(Foto: Georgina Rodríguez)

Agricultura urbana en el Área Metropolitana de Autlán, camino a la sustentabilidad

en Área Metropolitana/Investigaciones Especiales

La agricultura urbana en el Área Metropolitana de Autlán es una actividad que diversifica e integra elementos de sustentabilidad, provee alimentos frescos sin intermediarios, genera ingresos, y en gran proporción es la principal fuente de trabajo para los miembros de la familia.

Por: Georgina Torres Rodríguez. georginatorresrodriguez@hotmail.com|Víctor Manuel Sánchez Bernal. vsanchezmetate@gmail.com| Peter R. W. Gerritsen. petergerritsen@cucsur.udg.mx

Autlán de Navarro, Jalisco. 27 de marzo de 2019. (Letra Fría) En Latinoamérica el desarrollo de la agricultura urbana fue impulsado por Cuba, país que por su situación geopolítica se vio en la necesidad de incentivar la agricultura urbana como alternativa para incrementar la disponibilidad de alimentos después de la imposición comercial del bloque soviético, a partir de entonces la isla diversificó su producción y fue menos dependiente de las importaciones de insumos y pasó a estar en la primera división mundial en lo referente a la agricultura urbana (Rubio, 2014).

La agricultura urbana en Área Metropolitana de Autlán (AMA), conformada por los municipios de Autlán, El Grullo y El Limón, es una actividad que se desarrolla en el centro y colonias de los municipios, actividad trabajada por el sistema económico familiar (SEF), diversificada en diferentes espacios: traspatio, predios familiares, calle e incluso el techo.

Se realizó una investigación que identifica y describe a la agricultura urbana en el contexto de ciudades pequeñas y medianas, profundizando en sus particularidades. Definimos la agricultura urbana como aquellas actividades productivas y extra productivas: recolección de leña, frutos y semillas del campo, donde existe un uso mínimo de insumos, y los modos y medios de producción pertenecen a la familia.

De acuerdo a la (CONAPO), en el 2010 el 72.3 por ciento de la población mexicana vivía en zonas metropolitanas, debido al fenómeno de migración pasará de 384 ciudades a 961 en 2030. Esto significa que las ciudades concentrarán el 82.2 por ciento de la población, donde dominará la pobreza (ONU-Hábitat México, 2016). Confirmando la necesidad de impulsar procesos de agricultura urbana sustentable, como mecanismo para reducir el impacto generado por la población humana, una forma de obtener la canasta básica con alimentos frescos y sin agroquímicos, reducir las cadenas productivas, mitigar el problema de la alimentación, la pobreza, tendiente a la autonomía y soberanía alimentaria (Vera y Zencovich, 2003).

En Jalisco la política de “ciudades rurales” se han implementado sin considerar la consulta local y sus posibles implicaciones en el corto, mediano y largo plazo.

En este tenor en mayo del 2013 los municipios de Autlán, El Grullo, y El Limón fueron incorporados en una nueva regionalización administrativa. Consideramos que esta política omite el esquema de la agricultura urbana, realizada por los pequeños y medianos productores (Crónicas Sociales, 2016).

Estimamos que, en el AMA existen experiencias de agricultura urbana sustentables, por lo que es necesario incluir a las familias de pequeños productores en la toma de decisiones en política pública ambiental y agroalimentaria; además es preciso evidenciar y dar a conocer como se expresa el fenómeno de la agricultura urbana sustentable en un espacio rural-urbano desde la perspectiva mexicana.

Se implementó una metodología mixta que consistió en la realización de entrevistas semi-estructuradas a informantes clave, entrevistas abiertas a familias del Área Metropolitana de Autlán, anotaciones diacrónicas y sincrónicas en una libreta de campo, transectos longitudinales y altitudinales, y estudios de caso.

Se entrevistó a servidores públicos y recurrimos a las oficinas de catastro de cada municipio, solicitando mapas oficiales y listado de colonias. Se realizaron transectos altitudinales y longitudinales en el 20 por ciento de las colonias dentro del área urbana, considerando los cuatro sectores. Durante los recorridos entrevistamos a 275 familias haciendo anotaciones diacrónicas y sincrónicas en una libreta de campo, se  aplicaron entrevistas abiertas a 119 familias de Autlán, 63 de El Grullo, y 93 de El Limón, y se seleccionaron 15 estudios de caso.

En el área Metropolitana: Autlán, El Grullo. y El Limón  las unidades de producción se ubicaron en el espacio físico: jardín/traspatio, lotes/predios, calle y techo de las casas. Principalmente las familias destinan la producción de alimentos para autoabasto, mientras otras producen con doble propósito: para vender, autoconsumo familiar, y muy pocos produce con un fin comercial.

A través del trabajo de campo identificamos unidades de producción con especies predominantemente agrícolas, medicinales, de uso culinario, frutales, ornamentales y de ganadería de traspatio. Las unidades familiares productoras predominantemente de plantas medicinales y de uso culinario son las más representativa, mientras que las unidades de producción de especies predominantemente agrícolas son las menos representativas.

Se seleccionaron 15 estudios de caso tomando en cuenta los siguientes criterios: aquellas familias que desarrollaran la mayoría de las actividades productivas, ejemplo; ganadería de traspatio, ganadería mayor, producción de frutales, agricultura de maíces criollos,  plantas medicinales, de uso culinario, ornamentales entre otras, apicultura, crianza de aves canoras y de ornato. Además, que los entrevistados  tuvieran voluntad de participar. En este proceso los padres de familia fueron los más involucrados en el desarrollo de las actividades productivas, mientras que los hijos u otros miembros de la familia extensa y nuclear participan de manera ocasional. La presencia de las mujeres es de suma importancia en la realización de la mayoría de las actividades productivas, así mismo de las tareas del hogar. Son las mujeres las que deciden las especies vegetales que desean tener y cultivar en su espacio doméstico, también, las responsables de la elaboración de productos derivados de la leche, ejemplo; queso, yogurt, requesón y panela. La comercialización de los diversos productos transformados y elaborados son vendidos por las propias mujeres.  

Investigación exploratoria que aportó una diversidad de experiencias, modos y medios de producción con el fin primordial de abastecer de alimentos básico a la familia nuclear y extensa para la población local ya que los excedentes son vendidos en los diferentes establecimientos acortando la cadena productiva, negociando cara a cara y en ocasiones realizando trueque.

Los productos que se obtienen de las diferentes unidades de producción son de temporal: maíz frutos, hortalizas entre otros, contribuyendo en la salud y calidad de vida de las familias. En la mayoría de las actividades productivas las familias mantienen prácticas tradicionales: utilización de herramientas manuales, bajo uso de insumos, agua y agroquímicos, elaboración de abonos a partir de materia orgánica integrando excretas de la ganadería de traspatio y del corral, así como la selección de semillas, plantas y animales. Prácticas van en pro de una agricultura urbana sustentable desde la perspectiva mexicana.

La agricultura urbana en el Área Metropolitana de Autlán es una actividad que diversifica e integra elementos de sustentabilidad, provee alimentos frescos y sin intermediarios, genera ingresos, y en gran proporción es la principal fuente de trabajo para los miembros de la familia.

Por otra parte, la producción de los pequeños productores propicia disponibilidad de alimentos para abastecer el mercado local, acortando la cadena de productiva, contribuyendo a lograr autonomía y soberanía alimentaria regional.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio