Agenda Ciudadana | Elecciones y género

Es evidente el alto nivel de demagogia política respecto a los asuntos de género en nuestro país. Los partidos que precisamente en periodos electorales se pronuncian como favorables a la equidad de género, luego postulan a personajes acusados de violentar a mujeres. ¿Podrá esta demagogia persistir?

La respuesta no estará en los partidos políticos, como se ve. Estará en las mujeres mexicanas, quienes habrán de ejercer su voto de manera congruente. Entonces, el mismo presidente de la república y los dirigentes partidistas entenderán que la violencia que ellas sufren, es un asunto de gran importancia que debe ser atendido con seriedad.

Por: David Chávez Camacho

Autlán de Navarro, Jalisco. 22 de marzo de 2021. (Letra Fría) El caso Félix Salgado Macedonio, candidato de MORENA al gobierno del Estado de Guerrero, es de llamar la atención. Quizá pueda ser calificado como paradigmático, lo que definiría a MORENA, e incluso al sistema político mexicano, como dispuestos a la violencia de género y carentes de respeto a las mujeres de nuestro país.

Ahora se sabe que MORENA no es el único partido político que postula a personas acusadas de violencia, maltrato, abuso y/o acoso en perjuicio de mujeres. Se informa de casos similares en el PRI, en el PAN y en el PES, lo que incluye a una candidata a Diputada federal por el PRI, Sandra Vaca, quien sería responsable de participar en una red de prostitución dentro del mismo partido, y sobre quien ya hay una orden de aprehensión.

Los casos cuentan con personajes muy conocidos, por ejemplo Gabriel Quadri, a quien se recordará en su combi pintada al estilo hippie, de cuando fue candidato a la Presidencia de la República de Nueva  Alianza en 2012. A él lo acusaron alumnas de la Universidad Iberoamericana, y hoy es candidato a la alcaldía de Coyoacán por el PAN.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha desestimado los reclamos de mujeres por la candidatura de Salgado Macedonio, y ha dicho que detrás de ello hay motivos políticos electorales.  Y, bueno, sí, seguramente es así, pues se trata de políticos y candidatos. A ello, además, habría que agregar la presunción de inocencia, en los casos que ello aplique.

Sin embargo, el aspecto político electoral no agota el análisis de estos casos. Si se puede recurrir a la presunción de inocencia, cuando sea el caso, entonces se debe observar que estos no son asuntos sólo políticos, sino judiciales. Y he aquí que reaparece, además del Ejecutivo, el Poder Judicial que tanta credibilidad debe al país.

Entrevistada por medios nacionales, Yndira Sandoval Sánchez, activista e integrante de Las Constituyentes, organización que impulsó el requisito de la 3de3 de violencia contra las mujeres, señala que 98 por ciento de los delitos cometidos contra mujeres guardan un estatus de impunidad, sólo uno o dos de cada 10 casos de denuncia llegan a judicializarse y muy pocos llegan a sentencia,

Tampoco, por supuesto, se debe reducir la percepción de las mujeres que exigen paz, respeto y equidad, a la imagen de encapuchadas con marros y aerosoles que intervienen monumentos, así se trate de profesionales infiltradas en manifestaciones. La realidad es que casi todas las mujeres mexicanas exigen a su modo tal respeto, y piénsese en la pluralidad que contiene la palabra mujeres, así en plural.

Es evidente el alto nivel de demagogia política respecto a los asuntos de género en nuestro país. Los partidos que precisamente en periodos electorales se pronuncian como favorables a la equidad de género, luego postulan a personajes acusados de violentar a mujeres. ¿Podrá esta demagogia persistir?

La respuesta no estará en los partidos políticos, como se ve. Estará en las mujeres mexicanas, quienes habrán de ejercer su voto de manera congruente. Entonces, el mismo presidente de la república y los dirigentes partidistas entenderán que la violencia que ellas sufren, es un asunto de gran importancia que debe ser atendido con seriedad.

MA/MA

*Queda prohibida la reproducción total o parcial. El contenido es propiedad de Letra Fría*

Deja una respuesta