Agenda ciudadana | Degradación espiritual, cultural y política

en Plumas

En su columna de hoy David Chávez Camacho aborda múltiples crisis políticas en Latinoamérica y sus consecuencias sociales y espirituales.

Por: David Chávez Camacho

Autlán de Navarro, Jalisco. 19 de noviembre de 2019. (Letra Fría) ¿Quién que esté interesado en la política seria (si tal cosa existe) pagaría por escuchar a Arnold  Schwarzenegger y a Vicente Fox? El fisicoculturista, actor y exgobernador de California acudió al foro Citek 2019 Business Summit, en San Cristóbal, Guanajuato, evento que organiza el cada vez más decepcionante expresidente de México, y que convierte a la estafa académica e ideológica en subsidio de depredadores.

Fox es hábil para los negocios; debe serlo si su antecedente más sano antes que ser político –entiéndase la edulcorada ironía-, fue haber sido directivo de la Coca-Cola. Un ignorante hábil para los negocios y para idiotizar a la democracia, carismático en un mundo frívolo. Y Schwarzenegger, un grandulón, obviamente de derecha, glorificado por la civilización del espectáculo y el cine dominguero de efectos especiales. Se juntan y les cobran a los bobos de la ambición.

El asunto podría no ser más que anecdótico, pero es una de las mayores preocupaciones de quienes desean un mínimo de seriedad en la política; es decir, de quienes aún la pensamos a la manera clásica como creación de sociedad, vía de entendimiento, y no como mera forma de dominación. Este último es el modelo Fox-Schwarzenegger-Pinochet. Es el modelo que ahora registra su fracaso endógeno en Chile.

Otra vía de degradación de la política seria o, digamos, social, democrática, de asamblea agrandada, de debate racional, incluso de sensibilidad, compasión y de solidaridad, se halla en la degradación de lo religioso. Ocurre en Brasil y en Bolivia, donde el evangelismo sectario lleva al poder a los Herodes de la actualidad, en nombre de Jesucristo, contradictoriamente a favor de los poderosos y en contra de los pobres y desamparados.

Simón el Mago, el que intentó comprar los dones recibidos por Gracia, se ha convertido en predicador evangélico, ilusiona con sus imágenes verbales y se monta sobre el camello al que hace pasar por el ojo de una aguja. Se trata del avasallamiento de la democracia en nombre del hombre que se nos dice se sacrificó por toda la humanidad y que prefería la justicia, aunque respetaba la legalidad. No movió ni una coma de la Ley, pero siempre prefirió la justicia.

En México, como en toda Latinoamérica, urge una exposición inteligente de lo teológico, ya que el estado espiritual de cualquier sociedad determina el estado de su cultura. Los teólogos serios, no los de programas pagados por televisión a lo “Pare de Sufrir”, han interpretado a Jesús con fe y razón, lo describen históricamente como un provocador, un revolucionario cultural o un crítico social por la justicia, pero nunca como un empresario ni un político profesional.

La laicidad es importantísima en la política y en el gobierno para la protección misma de lo religioso. Luchar por el poder gubernamental y económico utilizando el nombre de Jesucristo es una sucia perversión de lo espiritual y por tanto de lo cultural y de lo político. He aquí un pendiente público que nadie se ha atrevido a tocar abiertamente y ya se notan los riesgos de tal omisión.

He aquí también un respetuoso exhorto a las grandes iglesias institucionalizadas, incluso a organizaciones de otras religiones, a debatir de manera autocrítica y ecuménica, o por lo menos a expresarse con la inteligencia y profundidad que el asunto merece, pues su propia pervivencia está en riesgo, no sólo el fortalecimiento de la democracia. En la seriedad de su teología y en su disposición espiritual, los simples pueden encontrar argumentos con fe, racionalidad y libertad.

Sé que con esta columna incursiono en asuntos delicados y complejos, pero la indiferencia nos puede costar la paz y la dignidad humana, que ya de por sí escasean hasta la desaparición.

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio