/

Jalisco, el Estado de las desapariciones | Realidad Alterna

(Foto: Especial)

Lourdes Cano Vázquez

Guadalajara, Jalisco. 20 de mayo de 2022. (Letra Fría) Al convivir diariamente con la violencia, estamos familiarizados con los homicidios, cuerpos que aparecen cada mañana en algún punto aislado de nuestra ciudad, enfrentamientos armados y desapariciones forzadas como los daños colaterales de un Estado que vive secuestrado por el crimen organizado; llamarlo narcotráfico es delimitar el alcance de los niveles de criminalidad a los que han llegado los carteles, el tráfico de sustancias es ya solo uno de sus motivos, pero sus objetivos involucran ahora en gran medida a nuestra sociedad civil.

Anuncios

En un país donde todos los días nos topamos con la noticia de una persona desaparecida, como sociedad hemos normalizado ciertas conductas que para otros son por lo menos, escalofriantes: un «cuídate mucho», al salir, retoma una importancia preocupante y en otros casos, dolorosa, porque no importa cuánto puedas cuidarte, como ciudadanos de a pie, estamos a merced de criminales que no entienden de escrúpulos. 

Es por eso que un día cualquiera, mientras están en su casa, pueden desaparecer tres hermanos, un estudiante salir una mañana a la escuela y no regresar, o una mujer salir a una fiesta y aparecer muerta en los días siguientes.

Jalisco, es tal vez el caso más alarmante; el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y no Encontradas en México ha documentado que nuestro Estado alcanzó las 16 mil 228 desapariciones a finales de marzo de 2022, 228 de ellas en solo 16 días.

Ante esta demoledora realidad, nos encontramos con un presidente que día con día polariza a una sociedad ya dividida y encuentra cada vez a un nuevo adversario al cual culpar en lugar de asumir responsabilidades; en el caso del crimen organizado, decir que su gobierno “también cuida” a los criminales por ser seres humanos, es decirle a los ciudadanos que no hay garantías para su seguridad y a todas las víctimas y a sus familias que no habrá justicia.

Y la misma situación se replica a nivel estatal cuando el gobierno asume una actitud de negación ante las cifras aplastantes de desapariciones y declara que todo va viento popa, es voltearle la cara a las personas que todos los días salen a buscar a sus familiares desaparecidos, es ignorar que Tlajomulco, por ejemplo, se ha convertido en una gran fosa clandestina. 

Hay que preguntarse qué hace el Estado para revertir esta situación y actuar en consecuencia, como sociedad somos también parte del problema si no actuamos hasta que desafortunadamente nos sucede a nosotros; seguiremos entonces normalizando lo escalofriante: caminar siempre con la mirada tras del hombro, compartir en todo momento la ubicación, reportándose con quien nos espera en casa, o angustiarse porque somos nosotros los que esperan.

Deberíamos ser los que vivimos libres de preocupación porque estamos en un estado de derecho que garantiza nuestra seguridad, sin importar a dónde vaya o como voy a regresar, pero eso sí, teniendo la certeza de que voy a regresar.

MA/MA

Licenciada en Estudios Políticos y Abogada por la U de G, con experiencia en en las materia Electoral, Transparencia y Acceso a la información. En el Itei Jalisco he colaborado como Actuario (actualmente) y Técnico en Servicios Educativos.
Colabora en Letra Fría desde septiembre de 2013.
Correo: lourdescanov@gmail.com

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad