Violencia y represalia en Zapopan

Por: Jade Ramírez y Elizabeth Barrera | Perimetral | Red Macollo

Guadalajara, Jalisco. 10 de agosto de 2022. (Letra Fría) Tres camiones de transporte público y dos vehículos particulares, así como un camión de la empresa Coca Cola y un Seven Eleven, fueron incendiados en Zapopan al norponiente del Área Metropolitana de Guadalajara, por grupos delictivos.

Anuncios

Todo sucedió a la vista de la población a partir de las 19 horas que iniciaron los reportes violentos.

El martes 9 de agosto de 2022 quedó registrado como otro día en la capital de Jalisco donde se presentaron eventos de terrorismo.

Esto provocó temor entre la población civil como consecuencia de un «operativo de fuerzas federales», aseguró el gobernador.

La explicación de Enrique Alfaro Ramírez fue que debido a un enfrentamiento del Ejército con la delincuencia organizada, entre los municipios de Ixtlahuacán del Río y Cuquío, la gente tuvo que transitar sobre la represalia tampoco prevista o frenada por la autoridad local.

Los eventos violentos se ubicaron por San Isidro rumbo a las Cañadas hacia la carretera libre a Saltillo; esto es salida a Zacatecas, por donde se llega a la región wixárika, pero colindante con la urbe de Guadalajara.Bomberos y Protección Civil de Zapopan apagaron el incendio en el auto particular

Chapala con retenes 

En los chats que funcionan para informar a los medios de comunicación, tanto del Gobierno de Jalisco como la Fiscalía del Estado, lo que imperó fue silencio y nulo flujo de datos.

Fueron las redes sociales con videos de usuarios las que lanzaban coordenadas sobre posibles incendios en la carretera a Chapala, pasando el Aeropuerto Internacional Miguel Hidalgo.

Hacia las 22.30 horas, solo se pudo confirmar un retén de la Guardia Nacional a la altura de Cajititlán.

Mientras tanto la versión de que en la colonia Providencia también en Zapopan se buscaba a algún tipo de delincuente, no fue desmentida. 

Todavía hacia las 11 de la noche sobrevolaban helicópteros de la policía colonias aledañas a esa zona.

Cuatro años sin verdad ni justicia

El 21 de mayo de 2018, a pocas horas del atentado fallido contra Luis Carlos Nájera, ex fiscal de Jalisco y funcionario favorito del gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, se vivió un similar escenario al de este martes, que marcó la vida de la familia García.

Un camión de transporte público «de lujo» donde viajaba Elizabeth García con su bebé Tadeo de ocho meses de vida, fue atacado por un grupo de tres hombres.

No permitieron que descendieran -como en otras ocasiones- todos los pasajeros, cuando lanzaron una bomba que prendió las escaleras y el pasillo, justo cuando Eli corría con su bebé en brazos y resbaló.

Tadeo murió a las pocas horas y Eli dio batalla tres meses. Murió el 20 de agosto de 2018. El juicio aún sigue abierto sin rumbo claro y no ha culminado la reparación del daño.

A Jorge Aristóteles Sandoval Díaz lo asesinaron en un bar el 18 de diciembre de 2020 en Puerto Vallarta pero Luis Carlos Nájera sigue vivo y obtuvo justicia.

El Tribunal de Enjuiciamiento logró darle 105 años de prisión a los cinco hombres que atentaron contra la vida del funcionario.

Fiscalía de Jalisco duerme sin comunicado

A las 11.58 de la noche, la Fiscalía del Estado de Jalisco no emitió un comunicado oficial de los eventos violentos.

A lo vivido durante los <<narcobloqueos>> se sumaron tiroteos en la carretera a Saltillo. 

Al cierre de esta edición no se reportaron personas lesionadas ni muertes.

Foto y video: Elizabeth Barrera. Fecha de publicación: 9 de agosto 2022

Perimetral forma parte de Macollo, la Red de Medios Independientes de Jalisco.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad