Realidad alterna | Tregua para sumar, no para golpear

[Imagen: Letra Fría]

Lourdes Cano escribe su columna de hoy para resaltar la necesaria unión entre facciones políticas con el fin de resistir frente a la crisis ocasionada por la pandemia.

Por: Lourdes Cano Vázquez

Autlán de Navarro, Jalisco. 22 de abril de 2020. (Letra Fría) En estos momentos más que nunca, lo que no suma no sirve. La pandemia se vive a nivel mundial sin importar ser del primer o del tercer mundo; el virus no conoce de pobreza, de riqueza, de creencias o de ideología, es algo que contagia sin discriminación y ataca sin piedad, es un hecho, no un invento ni una conspiración.

En todo el mundo las medidas de protección han sido las mismas, ya bien conocidas, con las que todos los países buscan aplanar la famosa curva epidemiológica, es decir, evitar el colapso de su sistema hospitalario, atendiendo todos los casos infectados en un periodo extendido de tiempo.

México no es la excepción, pero debemos saber que en el país juegan muchos factores en nuestra contra: otras epidemias de enfermedades crónicas, el hacinamiento en las grandes ciudades, la poca cultura cívica del mexicano promedio y la polarización política que vivimos desde hace varios años.

Es quizás esa polarización la que nos puede terminar de hundir en el caos de la epidemia; porque no es justo, no es ético y no es moral intentar sacar raja política a costa de la vida y la salud de las personas. El ejemplo cercano es Javier Alatorre y su penoso noticiero del pasado viernes, pero también hay varios personajes por ahí buscando la manera de beneficiarse con toda esta situación.

Javier Alatorre trabaja para Ricardo Salinas, el segundo hombre más rico del país, que entre otras cosas es empleador de alrededor de 70 mil personas en México, entre bancos, tiendas y su televisora, siendo uno de los pocos que se ha rehusado a cerrar sus negocios, arriesgando a su personal y a todos a su alrededor.

Justifica su actuar diciendo que salvar la economía es más importante que acatar medidas sanitarias, pero evidencia el hecho de que las personas, en este caso sus trabajadores, parecen ser totalmente prescindibles para él, dado que antepone sus ganancias a la seguridad de ellos. Tampoco es del todo un secreto que es uno de los mayores deudores de impuestos del país, lo que también explica mucho de lo sucedido éste viernes en su noticiero.

Salinas no es el único que en lugar de sumar golpea, hay varios, entre ellos gobernadores, incluso gobernadores morenistas. Con una pandemia a punto de salirse de control en el país, justo ahora es momento de unirse para salir adelante, es momento de sumar, de ver en qué se puede ayudar, no de atacar.

No es necesario ser un ferviente seguidor del presidente para reconocer que actualmente es él quien está al frente, y que las instituciones que hoy representa son resultado del trabajo duro por tener una democracia fuerte que trasciende más allá de una persona. Esas instituciones, deficientes o no, están a cargo de nuestros representantes, a quienes  la gran mayoría de los ciudadanos eligió democráticamente.

Siempre he creído que en todo partido político y en toda fracción ideológica hay personas valiosas con ganas de trabajar. Si no se comulga con López Obrador, perfecto, hay muchas más personas en su gobierno con quienes la oposición se puede acercar a trabajar y ayudar, ser adversarios en lo político no significa ser enemigos en todos los ámbitos de la vida, eso es algo que tanto el presidente como muchos otros deberían entender, más ahora que es momento de sumar, no de golpear.

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja una respuesta