Bar sin licencia en La Manzanilla compromete el hábitat

En zona para acampar en La Manzanilla hay un restaurante-bar que se socializa cultural y aliado de la “pachamama” pero invade y no tiene licencia. Este bar en la playa no cuenta con licencia municipal de ningún tipo y no tiene permiso para venta de bebidas alcohólicas.

Foto de archivo.

Por: Carmen Aggi y Jade Ramírez.

La Huerta, Jalisco. (Letra Fría).- Cada año grupos de familias llegan a acampanar en la playa de La Manzanilla, en el municipio de La Huerta, Jalisco.

Anuncios

MEJORAVIT

Quienes buscan una convivencia contraria al modelo “sol, arena y mar” del turismo depredador en estancias todo incluido a cambio de ensuciar despropocionadamente el ecosistema, han encontrado en la playa de La Manzanilla, un rincón que se ve amenazado.

Nos llegó una denuncia que se documentó con videos y testimoniales sobre cómo un establecimiento llamado Cocos Drinks Bar, que se encuentra sobre la playa en la zona para campamentos El Horno del Catrín, invade área federal alterando la convivencia familiar.

La Manzanilla es una playa mexicana que se encuentra en el corredor Costalegre compuesto por importantes áreas naturales protegidas, como la Laguna de Barra de Navidad, la Selva Melaque y la Reserva de la Biósfera de Chamela.

Anuncios

APYSA

A un lado del área permitida para acampar y el cocodrilario de Melaque, el lugar que se plantea –al menos en el discurso en redes sociales- de alternancia cultural, está invadiendo la playa con una probable construcción irregular.

Por si esto no fuera poco, se violan los reglamentos municipales para comercio y la convivencia nocturna.

En un anuncio indica que cierra a las 22 horas, pero según testimonios de quienes han acampado por décadas en La Manzanilla, ese horario no se respeta y se realizan fiestas nocturnas, lo explica Natalia, una usuaria.

Cultura fiestera

No es una palapa que funciona solo de día, es un restaurante que al mismo tiempo ofrece hospedaje y fiesta toda la madrugada como se capturó en el video que llegó a la redacción.

El bar sin licencia para operar en La Manzanilla compromete el hábitat y específicamente en periodos vacacionales, como el de diciembre de 2022, tuvo una fiesta que duró hasta el amanecer sin que apareciera vigilancia municipal, como narra quien denuncia.

Delfines, aves, peces, cocodrilos del estero, iguanas, es la fauna con la que campistas conviven de día y noche.

El anterior, es el hábitat visible que termina afectado si la relación humano-naturaleza se altera por ruido, basura, paso de automóviles, entre otros aspectos.

Funciona fuera de regla: presidente municipal de La Manzanilla

El restaurant Cocos Bar sin licencia en La Manzanilla compromete el hábitat y está fuera de la norma.

Por sus características es un giro de control especial y debe apegarse al reglamento de Giros Restringidos, Venta y Consumo de Bebidas Alcohólicas más el de Ecología, pero no lo hace.

El bar mencionado no cuenta con licencia municipal de ningún tipo y no tiene permiso para venta de bebidas alcohólicas, lo confirmó en entrevista el presidente municipal de La Huerta.

Fernando Gómez Carrasco quien consultó con la Secretaría General y “actualmente no encontramos registros, entonces vamos a proceder a realizar una inspección sobre ese giro comercial”, comentó.

Al estar instalado en la orilla de la playa, el Cocos Bar debe contar con una licencia municipal de Centro Turístico de acuerdo con el artículo 40 del Reglamento de Giros Restringidos y así podría permanecer abierto hasta la madrugada.

Sin embargo, este horario puede ampliarse a petición del titular de la licencia municipal, pero no aplica porque carecen de dicho documento.

“Posteriormente a eso se puede prolongar un permiso especial, siempre y cuando no afecte con ruidos a los vecinos. Se hace la verificación por parte de la Secretaría General al momento de otorgar una licencia municipal”, explicó el alcalde.

Cocos Bar también violenta el Reglamento de Ecología respecto al ruido.

El artículo 38 de dicho ordenamiento señala que los responsables de producir ruido, están obligados a emplear equipos o sistemas para que éste no rebase los niveles máximos permisibles establecidos en las Normas Oficiales Mexicanas correspondientes.

Ruido fuera de Norma

En este sentido, la NORMA Oficial Mexicana NOM-081-ECOL-1994, establece los límites máximos permisibles de emisión de ruido de las fuentes fijas y su método de medición.

Cocos Bar rebasa dichos límites y además del ruido genera vibraciones que afectan la calidad de vida de las personas y violenta su derecho humano al Medio Ambiente Sano.

Norma Oficial Mexicana DGN-AA-40-1976 para la clasificación de ruidos, los sonidos que emanan del Cocos Bar son considerados ruidos y vibraciones y por lo tanto generan una afectación a la comunidad, sin mencionar la fauna afectada por la fiesta nocturna.

“Es claro que ciertos sonidos debido a su alta intensidad pueden ser nocivos para el oído, ya que destruyen células del oído interno, o bien interfieren con actividades propias del ser humano, tales como el sueño, el descanso, la comunicación y su bienestar”, señala la NOM.

Inspeccionarán establecimiento

El presidente municipal de La Huerta, Fernando Gómez Carrasco, dijo desconocer esta problemática que genera el establecimiento Cocos Bar en la delegación de La Manzanilla, “de ese tema que me estás comentando ahorita sí sería cuestión de revisar, la denuncia de los ciudadanos. Verificar el padrón de licencias y dar cumplimiento a lo que marca el reglamento”, respondió.

El alcalde dijo que, cuando ocurren este tipo de hechos, la ciudadanía afectada reporta a las líneas telefónicas de Seguridad Pública, sin embargo, de acuerdo con la declaración del presidente municipal, no existen reportes.

“Si el bar incumple, sería cuestión de revisar cuál es el status y de ahí partir para verificar todas las condiciones que establece el reglamento. Tenemos la disposición de solucionar esa problemática. El primer paso es hacer la revisión en el área correspondiente en Secretaría General y posteriormente ver las condiciones en las que se encuentren y pedir la regularización”.

Fernando Gómez Carrasco, presidente municipal de La Huerta

Riesgos de seguridad y violencia

Lo que más le preocupa a las familias que se reúnen en periodos vacacionales e incluso en temporadas bajas, es que al final de pedirles que bajaran el volumen de la música, la actitud de las personas encargadas no fue de amabilidad, como relata Natalia en su denuncia a Perimetral y Letra Fría.

Los rumores en la zona sobre que “el otro gobierno” es quien lleva el control de esa zona preocupa a los visitantes y acampistas por las represalias de la denuncia y falta de inspección de la autoridad en la delegación de La Manzanilla y la cabecera municipal en La Huerta.

La impunidad con que firmas privadas se han id apropiando de Costalegre deja la sensación de desesperanza entre el turismo amigable con el medio ambiente.

Para muestra el botón llamado Tamarindos, el hotel de súper lujo al que nadie tiene acceso excepto el turismo de alto costo.

Al cierre de este artículo la co-dueña o encargada del Cocos Bar, Anaxx Aquila García no respondió una petición de entrevista para desmentir o aclarar el que su establecimiento no cuenta con licencia municipal, las denuncias de usuarios de la playa La Manzanilla, entre otros aspectos.

*Este es un trabajo colaborativo entre Letra Fría y Perimetral Press de la Red Macollo de medios independientes de Jalisco*.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad