/

Miedo | Simpatía por el débil

Todos los sistemas políticos dependen del uso implícito de la fuerza, aunque en las democracias modernas aseguran a sus ciudadanos que nadie que observe la ley debe tener represalias. En los sistemas totalitarios o populistas, el miedo y la amenaza son una constante. 

“Hemos sido diseñados para que nuestro sistema

 nervioso responda a los peligros que 

fueron comunes en el pasado, 

no a las nuevas amenazas que 

conlleva la evolución”

Isaac Markas

Por: Jesús D. Medina García

Anuncios

Autlán de Navarro, Jalisco. 12 de junio de 2022. (Letra Fría) Miedo: sensación de pesar o incomodidad causada por la percepción de un mal o de un peligro inminente. Indicadores físicos según Darwin: abrir mucho los ojos y la boca, enmarcar las cejas, parálisis, contener la respiración, agacharse/encogerse, aumento de la frecuencia cardiaca, palidez, sudor frío, erección de los cabellos, respiración acelerada, disfunción de las glándulas salivares, sequedad en la boca, temblores, falta de voz, pupilas dilatadas, contracción de los músculos del cuello.

Para nuestros lejanos antepasados que deambulaban por la sabana africana en grupos muy compactos, el mundo era un lugar temible y angustioso sobre el que las tormentas, la amenaza del fuego no controlado, las enfermedades y el sufrimiento en general ejercían una fuerte influencia sobre sus vidas, (hasta la fecha) no se entendía qué provocaba esas calamidades lo cual dio origen al miedo primordial.

Es la época del hombre de las cavernas, de las cuevas, que, dicho sea de paso, esas cuevas eran unas verdaderas “casas de la cultura” ya que el planeta atravesaba la última gran era glacial, confinados, como en tiempos de pandemia,  ahí surgieron las primeras manifestaciones artísticas y religiosas:  pintaban, danzaban, contaban (a su manera) relatos de sus aventuras cuando los más aptos para la cacería salían por meses de la cueva a buscar el sustento. De los animales que cazaban aprovechaban casi todo, hacían instrumentos musicales con sus huesos, se cubrían con las pieles, al destazarlos observaban el corazón, los intestinos, pulmones, y seguramente más de uno llegó a pensar si los seres humanos tendríamos los mismos órganos. Recordemos que hoy y siempre la observación es el primer momento para muchas cosas, incluyendo el método científico; ya después vendrán las preguntas y las respuestas.

Todo tiene una respuesta o explicación: Mítica o científica. Aunque la verdad es lo único que no cambia.

El dominio del fuego debió tener un fuerte impacto en la conciencia de esos antiguos humanos pues les brindó un poder que hasta la fecha ha sido empleado para bien y para mal, pero les ayudó a enfrentar sus miedos gracias a esta magia. El fuego es la tecnología, la que permite que ahora me estés leyendo. La que permite hacer una operación a corazón abierto, la que permite que bombardeen y maten a una población con misiles de alta precisión.

Todos los sistemas políticos dependen del uso implícito de la fuerza, aunque en las democracias modernas aseguran a sus ciudadanos que nadie que observe la ley debe tener represalias. En los sistemas totalitarios o populistas, el miedo y la amenaza son una constante. 

II

El personaje

Fritz, príncipe de Prusia, hijo de l rey Federico Guillermo y de la reina Sofía Dorotea, nació en 1712. La historia lo recuerda como Federico El Grande. Su padre fue un hombre cruel y bastante severo con el pequeño Fritz, lo llegó a patear en público, a arrastrar de los cabellos por “cobarde», entre otros terribles maltratos.

A pesar de esa infancia de pesadilla, Federico El Grande cuando asumió el trono a la muerte de su padre, tuvo un gran papel como gobernante. Pero empezaron los miedos, rechazaba las prendas nuevas, ponerse nuevas ropas, era verse de un modo que no le resultaba familiar le causaba miedo, posteriormente desarrolló un miedo patológico por el agua. Se dice que si un recipiente con agua caía cerca de él se convertía en un gran tormento, mucho menos bañarse, lo bañaban con agua de colonia.

III

 El Poema

María

Hueles a mugre en la pequeñez de tu estatura

sueñas que eres bella…ojos de esperanza

me avergüenzas con tu mirada

tu mirada que estremece al mundo.

La más fiel de las mujeres

la que incita la burla, la sonrisa barata.

La que diario acude al hospital psiquiátrico

tienes tu virtud con tu coro de las doce del día

María corrida de tu casa a los trece años

Ignorarás para siempre las distancias

huirás de los espejos

María contradicción punzante

vida humana

María me das miedo…

Mucho miedo.

MA/MA

Historiador y escritor. Ha publicado en diversas revistas, medios y modalidades. Es profesor investigador titular de la Universidad de Guadalajara.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad