Ante militares, sobrevivientes de desaparición “reconocen” dos sitios de tortura en el Campo Militar 1

Por: Perimetral | Alianza de Medios

CIUDAD DE MÉXICO.- Al entrar al Campo Militar Número Uno, Antonia Morales Serafín cargaba en la bolsa un vestido rosa tejido del tamaño de una muñeca. Lo llevó por si encuentra a su papá, a quien desaparecieron ahí cuando ella tenía ocho meses, para que él la reconozca ahora que tiene 49 años. Al exdetenido Juan Manuel Hernández la misma visita le revivió el tiempo que estuvo “muerto en vida: en un sótano, un año de torturas”. El exguerrillero Armando Otto Gaytán reconoció el paisaje que veía desde una ventana los 10 meses de 1979 que vivió en ese sitio, junto a personas que nunca volvieron a ser vistas con vida.

Anuncios

Durante los tres días que, por orden presidencial, fueron admitidos al campo militar -emblema de la represión, la tortura y la desaparición forzada-, y acompañados de militares recorrieron sus instalaciones, al grupo de 61 personas invitadas a la inspección, familiares de personas ahí desaparecidas y sobrevivientes de las detenciones, se les atragantaron los recuerdos. 

Al inspeccionar un edificio donde se encontraba el Batallón Segundo de la Policía Militar, y otra construcción que pudiera ser la Prisión Militar, varias de las personas que fueron víctimas de los operativos de contrainsurgencia reconocieron esos dos lugares como los sitios donde el Ejército las mantuvo ocultas después de que fueron detenidas y que no fueron presentadas ante ningún juez, sino enviadas a cárceles clandestinas. 

“A mí me tuvieron en un sótano. Y sí reconozco que al lado derecho de ese sótano había celdas de 1.20 aproximadamente por 2 metros de largo, una taza (de baño) al fondo y un foco, nada más (…) terminado los pasillos estaba un cuarto de tortura y una cisterna de agua. Lógicamente todo eso no está, pero el sótano sí está y las escaleras sí las conozco, aunque me llevaban vendado sí las conozco porque tenía un tubular y ahí está el tubular igual de viejo”. 

Erasmo Cabañas, integrante del Partido de los Pobres, familiar del exguerrillero Lucio Cabañas.
Croquis del interior de un espacio con celdas, basado en testimonios de sobrevivientes. Fuente: Libro: “Tiempo Suspendido, una historia de la desaparición forzada en México 1940-1980”.

Contó que un compañero que también estuvo preso, al ver el sótano repetía que debía de haber una ‘ventanita’ que él recordaba.

*Este contenido pertenece a Perimetral, puedes leer el original en su pagina web *

Jhoseline Ramírez es una conductora, editora y productora mexicana apasionada por la creación de contenido audiovisual y comunicación en temas culturales, artísticos, de entretenimiento, diversidad sexual, inclusión y feminismo. En Letra Fría se dedica a la realización de contenido audiovisual. Sus producciones más destacadas son: La serie gastronómica regional “¿Aquí que se come?”; Serie especial “CarnavalLF 2020”; Serie “AnimalLF”, un especio para ti y tu mascota (2019); “La Claqueta”, un espacio de cine; “Especial de Día de Muertos” (2019);
Es operadora técnica de los programas “Hablemos de emociones” y “EntrevistaLF”.
Es apasionada de su trabajo y cree que desde el periodismo se puede construir un mundo mejor para las personas.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad