/

¿Cuál fue la incidencia de los suicidios en Jalisco durante la pandemia?

Por: ZonaDocs

Un aumento de suicidios generados mayoritariamente entre jóvenes de 12 a 29 años ha causado que Jalisco se encuentre en el segundo estado con mayor incidencia de suicidios en el país; el 75% ocurrieron en la Zona Metropolitana de Guadalajara

Anuncios

Por Bruno López Nuño

La actual pandemia de coronavirus ha generado una exigencia de trabajo en el sector salud derivado de enfermedades respiratorias como por asistencias de salud mental. El Instituto Jalisciense de Salud Mental (Salme) informó que, de los 26 mil 208 pacientes de consulta externa en este año, 18% son menores de edad, lo que representa dos de cada 10 personas atendidas.

Esta alta incidencia se registró al inicio de la pandemia por COVID-19, en dicho año (2020) en Jalisco, se registraron 570 suicidios y en lo que va de 2021 el reporte es de 316, de los cuales el mayor impacto de suicidio se encuentra entre los jóvenes de 15 a 35 años, resaltando además que los hombres cometen el doble de suicidios que las mujeres.

“Es una situación preocupante que se está viviendo la cantidad de suicidios que se están presentando, tres por semanas nos llega una noticia de un chat y si ponemos los intentos de suicidio, cinco a la semana es un problema que está creciendo machismo”, detalló el director del Instituto Jalisciense de Salud Mental, Francisco Javier Ramírez Barreto.

El aumento de casos en Jalisco

En México, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía e Informática (INEGI), indica que la tasa de suicidios es de 5.4 por cada 100 mil habitantes, siendo además la quinta causa de muerte en menores de 15 años, sumado a que en los últimos 10 años en ese segmento de personas los números se han incrementado en casi un mil por ciento.

Esta situación se refleja en las tasas de suicidio en últimos 10 años, ya que se ha sufrido de un incrementado de 44% en relación con los suicidios en Jalisco; desde el año 2012, el número de Lesiones auto infligidas intencionalmente (suicidios) ha aumentado hasta llegar a más de 500 casos por año, además de que en el último año y medio se registró se han incrementado los casos en los que los menores deciden terminar con su vida.

Ante la constante suma de suicidios en el Estado, el investigador de la universidad de Guadalajara José de Jesús Gutiérrez Rodríguez, indicó que el Instituto Jalisciense de Salud Mental (Salme) reportó que en el año 2019 de 600 casos de suicidio 317 (52.3%) fueron de personas jóvenes de 15 a 34 años, de la misma manera se notificó que de enero a junio se suicidaron 43 menores de edad, lo que equivale a un suicidio por cada 12 días, sumado a esto cada año los casos tienen un incremento que oscila entre el 10 y el 17%.

Esto ha causado que Jalisco tenga uno de los más altos índices en depresión, ansiedad y suicidios en personas entre 20 y 30 años. Además de lo anterior, señaló que el estado ha escalado en la tabla nacional desde el sexto hasta el segundo sitio (solo por debajo del Estado de México y seguido del distrito Federal), y aunque los casos de suicidios públicos que se han dado en los últimos meses del 2021 son alarmantes, menciona que hay más alarma por los casos privados que suman el 80% de los casos.

Estas cifras refieren a sectores específicos de la población con mayor grado de incidencia, los cuales se encuentran en un estado crítico de su desarrollo personal, los jóvenes, puesto que el 52% de los casos son de jóvenes entre los 15 y los 24 años, mientras que hace 10 años la mayoría se concentraba en personas de entre 30 a 60 años. Incluso los casos de suicidio infantil también van en aumento.

El primer caso documentado fue en 1997, un menor de ocho años que se quitó la vida, mientras que en 2014 los suicidios en menores de edad sumaron 46, de los cuales 12 tenían menos de 12 años.

“La cantidad de factores de riesgo es mucho mayor en las ciudades, aumenta el estrés, el desempleo, la crisis económica, y también los lazos sociales de cooperación son menores, al parecer somos más pero la gente puede tener más conflictos por sentirse solos; hay necesidades creadas, en general todos los dilemas de la vida moderna se recrudecen en el ámbito urbano”, Francisco Gutiérrez Rodríguez, director del Centro de Evaluación e Investigación Sicológica del Centro Universitario de Ciencias de la Salud.

“Debemos señalar que se debe trabajar en la prevención en el caso de los casos de suicidio. Tomar en cuenta que el 75% de los casos ocurrieron en la Zona Metropolitana de Guadalajara, y el 25% al interior del estado creciendo en zonas como Los Altos, Costa Sur, Autlán y Puerto Vallarta”.

Causas del suicidio

Problemas familiares, amorosos, económicos, de autoestima, estrés, son muchos los factores que influyen para que alguien decida terminar con su vida, sumado a esto las autoridades no han detectado la mayoría de los problemas en los que se encuentran inmersas las ciudades mexicanas, sobre todo los de índole económico, y que provocan depresión en sus habitantes.

El Instituto Jalisciense de Salud Mental (Salme) ha brindado 55 mil consultas en lo que va del 2021, de las cuales el 10% han sido a menores de edad. “Nosotros sabemos que en Jalisco el 30% de la población padece de algún trastorno mental, principalmente depresión y ansiedad que son los que más vemos en consulta”, comentó el titular del Instituto Francisco Javier Ramírez Barreto.

El abuso de sustancias es otro factor significativo, especialmente entre adolescentes mayores masculinos, encontrándose una elevada prevalencia de la comorbilidad entre los trastornos afectivos y el abuso de sustancias. Los trastornos de conducta también son comunes en las victimas de suicidio.

Aproximadamente una tercera parte de los hombres suicidas habían tenido un trastorno de conducta, generalmente, con comorbilidad de algún trastorno afectivo, de ansiedad o con consumo de sustancias, esto mismo se define como una relación con la cantidad de suicidios y las personas que poseen trastornos como lo son la depresión y la ansiedad.

Sumado a esto entre un cuarto y un tercio de las víctimas de suicido entre los adolescentes han intentado previamente suicidarse. Factores cognitivos y de personalidad. La desesperanza se ha asociado al suicidio, sin embargo, no ha mostrado ser un predictivo independiente, una vez que también se considera a la depresión, esta situación es alarmante cuando se define que 13 de cada 100 personas sufren trastornos de ansiedad en Jalisco, de esta manera la relevancia e importancia de acudir a espacios clínicos con especialistas de salud mental.

Factores de riesgo que se han identificado refieren a una serie de serie de características consistentes en la mayoría de los estudios:

  • Perfil de impulsividad y agresividad asociado a consumo de sustancias sobre todo en chicos. Enfermedad física o psiquiatrita (ansiedad, depresión, manía).
  • Aislamiento social o/emocional Padres con problemas, enfermedad o conflictos entre la pareja.
  • Contacto con otros suicidas.
  • Abuso sexual, físico o psicológico.

Las crisis en las relaciones (familia, novio/a, amigos) son los factores precipitantes más frecuentes a estas edades y suelen ir precedidas por amenazas que no se suelen tomar en serio.

El fenómeno suicida se presenta cada vez a menor edad, y si bien su presentación es más frecuente en zonas urbanizadas, también se presenta en localidades rurales, donde la atención psiquiátrica o psicológica no está disponible. Por lo anterior es importante que el medico de primer nivel, esté capacitado para detectar casos de riesgo suicida, aun cuando se trate de un niño o adolescente.

Es importante que sepa dar un manejo inicial, y de ser necesario derivar al tercer nivel a aquel niño/adolescente que dadas sus características amerite el internamiento. Si bien, es cierto los suicidios en edad pediátrica han aumentado, también es cierto que, con una prevención y detección adecuada, es posible disminuir el incremento de casos presentados, se debe de acudir a un especialista para conocer bien el caso de la persona, para de esta amanera trabajar con la terapia de esta.

El estigma social del suicidio/ asistencia a terapia.

En ocasiones las personas adultas desconocemos que niñas, niños y adolescentes pueden desarrollar pensamientos suicidas. Ante esta situación, madres, padres y personas cuidadoras debemos identificar los factores de riesgo asociados, los factores protectores y dónde localizar a especialistas ante la posibilidad de un suicidio infantil o adolescente.

El suicidio es una problemática que debe visibilizarse con el objetivo de ser prevenida. La Encuesta Nacional de Salud (ENSANUT) reveló que, durante 2020, mil 150 niñas, niños o adolescentes en México decidieron suicidarse, es decir, un promedio de tres casos por día, casi el triple que los registrados por COVID-19, que ascendieron a 392 casos durante el mismo periodo.

Francisco Javier Ramírez, director del Salme, señaló que: Hay estigma alrededor del medicamento o si los podemos atender a tiempo, pero no todos van a necesitar atención farmacológica”.

Explicó que el suicidio se entiende como un fenómeno unicausal, que se entiende como «se suicidó porque lo dejó la novia», «se suicidó porque perdió el trabajo», cuando la realidad es que el suicidio es un fenómeno multifactorial que tiene elementos del pasado, del presente y de las perspectivas el sujeto sobre su futuro, los cuales se desarrollan más allá de las percepciones de personas cercanas a la persona.

Por su parte, el secretario de Salud, Fernando Petersen, comentó que la salud mental es tan importante como la del resto del cuerpo. “Tener una razón para vivir significa tener una sociedad sana, tener valores sanos, tener una vida sana. Y ese es el tema, el tema es que no podemos separar el cuerpo de la mente”. El secretario de salud y el titular de Salme, exhortan a la población a acercarse con especialistas ante la sospecha de padecer ansiedad o depresión.

Los suicidios no reconocen espacios geográficos específicos, ya que a pesar de que existen entornos específicos relacionados a entornos rurales, la realidad es que ciudades globalizadas y entornos sociales no exentan dicha práctica, tal como lo menciona la directora del SALME: “No estamos exentos, porque aparte vivimos en una sociedad muy estresante, muy exigente, donde fácilmente estamos vulnerables y podemos caer en un cuadro de esos”.

Una deficiencia de psiquiatras

Ante la creciente suma de suicidios relacionados con menores y mediante entornos cada vez más relacionados con depresión/ ansiedad, la situación suele relacionarse con la asistencia con profesionales de la salud; sin embargo, el estigma social no es el único elemento que permite que las personas no asistan a dichos entornos terapéuticos, ya que El Estado de Jalisco registra un importante déficit de psiquiatras en el Sector Salud, y es que, en la entidad existe un psiquiatra por cada 80 mil habitantes en los sistemas públicos de salud, cuando la cifra recomendable es de uno por cada 20 mil personas, explicó la Dra. Laura Hernández Muñoz, Directora del Instituto Jalisciense de la de Salud Mental (SALME).

Este no es un problema mínimo, ya que de acuerdo con cifras del SALME, en Jalisco el 28 por ciento de las personas sufrirá algún tipo de trastorno mental, el 14 por ciento tendrá un trastorno mental severo y el 1 por ciento sufrirá de esquizofrenia, personas que necesitarán de un psiquiatra para su atención.

Ambas situaciones se suman con la situación económico-social que ha recibido la ciudadanía tras la pandemia de COVID-19, el problema entonces suele tener una mayor intensidad cuando se conoce que en la conferencia realizada el 11 de noviembre del 20021 en el “Reto de la Salud Mental en Jalisco”, que dictó a estudiantes de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), la funcionaria explicó que existe un déficit de psiquiatras, el cual se debe a factores como el poco presupuesto de las instituciones de salud para contratar más especialistas, puesto que de 130 mil millones de pesos destinados para el sector salud en México, sólo el 2 por ciento está destinado para atender la salud mental, sumado a esto, la funcionaria remarcó que existe una falta de interés por esta profesión.

El entorno Jalisciense representa una situación crítica en materia de salud y atención mental, ya que es el segundo estado con mayor índice de suicidios, representando además un aumento de suicidios en menores de edad, los cuales representan junto con las personas de entre 19 a 29 años el sector con mayor incidencia de suicidios.

Esto mismo se refleja ante un escenario donde el 90% de los suicidas se relacionaba con problema de salud mental, lo cual representa una necesidad de atención clínica por parte del sector salud, ya que 13 de cada 100 jaliscienses poseen ansiedad, el cual es uno de los factores más frecuentes en el espectro suicida.

El panorama, entonces, se visualiza complicado porque el Estado Mexicano sólo destina a la atención de la de salud mental: 2.6 millones de pesos para todo el país.

*Letra Fría tiene permiso para compartir este contenido, ambos medios pertenecen a la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de la Pie.*

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad