Agenda ciudadana | El rumor de la discordia

en Plumas

Este lunes, David Chávez Camacho retoma el actuar de la policía ministerial y del gobierno de Jalisco frente a las manifestaciones por el caso de Giovanni López.

Por: David Chávez Camacho

Autlán de Navarro, Jalisco. 6 de junio de 2020. (Letra Fría) La serenidad debe imperar, una serenidad democrática. La exigencia de justicia por el asesinato a manos de policías municipales de un joven albañil de Ixtlahuacán de los Membrillos, Giovanni López, ha sido gritada, como era necesario, y atendida como era debido, aunque tarde.

La difusión de un video de su detención ocurrió en una coyuntura detonante, tras los sucesos en Estados Unidos, donde otro joven, éste de raza negra, fue también asesinado por un policía abusivo.

Fueron hechos de igual característica, el abuso policial sobre jóvenes inermes, pero en entornos distintos. En Estados Unidos, el elemento racial fue muy importante. Como sea, ambos hechos se amalgamaron en la percepción jalisciense, ya que ahora las redes sociales generan tendencias de opinión pública tan efímeras como potentes. Hubo, sin embargo, un elemento común, los efectos psicológicos de las cuarentenas sanitarias por COVID-19.

Ese efecto de las redes sociales aumentó el furor protestatario y provocador entre los jóvenes de Jalisco, y de otros estados, como era de preverse. No obstante, ciertas autoridades de Seguridad del gobierno del estado no supieron leer la situación, fueron deficientes en su interpretación y por tanto en su actuar.

Cuando la manifestación del jueves, con todo y los excesos de algunos manifestantes, incluso de nivel criminal por el inaceptable caso del joven que incendió por la espalda a un policía, los elementos del orden actuaron muy bien, hasta que se, sorprendidos, improvisaron con palos en las manos, enfrentando a los manifestantes como peleadores callejeros y  no como policías profesionales.

Todo esto creó un escenario muy complejo para el gobernador Enrique Alfaro, quien tiene la obligación de garantizar el orden y al mismo tiempo garantizar la libre manifestación y el respeto a los derechos humanos. Es muy complejo porque los derechos ciudadanos no siempre empatan con los derechos humanos. Hay que notar, además, que no toda manifestación es enteramente libre; los profesionales de la violencia infiltrados suelen hacer de las suyas.

Los policías estatales no supieron estar a la altura de los hechos, están entrenados para coaccionar  pero no para comprender entornos de tal complejidad sociológica y psicológica. La responsabilidad, es de suponer, está en los mandos inmediatos. Otro elemento común al respecto es que el abuso policial igual ocurrió en Jalisco que en Ciudad de México, con gobiernos de distinta filiación partidista.

Si lo del jueves dejó qué desear, lo del viernes en Jalisco fue muy irregular. Policías o supuestos policías, vestidos de civiles en los alrededores de la Fiscalía del Estado, en camionetas sin placas, deteniendo, sometiendo, golpeando y abandonando a jóvenes en colonias de las afueras de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

El mismo gobernador rechazó este comportamiento inaceptable, totalmente fuera de lugar, ilegal. Y dijo: “La instrucción que yo di fue actuar con sensatez, con prudencia y hoy un grupo de personas de la Fiscalía del Estado de Jalisco desacató mis instrucciones y actuó de una manera irresponsable y brutal que no va a ser perdonada. Vamos a ir con todo el peso de la ley contra quien haya sido responsable, como ya lo hicimos en el caso de Ixtlahuacán y, aunque vivimos momentos turbulentos, nada justifica el uso excesivo de la fuerza. No habrá consideraciones.”

El gobernador ha realizado una autocrítica como cabeza de un gobierno, se ha puesto de lado de los ciudadanos, especialmente de los jóvenes, pues fueron los jóvenes quienes le llevaron a la gubernatura del estado. Confío también en que los jóvenes, por su parte, comprendan que Jalisco pasa por una situación muy difícil en materia de salud y de economía, lo que afecta a todas las familias. No estamos para jugar a las guerras entre nosotros mismos, no ahora.

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio