento en que el edificio ya no es adecuado para escuela, tiene unos cuartitos chiquititos y ya es inadecuado totalmente, porque este edificio…. consideran que es típico de la época de García Barragán, y si será típico, pero hay otros edificios típicos aquí, como la propia casa del general García Barragán, allí en la segunda cuadra de Ávila Camacho. Y como la escuela Jacinto Cortina”, Federico Munguía Cárdenas.

(Foto: Raúl Ramírez Luna)

Si hoy hay una oportunidad para resarcir en parte esos errores trágicos y arquitectónicos, ojalá y se aprovecharan, y si se logrará este proyecto, tendríamos uno de los centros históricos más hermosos no sólo de Jalisco, sino de la República Mexicana, y quién sabe, de muchas partes del mundo”, Hugo Rodríguez Vázquez, director de Horizontes.

“Sí, estoy de acuerdo, porque ya se rescatarían una vista muy preciosa de todos los portales, y pues se verían muy bonito, tanto el atrio, la cruz, ya sería muy bonito. Se quedaría mucho muy bien, pues se tiene que eliminar, porque si no el espacio sería muy reducido y no luciría ni una, ni uno, ni del otro, pues quedarían pues mal”, Eva del Carmen de la Fuente Pérez-Rulfo, sobrina de Juan Rulfo.

“Creo que la motivación de su cambio es razón sobrada y suficiente como es el darles el esplendor debido a los cien años de Rulfo. Entonces, Sayula está obligada con la gente que tiene en Rulfo un paradigma nacional, o quizá universal. Entonces, no podemos mostrarnos pichicatos, y sobre todo cuando nos asiste la razón, de ubicar a Sayula, en el lugar que le corresponde. Es decir, el antecedente histórico es tan grande y tan valioso que estos rescates no tienen precio, son obligados, y cualquiera que se oponga, ya sea una autoridad federal, están equivocados. Nosotros creemos que nos asistirán la razón, y nos asiste las verdades históricas de este pueblo ignorado”, Federico Estrada Valera y Valera Grees, ex-cronista de Sayula.

El Ocaso de Celso

El 11 de abril del 2017, el ayuntamiento constitucional de Sayula entregó un contrato de obra pública, supuestamente ganadora de un concurso que se organizó entre miembros del cabildo, al licenciado José Luis Mojarro Reyes, representante de la compañía constructora LIQARQY S.A de C.V. De acuerdo al contrato SAY-OP/PAICE2017/01 en la hoja con folio 00000341, se pretendía que los inicios de la obra se realizarán del 17 de abril al 17 de junio del 2017.

Se presupuestó tres millones 962 mil 920 pesos, más el dieciséis porciento correspondiente al IVA por la cantidad de 634 mil 67 pesos, sumando así un total de cuatro millones 596 mil 987 pesos correspondientes a la construcción. Además, se autorizó un treinta por ciento del total del presupuesto de dicho monto, lo restante se liquidaría siempre y cuando no acumulase más del veinticinco por ciento de atraso en el avance de obras, entre las fechas estimadas.

El 22 de abril del 2017, dio inicio la primera etapa de lo que sería el proyecto del Centro Cultural en el sitio del jardín de niños “Celso Vizcaíno”, con una inversión primaria de 4.5 millones de pesos: 2 millones 300 mil pesos del PAICE, 600 mil pesos del Gobierno del Estado y un millón 700 mil pesos del Ayuntamiento de Sayula, informó en entrevista a Horizontes el alcalde Jorge Campos Aguilar

(Foto: Raúl Ramírez Luna)

El único pago que el ayuntamiento le proporcionó a la empresa constructora como anticipo fue del 10%, es decir, recibió 460 mil pesos. Después, se le pagaría el resto en la segunda etapa, que no ocurrió.

El 7 de mayo del 2017, el presidente municipal de Sayula relató para Reforma que “definitivamente no pudieron inaugurar nada” por retrasos, pero había asegurado que, en un plazo de cuatro a seis meses, “terminarían la primera de dos etapas”. Nueve días después, se firmó en privado, en la oficina de obras dentro del ayuntamiento, una minuta de acuerdos entre el ayuntamiento, en el que, mediante una bitácora, todo cambio sería reportado a la Secretaria de Cultura del Estado de Jalisco.

Los acuerdos consistían en lo siguiente:

  1. Toda acción previa a su desarrollo deberá ser informada al arquitecto Francisco Orozco, a la Secretaría de Cultura y al consultor en persona del arquitecto Juan Palomar Verea.
  2. Todo material debería reponerse a las bóvedas que fueron desmontadas. Para su reposición, primero se presentarán renders para poder evaluar materiales, técnicas y procedimientos, pero sobre todo acabados. Estos deben contar con el visto bueno, con la firma correspondiente de un documento de aprobación por parte de la Secretaría.
  3. Para el caso de las liberaciones que permitirán la rampa en las excavaciones que llevan a la sala, en el subsuelo, no se autorizan en tanto quede garantizado la estabilidad del inmueble y se presente el cálculo, plantas y detalles.
  4. El proyecto de evacuación de aguas pluviales, preferentemente, deberán ser repuestas las columnas que contenían las bajantes de barro, que fueron retiradas. Si se presenta una propuesta diferente, deberá presentar la propuesta previa a toda acción.
  5. En las bóvedas que se conservarán (resto del ala central y lateral poniente), se sugiere colar una losa de contención sobre las bóvedas y rectificar pendientes.
  6. Se tendrá que recuperar el diseño original de las cornisas que coronaban los vanos exteriores, mismo caso para el remate perdido de la esquina, del lateral poniente. Solo se autorizarían trabajos de construcción de la pérgola, si previamente se recupera el piso de mosaico para su reúso posterior”.
(Foto: Raúl Ramírez Luna)

Dicho documento fue firmado por el arquitecto Alonso Serratos Vallejo, director de obras públicas municipales; Mario Rodríguez Heguiarte, secretario particular de Jorge Campos Aguilar, como su representante; Bernardo Figueroa, residente de Obra; Julio Cesar Herrera Ozuna, en su carácter como el director de patrimonio turístico e histórico de la Secretaria de Cultura del Gobierno de Jalisco y Juan Palomar Verea, como consultor honorifico para el proyecto de intervención, así como el autor del proyecto arquitectónico, Francisco Israel Orozco López. 

Si bien se había planteado que el 16 de mayo del 2017 —fecha del Centenario del nacimiento del escritor—, se abrirían tres recintos en su honor (en Sayula, Tuxcacuesco y San Gabriel), las obras, en general, registraron setenta por ciento de avance en Tuxcacuesco y San Gabriel, dejando así en último lugar el centro cultural de Sayula, pero al final, no solo no abrió como lo estimó el exalcalde para el segundo semestre del 2017, sino que quedó postergado, en enero del 2018, con la dicha oficialista de: “no hay presupuesto”.

Del olvido al recuerdo

Mientras la nueva administración se enfoca en generar programas de apoyo, visualizar cómo recibieron el municipio y sus distintas obras en calles y centro histórico, ningún funcionario del gobierno saliente ha dado manifiesto o conocimiento alguno con respecto a qué fue del dinero, ni de si se supervisó directa o indirectamente la obra.

Sin embargo, una fuente cercana a LICARQY, empresa encargada de desarrollar la obra, señaló en entrevista telefónica que por parte de esta empresa se cumplió en tiempo y forma con la licitación y la entrega de documentos correspondientes en el gobierno de Jorge Campos Aguilar, 2015-2018, aludiendo que “nunca ha sido problemática (la empresa)” a la hora de realizar sus contratos con los municipios.

Jorge Campos Aguilar, expresidente de Sayula (Foto: Especial)

Por su parte, Julio Cesar Herrera Ozuna, director del Patrimonio Histórico de la Secretaría de Cultura de Jalisco en la administración 2012-2018, aseguró que había en espera un recurso para una nueva etapa y añadió que el alcalde entrante no les manifestó si se continuarían o no las obras.

Daniel Carrión Calvario, nuevo alcalde municipal de Sayula y el alcalde independiente más joven del país en la administración 2018-2021, aclaró en una entrevista para Señal Informativa Región Sur, que “no se tiene la información con respecto a los antecedentes de la obra”, y aseguró que “se procederá a las demandas y denuncias correspondientes“, como parte de la investigación que se encuentra en proceso, “ya que es una obra de gran relevancia y no se puede dejar parada”.

Finalmente, en la rueda de prensa convocada en la “Casa de los Patios” el 25 de septiembre del 2018, el arquitecto Israel Orozco Sánchez se deslindó de algunas de las acciones que se realizaron en el antiguo edificio del jardín de niños “Celso Vizcaíno”, como fueron el derrumbe de puertas, enjarres y ventanas, al afirmar en compañía de su abogado Iván Medina, que la responsabilidad recayó en Alonso Serratos Vallejo, exdirector de obras públicas, bajo supervisión de Jorge Campos Aguilar.

Hoy en día, Israel Orozco e Iván Medina se mantienen al pendiente del incierto futuro que depara a la obra durante el siguiente trienio de la nueva administración municipal.

¡Larga vida a Celso!

Ante el malestar causado por la mala ejecución de la obra, el actual ayuntamiento del municipio de Sayula, la madrugada del tres de octubre comenzó la construcción de “El zócalo de Sayula” que, de acuerdo al anuncio publicado en sus redes sociales, llevará por nombre “Explanada Juan Rulfo”.

La gestión del nuevo proyecto consistirá en una inversión colaborativa en conjunto con empresas locales y asociaciones civiles, con la finalidad de recuperar el espacio público que “por errores históricos fueron arrebatados”, para llevar al cabo actos cívicos y eventos sociales de recreación.

(Foto: Raúl Ramírez Luna)

En referencia a la búsqueda de los responsables sobre las malas gestiones, puntualizó que aún están en proceso de investigación y creación de expedientes de denuncia para “dar contra quienes resulten responsables por la anterior obra mal ejecutada”.

Posteriormente, Orozco señaló para Milenio que las instituciones no tenían conocimiento sobre la demolición de la obra:

“Hablé a Secretaría de Cultura de Jalisco, al Instituto Nacional de Antropología de México (INAH), a las oficinas de la Ciudad de México, y les tomó por sorpresa la demolición, ya que el predio que en alguna ocasión fue Jardín de Niños y Parque colinda alrededor con otros edificios patrimoniales como el Templo de San Roque. Y me dijeron que no había ningún permiso solicitado por alguna instancia para realizar intervención alguna”.

Con ello, el ayuntamiento no solo demolió “la fuente de infección”, sino que también “incineró” el legado del movimiento arquitectónico encabezado por Rafael Urzúa, que hasta el día de hoy sigue vigente en Jalisco y en el mundo.

Dentro de unos días se llevará al cabo la presentación del proyecto a la ciudadanía, en el cuál se darán más detalles con respecto a las modificaciones adecuadas que se le harán para darle el mejor homenaje póstumo al escritor Juan Rulfo y a las próximas generaciones venideras.

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio