Arreglos interinstitucionales en apoyo al desarrollo regional y la conservación de la biodiversidad

(Foto especial).

Por: Jesus Juan Rosales Adame.

Autlán de Navarro, Jalisco.16 de febrero de 2018.  (Letra Fría).-  En los últimos años los valores de producción agropecuaria en el estado de Jalisco lo han posicionado como el “Gigante Agroalimentario” a nivel nacional.

Las actividades pecuarias aportan las mayores cifras (casi 77 mil millones de pesos), por encima de Veracruz, Sinaloa, Sonora y Michoacán. Somos líderes nacionales en producción de carne (bovinos) al ubicarnos en segundo lugar del país. Por su parte, la región de Cuencas Costeras (Jalisco) es de las principales en desarrollo de carne en canal, basada en un modelo de producción extensivo que también le ha valido el estigma de ser de las actividades productivas en el estado motor de degradación y deforestación de ecosistemas nativos. En este sentido y con la finalidad de garantizar la compatibilidad en la producción pecuaria, la generación de ingresos para los productores, el desarrollo regional sustentable y la conservación de los recursos naturales regionales; desde hace unos años diversas instituciones han estado impulsando un modelo de gobernanza regional que promueva y facilite la articulación de estos procesos.

   A partir del año 2011 en la región de cuencas costeras se han llevado a cabo acciones diversas, a distintos niveles y órdenes de gobierno con el objetivo de ofrecer apoyos directos a productores regionales para el desarrollo e implementación de estrategias de manejo diversificado de los agroecosistemas pecuarios (a través de Sistemas Silvopastoriles y Agroforestales) que contribuyan a mantener la producción, ingresos dignos al productor y permitan frenar los procesos de degradación y deforestación forestal regional.

   Dentro de las primeras labores desatacan las acciones tempranas de REDD+ en la región, la firma del conveno de Río Branco por el estado de Jalisco, la aprobación de la Ley de Cambio Climático Estatal, la elaboración de los programas de Inversión de la Iniciativa de Reducción de Emisiones (IRE) para las Juntas Intermunicipales de JIRA, JICOSUR, JIRCO y JISOC, así como de su aprobación por el Grupo Técnico REDD+ de la Comisión Interinstitucional de Cambio Climático Estatal (CICC).

   En tal sentido, a partir del año 2016 la comprensión por parte de las secretarías Federales y Estatales en torno a los temas ambientales y productivos generó una plataforma interinstitucional y de apoyos concurrentes liderada por la Secretaría de Desarrollo Rural (SEDER), la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (SEMADET), la Secretaría de Desarrollo e Integración Social (SEDIS), las Juntas Intermunicipales, el Banco Mundial, FIPRODEFO, Espacios Naturales (ENDESU, A. C.), INIFAP y la Univesidad de Guadalajara a través del Centro Universitario de la Costa Sur con la finalidad de diseñar, establecer y monitorear sistemas agroforestales que muestren la compatibilidad en la generación de alimentos con la conservación de los recursos naturales.




Figura 1. Número de apoyos/proyectos silvopastoriles acumulados por año y Junta intermunicipal en la región de Cuencas Costeras.


   Durante prácticamente tres convocatorias (2016-2018), 106 productores de las Juntas Intermunicipales de Río Ayuquila, Costa Sur y Sierra Occidental-Costa; han recibido poco menos de 9.5 millones de pesos (que representan el 50% del total de los planes) en proyectos Silvopastoriles (Figura 1), acreditando un componente ambiental como: Pago por servicios ambientales (PSA de CONAFOR), Plan de Manejo Forestal Sustentable (SEMARNAT), Unidad de Manejo Ambiental (SEMARNAT), Área voluntaria de conservación (CONANP), o Área Natural Protegida (CONANP).

   La implementación de los proyectos corre a cargo de los productores con apoyo de las Juntas intermunicipales, un técnico de SEDER en la cada región y la Universidad de Guadajalajara. Recientemente (finales de 2017) el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE, Costa Rica) está desarrollando la metodología de Escuelas de Campo (ECA) para fortalecer la capacitación productiva con los beneficiarios y sumándose a las sinergias institucionales regionales.

   Algunas de las lecciones aprendidas: Si bien los apoyos pudieran parecer insignificantes ante el área de oportunidad regional en cuanto a la actividad agropecuaria, el trabajo cuidado y con paso firme puede propiciar un mayor impacto en la apropiación de estos esquemas de producción agropecuaria sostenible para la región.

   El trabajo interinstitucional, cada vez se consolida y muestra las ventajas de un modelo de gobernanza regional en torno a la resolución de problemas locales y que pueden frenar la degradación y deforestación de los ecosistemas nativos. El fortalecimiento de las capacidades productivas y el trabajo colaborativo podría generar un mejor impacto desde lo local para alcanzar beneficios globales. La Universidad de Guadalajara en coordinación con INIFAP, CATIE y otras dependencias participan en la capacitación e investigación con relación a la implementación de estos sistemas silvopastoriles para mejorar su adopción y adaptación regional.

Deja una respuesta