Agenda ciudadana | Cuando un informador desinforma

en Plumas

Este lunes, David Chávez Camacho habla de los roces entre el gobernador Enrique Alfaro y los medios de comunicación y hace una crítica a la labor de investigación de algunos de ellos.

Por: David Chávez Camacho

Autlán de Navarro, Jalisco. 17 de febrero de 2020. (Letra Fría) Por estos días, el gobernador del estado, Enrique Alfaro Ramírez, lamentó que periódicos como El Informador y Mural –algunos, no todos, acotó-, publiquen “mentiras groseras”. La afirmación del gobernador, a través de un video por sus redes sociales, causó polémica entre comentaristas.

Todo reclamo a los medios puede parecer un ataque a la libertad de expresión, pero eso ocurre porque se ha confundido a los medios de comunicación con los “cadeneros” o “administradores”, casi los dueños de tal libertad y derecho humano. Es obvio ya que no lo son, aunque tienen su importancia y son necesarios en toda democracia. Los medios son precisamente “medios”; la opinión pública, que tiene múltiples actores, los traspasa.

Los comentaristas que se solidarizaron con El Informador sintieron la necesidad de defender la libertad de expresión, pero creo que no analizaron bien los hechos. Lo cierto es que la nota que generó el reclamo del gobernador, titulada “Caen detenciones y presos en Jalisco”, y publicada el reciente 11 de febrero, no resiste un análisis serio.

Basta saber un poco de Derecho para detectar sus errores. Para empezar, tiene como fuente de información, vía Transparencia, el Consejo de la Judicatura, que no tiene información certera de detenciones. Éstas, en todo caso, las realiza y por tanto las contabiliza la Fiscalía General.

Además, en tal nota se presenta una tabla de “Estadísticas Judiciales” de 2018 y de 2019 con errores muy evidentes. Por ejemplo, se publican totales derivados de sumas erróneas. También se evidencia una ignorancia grave en periodistas, ya que se publica que hay más personas vinculadas a proceso que detenidas legalmente.

Otro tipo de error es presentar un total de población penitenciaria por año, cuando se sabe por lógica que tal población es variable día tras día. En todo caso y sabiendo cuánta población hubo en cada uno de los 365 días del año, se puede saber el promedio anual de población.

Y algo peor, en El Informador se ha de creer que tener a más y más personas privadas de la libertad dentro de los reclusorios podría significar más seguridad pública, más paz social y más cultura de la legalidad. Eso es muy ingenuo. Desde hace décadas se sabe del fracaso de las prisiones, así que hoy, debido a reformas a la Constitución y a las leyes penales en México que datan ya de hace diez años, se opta por el cumplimiento de medidas cautelares en libertad, para despresurizar los reclusorios.

Por supuesto, a los medios de comunicación se les debe de respetar. Yo mismo participo en ellos, como es el caso de Letra Fría, cuyo espacio agradezco. Sin embargo, la libertad de expresión se defiende con calidad en la información y con notas debidamente sustentadas.

La nota de El Informador aquí analizada se puede leer vía internet, basta buscarla con el titulo ya referido. Si el lector gusta hacerlo, podrá observar los errores que contiene y que he señalado. Viva la Libertad de Expresión, Viva el Derecho a la Información.

LL/LL

*Las opiniones de los autores son responsabilidad suya y no precisamente representan la postura de Letra Fría*

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio