Los hijos: principal motivación para continuar luchando | Entrevista a Miriam Díaz, bombera de PC Autlán

en Área Metropolitana

Con esta entrega queremos reconocer la lucha diaria de las madres de familia en Autlán de Navarro y la región, que salen de casa para garantizar una mejor vida a los miembros de su familia. Hoy, conoce la historia de Miriam Díaz, bombera en Protección Civil y Bomberos de Autlán.

Por: Diana Borbón

Autlán de Navarro, Jalisco. 6 de mayo de 2020. (Letra Fría) Cuando Miriam Díaz supo que sería madre hace trece años, recibió la noticia con mucha emoción; sin embargo, sabía que la llegada de un nuevo ser provocaría un gran cambio en su vida, pues además tendría que enfrentarse al hecho de ser madre soltera.

La situación económica de Miriam en aquel entonces no era la mejor; necesitaba idear la forma de sacar adelante a la que sería su nueva familia y fue entonces cuando una mujer que se dedicaba a la venta de guamúchiles la motivó a seguir luchando para salir adelante.

Al nacer su hija Luna, Miriam consiguió un trabajo en la ruta de autobuses urbanos en Autlán, se dedicaba a revisar el boletaje de las personas que utilizaban el servicio de transporte, de esta manera mantenía a su pequeña recién nacida.

Hoy, después de trece años de lucha, Miriam es bombera y tiene el cargo de Oficial Operativo en Protección Civil y Bomberos Autlán. Día con día se prepara para una jornada más de trabajo que dedica a su hija Luna, su principal motivación.

DB: ¿Qué significa para ti ser madre?

MD: Yo pienso que cada una tiene diferentes emociones, es un sentimiento que no te puedo describir porque cada mujer lo vive distinto. Para algunas es más difícil, yo no sé pero a mí me dicen que cuando estaba embarazada se me veía un brillo, y siempre fui feliz y le di gracias a Dios. Disfruté mucho mi embarazo, tuve muchas carencias, sufrí discriminación estando embarazada pero pese a todo pude salir adelante.

Llegó el momento en que mis amigas me regalaban comida para mí y para mi hermanita, pues yo me hacía cargo de ella. Estando casi al final de mi embarazo fue la primera vez que ingresé a bomberos como administrativa, empecé como secretaria y de ahí fui escalando. Los muchachos de la base de alguna manera son como la segunda familia de mi hija.

DB: Tu trabajo implica mucho tiempo y dedicación, ¿cuál es la reacción de tu hija ante el trabajo que realizas?

MD: Ella desde chiquita siempre me decía: “ya te vas con tu uniforme, ya te vas con tus bomberos”, era un reclamo constante. Recuerdo aquel primero de mayo que en Autlán fue un caos por los ataques que recibimos, tuve la oportunidad de apoyar en esos momentos y a pesar de que era voluntaria, me hice acreedora a una medalla al valor que nos entregaron ese día. Cuando recibí la medalla ahí estaba mi niña, escuchó el mensaje y vio que me la dieron y me dijo: “mamá, ahora comprendo por qué tienes que ir a los bomberos, porque además de cuidarme a mí ayudas a cuidar a muchas personas”. Ahí fue cuando ella entendió mi trabajo y hoy lo acepta completamente.

El no saber cómo está su hija durante varias horas o no saber si es que necesita algo es lo que más le preocupa a Miriam, sin embargo esto no la detiene pues sabe que Luna es consciente del ejemplo de lucha y superación que su madre intenta inculcar en ella.

DB: ¿Qué es lo más difícil de ser madre y trabajadora a la vez?

MD: En el trabajo lo más difícil a veces es que tu hijo esté enfermo y pues no poder ser tú quien lo cuida. Pero realmente el ser mamá y trabajar a la vez te permite darle la enseñanza a tus hijos de que puedes salir adelante y de que no hay algo que no puedan superar si se esfuerzan en lograrlo.

También al principio se limita el tiempo con los hijos, pero siempre negocio horas de trabajo para acudir a festivales de mi hija, y he tenido la fortuna de que en todos mis empleos me han permitido ir, siempre he estado con ella, con uniforme y a veces de civil, y eso Luna lo valora mucho.

Miriam con su hija en un festival escolar (Foto: cortesía).

DB: ¿Sientes que has fracasado como madre alguna vez?

MD: Yo siento que he fracasado cuando regaño a mi hija, porque te duele mucho cuando los castigas, siento que a lo mejor no he hecho lo que debería.

Tengo un carácter muy fuerte, muy agresivo, soy muy explosiva y eso tanto me favorece como me perjudica; pero como madre, siento esto ha permitido que mi hija tenga una buena autoestima, además el que yo sea de esta manera ha permitido que Luna sea muy independiente y muy buena estudiante.

(Foto: cortesía)

Es una gran deportista, es amante dela naturaleza, le gusta tener cultivos propios en casa, tenemos mascotas, a veces cuidamos animalitos de la calles. También nos sirve que somos sociables y honestas, pienso que ese es un acierto como mamá porque la gente me dice que mi niña es una buena persona, que es educada y que es un buen ser humano.

DB: ¿Cuáles son tus más grandes miedos como madre?

Que mi hija sea una mujer sumisa, que tolere agresiones, ya sean laborales, sociales o con su pareja por no hacer valer sus derechos o sus capacidades como mujer, que por su género la discriminen.

Yo sufrí discriminación y pienso que ahorita me enfoco en formar una mujercita con valores y virtudes, con capacidad pero a la vez que aprenda que ella vale lo mismo que las demás mujeres y enseñe a otras mujeres a tener esa seguridad. Mi hija tiene una madurez increíble, sin embargo no ha perdido los pies sobre la tierra.

Es una adolescente muy bien cimentada, he visto mujeres que han sufrido por miedo a depender de alguien y yo quiero que ella sea independiente, mi mayor esfuerzo está enfocado en eso, en prepararla académica, emocional, física y espiritualmente.

DB: ¿Qué mensaje le darías a otras madres que luchan para sacar adelante a sus hijos?

Creo que nosotras mismas nos cerramos las puertas y se trata de mentalizarnos, si aquí no se puede pues voy a seguir hasta que se pueda. Así estés con una persona que ames mucho, o si no te está valorando, pienso que primero te tienes que amar y valorar tú para poder dar amor. Entonces simple y sencillamente el decidir salir adelante por ti misma para de esa manera ser el ejemplo para tus hijos, es el consejo que yo les daría.

Tenemos la fortuna de que nos asignen un día, pero nuestro día es todos los días y nuestro mayor premio no son unas flores ni un obsequio; creo que poder abrazar y ver con salud a tus hijos es el mejor regalo que podemos tener. 

De igual manera poder abrazar a nuestros seres queridos: a mamá, a la abuela, ese tipo de detalles yo creo que son los mejores regalos, debemos ver a nuestros hijos como el mejor regalo que la vida nos está dando.

(Foto: cortesía)

LL/LL*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio